La velocidad de los ciclomotores controlada en las ITV

La UC3M desarrolla un sistema para detectar ciclomotores preparados. Investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) han desarrollado un nuevo sistema para poder verificar la velocidad que es capaz de alcanzar un ciclomotor en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) y detectar posibles modificaciones ilegales en los mismos.
UC3M -
La velocidad de los ciclomotores controlada en las ITV
La velocidad de los ciclomotores controlada en las ITV

Los investigadores de la UC3M han ideado un método y desarrollado los medios para poder verificar en la velocidad que es capaz de alcanzar un ciclomotor, algo que hasta ahora no se podía hacer porque en las instalaciones de las ITV no se podían reproducir las condiciones de la citada directiva ni medir directamente este parámetro.

Para resolver este problema, los científicos plantearon medir la velocidad mediante un rodillo libre, sin carga. “Este tipo de rodillos son baratos de fabricar, fáciles de mantener y muy sencillos de calibrar, por lo que para las ITV resultan muy convenientes”, indica José Antonio Calvo, que ha dirigido esta investigación del Grupo de Mecánica Experimental, Cálculo y Transportes (MECATRAN) de la UC3M, patrocinada por la Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automóvil (FITSA) con fondos del Ministerio de Industria. El siguiente paso consistía en establecer cuál es la velocidad máxima admisible en un rodillo de este tipo que equivaliese a los 45 km/h de la prueba en condiciones de la norma jurídica, para lo que los científicos realizaron una batería de ensayos, con casi medio centenar de ciclomotores, para obtener una curva de correlación y un valor representativo por encima del cual el vehículo sería rechazado en la ITV. Los resultados de esta investigación se han publicado en el Journal of Automobile Engineering bajo el título ‘Procedure to verify the maximum speed of automatic transmission mopeds in periodic motor vehicle inspections’.

Con este nuevo sistema es posible comprobar si el vehículo es capaz de superar en las condiciones de ensayo su velocidad máxima legal, que no la velocidad máxima real, que depende de muchos factores, como la pendiente de la carretera, el estado de los neumáticos, la velocidad y dirección del viento, el estado del motor, etc.

Todos los centros de ITV están obligados por ley (RD. 711/2006) a poseer un banco de rodillos para la medida de la velocidad en ciclomotores, pero los plazos de implantación dependen de las Direcciones Generales de Industria de cada Comunidad Autónoma. En Madrid, por ejemplo, están ya operativas desde enero de 2008. “Esta prueba de velocidad se ha implantado a raíz de nuestro estudio, porque hasta ahora no se realizaba”, comenta el profesor del departamento de Ingeniería Mecánica de la UC3M, José Antonio Calvo. Cuando se desarrolló el proyecto ya se estableció que para que esta medida fuese efectiva, deberían hacerse controles a pie de carretera, similares a los controles de alcoholemia, para evitar la picaresca que se produce en estas revisiones, porque para el usuario resulta sencillo limitar el vehículo para pasar la ITV y luego quitar la limitación. “La mayoría de los bancos instalados en las ITV son portátiles, se pueden llevar en una furgoneta y hacer la prueba en el arcén de la carretera sin ningún problema – explica el profesor-. El siguiente paso – añade- es que la administración competente tenga la voluntad de hacerlo”.
 

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Esperada y valorada en el universo trail la última propuesta de Yamaha con su Ténéré ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...