Ojo con las rotondas, nuevo timo a la vista.

¿Rusos tirándose encima de tu coche? Cosas del pasado. Lo que se lleva ahora son las rotondas.
Carlos Domínguez -
Ojo con las rotondas, nuevo timo a la vista.
Ojo con las rotondas, nuevo timo a la vista.

Sabemos que las rotondas son el punto débil de demasiados conductores que, hoy por hoy, y a pesar de llevar décadas conduciendo, no saben exactamente cómo tomarlas y utilizan sus “propias reglas”. Según leemos en La Voz de Galicia y Huffington Post, un nuevo tipo de estafa ha llegado al país y, esperemos, no para quedarse.

Consiste en lo siguiente. El vehículo del estafador se encuentra dando vueltas en una rotonda, siempre por el carril exterior de la misma, esperando a que algún usuario de la vía se incorpore a ella. Por desgracia, demasiados conductores intentarán tomar salida de la glorieta directamente desde el carril interior, momento en el que el estafador aprovecha para acelerar y provocar un choque leve con la víctima. Cuando ésta se da cuenta del error – imaginamos que el estafador se lo explica claramente –, le ofrecen la posibilidad de hacer un parte amistoso y evitar llamar a la Guardia Civil.

El estafador, que además viaja con distintos amigos o familiares dentro, acude a algún centro médico afirmando que sufren distintas lesiones. Suficiente para llevarse un parte médico y reclamar a la empresa aseguradora distintas indemnizaciones. Según informa el mismo medio, habrían cobrado 14.500 euros y otros 78.000 euros en concepto de bajas. No hace falta subrayar el peligro que esto supone si cualquier día les da por realizarlo con motos, por la parte del estafador o la víctima.

La investigación surgió después de que las aseguradoras se dieran cuenta de varios incidentes del mismo tipo en Avda. Castelao, Vigo. Además, ya habían tenido constancia de otros casos en Granada. En las rotondas, aplica siempre el reglamento y desconfía de cualquier vehículo que “no termine de decidirse a salir”.

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...