BMW S 1000 RR by thyssenkrupp, calidad de mundial de SBK para todos

¿Hasta dónde se puede llevar una moto de serie sin preparación de fábrica? Lo descubrimos junto a thyssenkrupp Carbon Components y la BMW S 1000 RR 2020.

BMW S 1000 RR 2020 ThyssenKrupp ft. 1000PS
BMW S 1000 RR 2020 ThyssenKrupp ft. 1000PS

Cuando acabamos el proyecto de la Suzuki Virus 1000R, nos quedamos con ganas de preparar una máquina que estuviera enfocada al circuito de forma exclusiva. Así, sin las restricciones lógicas a las que se somete una moto matriculada, podríamos poner toda la carne en el asador e imaginar hasta donde se podría llevar una moto de serie sin tener ningún tipo de contrato especial con la fábrica. En otras palabras, montar una moto que, dejando a un lado el presupuesto, cualquiera podría tener. ¿Sacarle partido? Eso ya dependerá de las manos.

BMW S 1000 RR 2020 Thyssenkrupp Carbon Components
BMW S 1000 RR 2020 thyssenkrupp Carbon Components

La elegida en esta ocasión es una de las grandes novedades de la categoría Superbike, la nueva BMW S 1000 RR. Se trata de una máquina de 207 cv para 197 kg que ha sido diseñada para la competición, de ahí que esta nueva generación, que llega una década después de la original, estrene un nuevo motor más compacto y potente con distribución variable Shiftcam. Como hicimos en el caso de la Suzuki, contamos con la colaboración de thyssenkrupp carbon components para llevar esta máquina un paso más allá de lo que permitirían los reglamentos FIM de Superstock o Superbike.

De entrada, nuestra BMW S 1000 RR llegó tarde y, además, el cierre forzoso de numerosas empresas de la industria por las medidas para contener la pandemia del Covid-19 retrasó el plan de desarrollo. La moto no llegará si quiera a pisar la calle y se entrega directamente en las instalaciones de MB Bikeperformance, la firma de Martin Bauer, campeón del alemán de SBK, para la preparación de suspensiones y motos de competición. Al mismo tiempo, intentando ser lo más eficientes posible, se entregan las primeras piezas: el M Calibration Kit de BMW Motorrad Motorsport, que cuenta con GPS, Quickshifter de competición, puño de gas de corto recorrido, panel de instrumentos y nuevos latiguillos de freno, ya sin ABS. Todo ello llega a través de alpha Racing, uno de los socios de BMW en el mundial de SBK, y está disponible para cualquier interesado. Bauer se encarga del montaje del equipo y nos cuenta que gracias al módulo GPS, puede adaptar la moto a las características únicas de cada punto del trazado, ajustando el control de tracción o el control anti-wheelie.

7S0A5795aBMW S 1000 RR 2020 Thyssenkrupp Carbon Components
7S0A5795aBMW S 1000 RR 2020 Thyssenkrupp Carbon Components

La elección del sistema de escape es bastante sencilla y se opta por la línea completa de Akrapovic para la S 1000 RR. Los eslovenos llevan años colaborando con las principales marcas del sector, incluyendo BMW, y su línea de competición ofrece una mejora notable frente al sistema de serie, que tiene que pasar la estricta normativa Euro5. Así, libre de normativa alguna, la BMW S 1000 RR gana más de 10 cv y 9 Nm de par, además de restar más de cinco kilos al conjunto.

