Joan Garriga, el ángel caído del Mundial de Motociclismo

Joan Garriga fue el ángel caído del Mundial de Motocicismo. Tras la muerte del piloto en un accidente de moto, recuperamos este texto con su historia deportiva de nuestra serie Héroes de Leyenda.
Motociclismo -
Joan Garriga, el ángel caído del Mundial de Motociclismo
Joan Garriga, el ángel caído del Mundial de Motociclismo

Joan Garriga es considerado el Angel Caído del Mundial de Motociclismo. Carismático y con una vida llena de altibajos, recuperamos este texto que publicamos en Motociclismo en nuestro coleccionable Héroes de Leyenda, para conocer mejor la figura del piloto tristemente desaparecido.

Publicidad

Garriga, héroe de leyenda

Un solo año, una sola temporada habría bastado para encumbrar a Joan Garriga: aquel inolvidable Mundial de 250 de 1988. Pero hay mucha más historia y mucho más contenido detrás de este mítico piloto, un hombre que contribuyó a la modernización del motociclismo español, que arrastra una leyenda tan extraordinaria como maldita.

Los años ochenta fueron tiempos prodigiosos para el motociclismo español. Fueron tiempos de cambio en toda la sociedad española, y el motociclismo no fue ajeno a esa transformación. Momentos en los que los viejos mitos y los rancios tabúes se vinieron abajo, derribados por jóvenes dispuestos a reescribir la historia. Fueron tiempos en los que nuevos pilotos discutían la supremacía a los dos grandes talentos del motociclismo español, Ángel Nieto y Ricardo Tormo. Fueron aquellos años de ilusión en los que todo era posible, aunque nada nacía por generación espontánea: «Aspar» se destapó bajo el amparo de Tormo y el Moto Club Cullera; Sito Pons tuvo el respaldo de Cobas y su entorno íntimo; Carlos Cardús llegó de la mano de JJ y Moriana; y en Barcelona diversas tiendas mostraban un decidido apoyo a pilotos como Reyes, Gil, Boronat… Tiempos emprendedores.

Así empezó Joan Garriga

Y mientras toda esta generación se formaba, Joan Garriga salió como de la nada. Era un muchacho delgaducho y espigado, de pelo ensortijado, y de un rubio dorado como el de los querubines de las iglesias. Un angelito que, a fuerza de ver a los quemados culminar La Rabassada desde su casa de Vallvidrera, terminó aficionándose de todo corazón. Empezó a hacer carreras sueltas y subidas en cuesta en 1980, con sólo 17 años, en una época en la que el motociclismo aún no se había llenado de imberbes campeones, y a él se le podía considerar un talento precoz a lomos de una desfasada Yamaha TZ 250, quizás demasiado salvaje para él. Pero así era Joan, capaz de quemar etapas a pasos agigantados.

En 1981 hizo el Trofeo Senior 250 (fue octavo), y al año siguiente le disputó el título al riojano Paco Álvarez Eulate, que con una Siroko de JJ-Cobas se lo llevaba de calle hasta que sufrió una caída en la última curva de la última carrera, en Cullera. Eulate se rompió un brazo, pero le ayudaron a llegar a duras penas hasta la meta. Si Garriga hubiera reclamado, habría sido campeón, pero no lo hizo y se conformó con ser segundo. Fue el primer detalle, un gesto de nobleza que se convirtió en su tarjeta de presentación.

A partir de 1983, Garriga se convirtió en el piloto más polivalente de la velocidad española. Sólo tenía 20 años, pero parecía señalado como el hombre del futuro. Realmente era el hombre del presente. Folch le subió en sus motos para correr en las MOTOCICLISMO Series, en una Yamaha «proto» para la F-1 Prototipos, y en una Yamaha XJ900 para F-1 Siluetas. Y disputó el Nacional de 250 con su TZ, hasta que el equipo de Sito Pons puso a disposición una de las Kobas de Sito cuando éste se lesionó en el Gran Premio de Austria. Garriga fue cuarto en el Campeonato de España. Fue su primer encuentro con Sito y su entorno, una relación que terminó en encontronazo, un anticipo de su eterna disputa que, matizada por el tiempo, aún se mantiene. La rabia que les separó ya no está presente, pero todavía hoy sigue habiendo garriguistas y sitistas, gente que no da su brazo a torcer por más que pasen los años.

Publicidad

Un piloto polivalente

Garriga tan pronto corría con la «dos y medio» en ese Nacional de aceras y farolas, como se subía en una moto de las Series, o se marcaba unas 24 Horas en Montjuïc, o una subida en cuesta. En 1984 despegó definitivamente. Ese año ganó el Nacional de 250 y debutó en el Mundial. Su paso por los Grandes Premios fue complicado, y allí surgieron las primeras dificultades con Sito Pons y su entorno, porque iniciaron el año como compañeros dentro de la misma escudería, pero surgieron problemas y terminaron distanciados. También logró su primer triunfo en Montjuïc, y siguió prodigándose allí donde hubieran carreras. En 1985 hizo, por fin, un Mundial completo, a lomos de una JJ-Cobas 250, repitió victoria en las 24 Horas, y ganó las dos categorías superiores de las Series con una Suzuki GSX-R 750.

