Sí, este guardarraíl oxidado está atado con un cinturón de seguridad

Las fotos de un guardarraíl en la isla de Ibiza muestran la más absoluta desidia de la administración por realizar un mantenimiento correcto.
Carlos Domínguez -
Sí, este guardarraíl oxidado está atado con un cinturón de seguridad
Sí, este guardarraíl oxidado está atado con un cinturón de seguridad

¿Recordáis cuando hace un par de meses os contábamos que el 30% de los guardarraíles del país estaban oxidados o deformados? Parece que aquel estudio no se alejaba en absoluto de la realidad y hace unos días nos topábamos con unas fotos que venían a ilustrar perfectamente la situación real de las carreteras por las que circulamos. Lo que veis sobre estas líneas es, en efecto, un guardarraíl deformado, afilado, acabado en punta y, por si fuera poco, ¡sujeto con un cinturón de seguridad!

Las fotos las mandaba @AngryBikers, un bilbaíno que lucha cada día por dar a conocer el pésimo estado en el que se encuentras estas barreras “protectoras”. Ya no es sólo que el motociclista tenga que circular rodeado de cuchillas gigantes responsabilidad de la administración pública, sino que además sea esta misma administración la que muestre la más absoluta desidia por sus responsabilidades. Si el hecho de arreglar un guardarraíl con un cinturón de seguridad no hace que te hierva la sangre, ¿qué tal si te decimos que lleva así, como mínimo, desde 2014? Y es que Street View ha llegado para mostrar los trapos sucios de las carreteras españolas.

A falta de sistemas de protección tipo SPM, tampoco hay mantenimiento.

Una de las principales peticiones del colectivo motero que es que se instalen sistemas de protección para motoristas como el SPM. Sin embargo, la situación en España es prácticamente la misma puesto que, cuando el gobierno comenzó a tomar cartas en el asunto destinando más de 30 millones de euros en 2007, la crisis económica asestó el golpe de gracia a los presupuestos nacionales y regionales (en la Comunidad de Madrid proyectó en 2015 la instalación de SPM en algunos tramos de carreteras) recortando esa partida hasta prácticamente cero (300.000 euros en 2011).

Así, la implantación de estos sistemas sigue llegando con cuentagotas y al mismo tiempo se deja de lado el obligado mantenimiento de las barreras protectoras, estén o no adaptadas a los usuarios de motocicletas. Según el último informe de la AES, rehabilitar y reparar los actuales tendría un coste de 230 millones de euros sin tener en cuenta la protección extra para motoristas.

No hace falta mencionar que si sólo dejarlos en buen estado tiene ese coste, implantar sistemas más novedosos como el que citábamos ayer (aunque no estuviera estrictamente pensado para el motero) parece toda una misión imposible. 

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...