Los adornos de hormigón en las calles de Barcelona que cuestan vidas

La nueva política de ordenación circulatoria en la ciudad de Barcelona se ha cobrado su primera víctima mortal: un motorista que chocó contra un bloque de hormigón.

Juan Pedro de la Torre

Los adornos de hormigón en las calles de Barcelona que cuestan vidas.
Los adornos de hormigón en las calles de Barcelona que cuestan vidas.

El pasado mes de julio Anesdor, la asociación gremial de la industria de la motocicleta, instaba al Ayuntamiento de Barcelona a retirar los hornamentos de hormigón despositados en la calzada de las calles cuya reordenación circulatoria acometió el consistorio barcelonés, por considerarlos peligrosos para los usuarios de moto y bicicleta. Han pasado solo unos meses desde que se alertaba del riesgo de colocar esos obstáculos, y el pasado jueves se produjo el primer accidente mortal de un motorista por chocar contra uno de estos obstáculos.

Aunque el hecho está siendo investigado por el equipo de atestados de la Guardia Urbana, según han relatado testigos, el motorista circulaba correctamente por la concurrida calle Balmes, cuando un automóvil lo golpeó y lo derribó. En su caída, el piloto chocó contra uno de los nuevos bancos de hormigón instalado para delimitar las nueva zonas peatonales, con consecuencias fatales, ya que falleció sin que los servicios de emergencia trasladados al lugar pudieran hacer nada por salvar su vida.

Todos los actores involucrados en el ámbito de la seguridad vial llevaban meses alertando del riesgo que corrían los usuarios de las dos ruedas con semejantes obstáculos al borde de los límites de la calzada, un riesgo que ha sido confirmado con el accidente mortal del pasado jueves. El Ayuntamiento de Barcelona se ha limitado a emitir una nota de pésame y a poner a disposición de la familia del fallecido, un usuario de 28 años, el servicio de atención psicológica del Centro de Emergencias y Urgencias Sociales municipal. Sobre futuras actuaciones en torno a los obstáculos y la pintura deslizante que delimita las nuevas zonas peatonales, no se ha pronunciado.

Quien sí se ha pronunciado es Anesdor, que ha emitido una escueta nota en la que recuerda la imperiosa necesidad de eliminar estos obstáculos y replantearse sus políticas de movilidad y seguridad vial, que han quedado claramente en evidencia tras este accidente:

"El Ayuntamiento de Barcelona debe replantearse sus políticas de movilidad y seguridad vial tras el fallecimiento de un motorista que se golpeó con un muro de hormigón ubicado recientemente para delimitar la calzada. Anesdor ha trasladado al Gobierno, desde que comenzaron a implantarse bancos y muros de hormigón y otros obstáculos, que suponían un riesgo grave para los usuarios de vehículos de dos ruedas. Una petición que también han realizado todas las asociaciones de usuarios,

Es necesario que se eliminen estas barreras de hormigón cuanto antes.

Anesdor ruega a los partidos políticos representados en el Consistorio que trabajen en la búsqueda de consensos para la implantación de políticas solventes de movilidad y seguridad vial. Estas materias no deben entender de colores políticos".

Desde MOTOCICLISMO, no podemos hacer otra cosa que sumarnos a esa petición y exigir al Ayuntamiento que preside Ada Colau, cambios sustanciales en su política de movilidad y seguridad vial. La mejora en la calidad de vida de peatones y viandantes no ha de ser en detrimento del resto de los usuarios de las vías públicas, ni debe poner en riesgo la vida de ningún ciudadano. La eliminación de estos obstáculos y su sustitución por tipo de elementos infinitamente menos lesivos para los usuarios, ha de ser una medida prioritaria en la política municipal.

 

Archivado en:

anesdor

Relacionado

ANESDOR pide al Gobierno de Barcelona la consideración de la moto en el nuevo Plan de Movilidad

Los mejores vídeos