Todo seguía pasando deprisa, muy deprisa, casi sin tiempo de parar a pensar hacia dónde dirigir los pasos. Y casi sin darse cuenta, en 1986, se vio a lomos de la Cagiva 500 en la parrilla del Jarama, la primera prueba del Mundial. Joan apenas tenía 23 años y un amplio bagaje de éxitos en todo tipo de motos y campeonatos. Ese día también fue por delante de los acontecimientos y terminó octavo. Nunca antes la 500 de Varese había llegado tan lejos. Fue el delirio. Quizás ese día se comenzó a formar la corte de aduladores y amigos fáciles que atrae el éxito. Quizás fuera ése el momento en el que el verdadero Joan Garriga, aquel tallo con cara de ángel, dejo de existir. Quién sabe… La campaña con la Cagiva fue mediocre, como no podía ser de otra manera. Pilotos con mayor experiencia que Garriga habían fracasado estrepitosamente en semejante trance, pero Joan aún fue capaz de sacarle algún resultado presentable en el Mundial, aparte de una victoria fácil en un decrépito Campeonato de España.

En 1987 regresó al Mundial de 250.Los buenos oficios de Yamaha España y el apoyo de Tabacalera permitieron que accediera a una YZR 250 de fábrica. No decepcionó. En la segunda carrera, en Jerez, el día del estreno del circuito, fue tercero, subiendo por primera vez al podio. Meses después accedería al segundo peldaño del «cajón» en el Jarama, donde marcó la «pole position» y la vuelta rápida. Aquella temporada supuso su despegue definitivo, fue el nacimiento del «Boeing 747», un sobrenombre pasajero aunque inolvidable. También entonces empezó a lucir el diseño definitivo de su casco, un comecocos, un icono aparentemente amenazante, como dispuesto a devorarse todo lo que se le pusiera por delante.

Publicidad

El duelo de Joan Garriga con Sito Pons

Aquellos resultados fueron confirmados sólo unos meses después, cuando él y Sito iniciaron aquella épica campaña de 1988. Una tras otra, en casi todas las carreras, se encontraron en el podio durante cinco largos meses, apasionantes e inolvidables. Garriga corrió con toda su alma, se mostró agresivo, dando una imagen dura, fuerte, contundente, como de rabia. Como si en cada curva buscara el desquite por viejos pleitos.

Como si su cerebro corriera más que él y su cuerpo buscara no perder el compás. Garriga transmitía una imagen agresiva, sin ataduras, de una sinceridad brutal, una actitud totalmente opuesta a la pulcritud y ponderación de las medidas palabras de Sito Pons. Garriga representaba la rebeldía. El estilo Pons se impuso mientras que la conexión directa entre el cerebro y la garganta de Garriga fue denostada. Todo sucedía, como siempre, deprisa, muy deprisa. El desenlace no le fue favorable, ya lo sabéis, y en aquella carrera de Goiania, la última del año, donde Sito se proclamó campeón, pareció apagarse la luz deslumbrante que acompañaba a Garriga.

Se mantuvo un año más en 250, un año de suplicios porque la Yamaha YZR no funcionó bien. Ya no pudo repetir las gestas del pasado. Y en 1990 decidió dar el salto a 500. La figura de Pons lo ensombrecía todo, y él no pudo apartarse de su alargada sombra. Ni siquiera su resultado a final de año, sexto, el mayor éxito de un piloto español en 500 en toda la historia, le sirvió de mucho, porque aquel ángel maravilloso ya había caído. Apenas hay buenos recuerdos de aquello, quizás el podio de Donington en 1992, su primero y único en 500. También rompió con el que fue su representante durante muchos años, Juan García Llach. Se había iniciado una espiral de desgracias. Joan había entrado en barrena y en busca de evadirse de todo encontró la salida fácil de la cocaína.

Acabada la temporada 1992 Tabacalera dijo basta y Garriga se vio a pie. Hasta que apareció Ducati con una oferta para correr Superbikes que, lógicamente, Garriga, a punto de cumplir 30 años, no rechazó. Pero el tiempo de la magia y las emociones había pasado. Paladeó el sabor del champagne en Hockenheim, pero sólo hizo cinco carreras. Después, el Gran Premio de Europa, en Montmeló, como piloto invitado a lomos de una Cagiva 500. Y dijo basta.

Desapareció de las motos. Se fue entre los reproches de muchos, señalado, marcado como un apestado. Lo peor estaba por venir.

Se le vinculó a asuntos turbios, se le acusó de haber provocado el incendio de su negocio para cobrar el seguro, se le involucró en un tema de narcotráfico, de falsificación de moneda. Terminó ante un tribunal, y aún antes de que el juez dictara sentencia se le condenó. Simplemente era culpable a los ojos de todos. Y nadie alzó la voz.

Recibió una despedida miserable por parte del mundo de las motos. Sólo unos pocos siguieron allí, cerca de él, en los malos tiempos, mientras que Joan iba y venía a la vida. Como hoy. Recordado por todos, pero con la indiferencia de muchos.

A estas alturas ya, qué más da: Joan sigue viviendo rebelde y libre.

Publicidad

Recuperando el mito

En junio de 2015, Joan Garriga volvió a reaparecer. Un reportaje publicado en Tele 5, con la colaboración de MOTOCICLISMO, nos descubría a un piloto que quería rehacer su vida y que se reencontraba con Sito Pons, su principal rival. Luchaba por recuperar su casa, su historia deportiva y su leyenda. Participó en el World GP Legends que se celebró en el Circuito de Jerez, donde sería el último encentro con sus fans.

Publicidad

Galería relacionada

Joan Garriga. Galería de fotos

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Pit lane walk abierto al público de acceso libre para los que adquieran la entrada pa...

El próximo Spidi Tour se celebrara el 5 de octubre por las serranía malagueña. ¡Más d...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...