Adiós a Boet Van Dulmen, el gran privado de 500

Un accidente de tráfico se ha cobrado la vida de Boet Van Dulmen, a los 73 años de edad. Formó parte de la legendaria generación holandesa de pilotos de 500 surgida en los años setenta.

Juan Pedro de la Torre

Adiós a Boet Van Dulmen, el gran privado de 500.
Adiós a Boet Van Dulmen, el gran privado de 500.

Hay que ver lo absurda e injusta que llega a ser la vida. Tras pasarte la mitad de tu existencia compitiendo de forma arriesgada en carreras motociclistas, terminas perdiendo la vida en un simple accidente de tráfico. Eso es lo que le ha pasado a Boet Van Dulmen, el que fuera mítico piloto holandés de 500, que ha fallecido víctima de un atropello. Van Dulmen formó parte de la legendaria generación de pilotos holandeses que destacaron en el Mundial de 500 desde mediados de los años setenta del pasado siglo. Junto con Marcel Ankone, Wil Hartog, Jack Middelburg y Willem Zoet formó un grupo de pilotos tan célebre y brillante como aquella generación que se dio a conocer a finales de los sesenta sobre las pequeñas motos de 50: Toersen, Mijwaart, De Vries, Van Kessel, Van Dongen…

El motociclismo holandés no tuvo medias tintas. Pasó de tener una cantera excelente en 50, a contar con un grupo increíble de pilotos privados en el Mundial de 500. El pionero fue Marcel Ankone, pero enseguida aparecieron Wil Hartog, Jack Middelburg y Boet Van Dulmen. Por fortuna para Hartog, este contó enseguida con apoyo de fábrica a través de Riemersma, importador holandés de Suzuki, lo que le permitió disfrutar de una Suzuki RG de primer nivel con la que ganaría cinco Grandes Premios entre 1977.

boet van dulmen 5
Adiós a Boet Van Dulmen, el gran privado de 500.

Van Dulmen y Middelburg no tuvieron tanta suerte, y se convirtieron en el prototipo del piloto privado, pero no por ello no llegaron a disfrutar de momentos de gloria. Van Dulmen ganó el Gran Premio de Finlandia en 1979, y Middelburg se impuso en Assen en 1980, y en Silverstone al año siguiente, en la que fue la última victoria de un piloto absolutamente privado en la máxima categoría.

boet van dulmen 2
Adiós a Boet Van Dulmen, el gran privado de 500.

Van Dulmen aterrizó en el Mundial de 500 en 1976, tras haber debutado en 350 el año anterior. También corrió en 250 y 350 en diversas ocasiones, pero hasta 1979 su principal actividad fueron las categoría de 500 y 750, donde logró notables resultados. En 1979 consiguió su única victoria en el Mundial al imponerse en Imatra, redondeando su campaña con una tercera posición en Anderstorp, lo que le valió la sexta posición final en el campeonato, corriendo con una Suzuki RG privada.

A partir de entonces se centró exclusivamente en 500, con ciertos altibajos. Logró sumar varios podios más en 1980 y 1981, corriendo con Yamaha, pero a final de temporada firmó con Cagiva para ejercer como piloto de pruebas con la esperanza de que llegaran tiempos mejores. La evolución de la moto italiana no fue tan próspera como esperaba, así que regresó a su Yamaha, en 1983 y 1984 volvió a pilotar una Suzuki RG y cuando vio que ya era un modelo claramente superado se decantó por la nueva y atractiva Honda RS500, con la que disputó las dos siguientes temporadas.

boet van dulmen 4
Adiós a Boet Van Dulmen, el gran privado de 500.

Los tiempos en los que un buen piloto privado podía sacarle partido a una moto bien preparada comenzaron a quedar atrás. A pesar de ello, en 1985 fue capaz de terminar décimo en el Mundial, y duodécimo al año siguiente. Pero ya, con 36 años, su mejor momento había quedado atrás, y finalmente optó por la retirada al concluir esa temporada. Desde entonces mantuvo el contacto y el interés por las carreras, y se dejó ver en algunos de los eventos clásicos que salpicaban la geografía holandesa. Su pérdida ha sido muy sentida en el mundo del motociclismo, porque Van Dulmen representaba a un tipo de pilotos con carácter, irreductibles, capaces de superar cualquier adversidad y plantar cara a los equipos más potentes con las únicas armas de sus manos y su talento. Descanse en paz.

Archivado en:

Los mejores vídeos