Subcampeones de leyenda (4): Max Biaggi

El italiano fue seis veces campeón del mundo, pero jamás consiguió alzar el gran título.

En 1998 fue subcampeón mundial en su año de debut en 500cc (Foto: Gold & Goose).
En 1998 fue subcampeón mundial en su año de debut en 500cc (Foto: Gold & Goose).

Seis títulos mundiales relucen en uno de los palmareses más brillantes de la historia del motociclismo de velocidad, algo que en otra época hubiese sido más que suficiente. Sin embargo, en el caso de Max Biaggi, esos seis títulos están separados por un hiato: de ellos, cuatro fueron antes y dos después.

Antes y después de MotoGP, claro. Durante los años 90, el ‘Corsario’ dominó el cuarto de litro siendo el primero en enlazar cuatro títulos consecutivos (solo Phil Read había ganado cuatro títulos en 250cc y no fueron seguidos) y logrando 29 triunfos, a solo cuatro de las 33 de Toni Mang, techo histórico de la categoría. Y lo hizo cerrando bocas en el cuarto y último: como había quienes apuntaban a la superioridad de la Aprilia RSV250 como principal causa de su éxito, en 1997 cambió a la Honda NSR250 y retuvo el título antes de saltar al medio litro.

Allí tuvo un debut inmejorable, ganando su primera carrera en Suzuka. Pole, vuelta rápida y victoria en solitario. Parecía ser el gran elegido para destronar a Mick Doohan y devolver a Italia a lo más alto de la categoría reina, que no conquistaban desde 1982 con Franco Uncini. El piloto romano cogía así el testigo del talentoso Luca Cadalora, que no había podido romper la tiranía del australiano.

Aquel 1998 Biaggi fue subcampeón por detrás de Doohan pero por delante del que estaba llamado a ser la alternativa, el español Álex Crivillé. Difícil pedirle más a un rookie. Lo que sí había que reclamarle era un paso hacia delante en 1999, y cuando Doohan se lesionó y optó por la retirada. Sin embargo, el cambio de Honda a Yamaha no había tenido el efecto deseado, y aunque consiguió un triunfo en Sudáfrica, solamente pudo ser cuarto mientras Crivillé sí aprovechaba el adiós de Doohan para proclamarse campeón.

2001 empezaba con el doble reto de asaltar el título y defender su prevalencia como número uno italiano ante la llegada del ciclón Valentino Rossi. Un comienzo horrible de temporada con cuatro abandonos en cinco carreras le condenó y no logró ninguna de las dos cosas: el título fue para Kenny Roberts Jr. y Rossi le arrebató el subcampeonato.

Aunque los dos años siguientes se hizo con sendos subcampeonatos que añadir al del 98, paradójicamente ahí acabaron sus esperanzas reales al título. El motivo se llamaba Valentino, se apellidaba Rossi y había empezado a coleccionar títulos como churros. Sí, Biaggi acababa el año segundo, pero a un mundo: en 2001 a 106 puntos y en 2002 a 140. Para intentar pelear con su compatriota aceptó la oferta de Sito Pons para llevar una Honda, pero tampoco surtió efecto.

Para colmo de males, acabó tercero los dos años siguientes tras Rossi y el español Sete Gibernau, que había logrado incomodar a ‘Il Dottore’ algo más que él. En 2005 fichó por el Repsol Honda pero solo pudo ser quinto, y encima como tercer italiano en liza, ya que el joven Marco Melandri se proclamaría subcampeón, aunque también a un mundo de Rossi.

Después de un año en blanco por la falta de ofertas encontró nuevos motivos para sonreír en el Mundial de Superbike, donde llegó igual que en 500cc: ganando su primera carrera, estableciendo un récord que se antoja casi imposible de igualar. Tras un año con una Suzuki y otro con una Ducati, en 2009 volvió a encontrarse en casa en Aprilia, donde ganaría dos títulos en 2010 y 2012 para rubricar una carrera deportiva legendaria que siempre estará partida en dos por lo que no pudo ganar.

Hasta en cuatro temporadas Randy Mamola llevó el 2 que le acreditaba como subcampeón (Foto: Gold & Goose).

Relacionado

Subcampeones de leyenda (1): Randy Mamola

Subcampeones de leyenda (3): Noriyuki Haga

Relacionado

Subcampeones de leyenda (3): Noriyuki Haga