Thyssenkrupp Carbon Components: Dieta a base de fibra… de carbono

BMW S 1000 RR 2020 Thyssenkrupp Carbon Components
BMW S 1000 RR 2020 thyssenkrupp Carbon Components

Pero donde se hace todavía más importante ahorrar peso es en las ruedas y, puesto que no va a tomar partida en ningún campeonato, optamos por un kit de llantas de fibra de carbono de nuestros partners, thyssenkrupp Carbon Components, la mejor alternativa a las llantas que ofrece BMW en su paquete M. TKCC nos hace llegar dos llantas de aspecto espectacular pero que además consiguen quitar más de 2 kg en la báscula, además de ofrecer mayor dureza que el aluminio. De hecho, fueron estos alemanes los que se encargaron de las llantas de la famosa BMW HP4 Race, aquella máquina que lucía chasis, basculante y llantas en fibra de carbono. Además, aunque esto sea más irrelevante, van a lucir mejor todavía con la decoración que tenemos pensada, que dejará al desnudo todos los componentes del preciado material. Y es que hemos retirado toda la carrocería de serie para sustituirla por fibra de carbono, por estética, por ahorrar peso y para proteger algunos de los componentes más caros de la máquina como el chasis. Para ello nos pasamos por el catálogo de Ilmberger Carbon, otro de los especialistas de la industria, que tiene un selección inimaginable para nuestra BMW S 1000 RR 2020. 

Pero, ¿no se convertirá en una bestia indomable? La potencia máxima empieza a aumentar y el peso disminuye, muchos se preguntarán si no es simplemente demasiado. En efecto, puede llegar a serlo, por eso es clave tratar también el apartado de suspensiones con el máximo mimo. En este aspecto, se opta por las suspensiones de los alemanes de WIlbers, en vez de las tradicionales Öhlins o Showa. Aunque en el mundial de Superbike BMW opta por la firma sueca, en el campeonato nacional de SBK alemán (IDM), existen más variantes y el Wilbers-BMW compite con sus propios componentes para intentar dar caza a Jonas Folger, actual líder del campeonato con Yamaha. En el apartado de frenos no se hacen grandes cambios y los que se hacen se centran en la instalación de bombas de freno Magura HC3, los latiguillos de alpha Racing y desmontar el sistema ABS.

Volviendo a la pregunta de antes. Entonces, ¿se puede llevar con cierta facilidad? Obviamente, con electrónica de SBK y una relación peso/potencia absurda, no es una moto para principiantes. Pese a eso, Martin Bauer nos prepara dos mapas personalizados: en el primero, Dry1, uno siente que tiene todo bajo control. La rueda delantera se queda en el suelo, la moto acelera con contundencia pero sin moverse y pasas por cada curva sin pestañear. La sorpresa llega al ver los tiempos y confirmar, para tu sorpresa, que eres más lento de lo que esperabas. Es en el segundo mapa, el Dry2, donde Bauer saca todo el potencial de la BMW. El control de caballito entra mucho más tarde y ahora la moto requiere un pilotaje mucho más físico, echándote sobre el eje delantero para intentar mantenerlo en el suelo. Se pilota como un potro salvaje, exige una entrega física y mental absoluta pero pronto pulverizas cualquier tiempo que hubieras marcado en Dry1. 

BMW S 1000 RR 2020 Thyssenkrupp Carbon Components
BMW S 1000 RR 2020 Thyssenkrupp Carbon Components

Cuando llegas al box es hora de analizar datos. La moto ha guardado absolutamente todos los parámetros y Bauer puede ver lo que has hecho en cada momento. Es la hora de agachar la cabeza, el ex-campeón alemán de SBK sabe muy bien de lo que habla cuando te indica qué estás haciendo mal en cada curva. Sólo podemos escuchar e intentar mejorar. Un apartado en el que Bauer era especialmente escéptico era el de las llantas de carbono, subrayando que siendo tan ligeras podrían dar algún dolor de cabeza en la puesta a punto. Pero después de ver los datos, y de probar la máquina él mismo, nos cuenta que no nota nada raro, que se sienten en armonía con el resto de la moto. El piloto profesional se beneficia de unos cambios de dirección más directos y rápidos y mejor distancia de frenado y aceleración. ¿Y si no eres piloto profesional? Te da la oportunidad de corregir trazadas de forma más fácil, clave cuando no tienes la precisión de Dani Pedrosa.

En definitiva, hemos podido montar una moto de circuito muy, muy capaz con una inversión aproximada de 28.000 euros, ¿qué cambios harías tú? ¿dónde seguirías invirtiendo?

 

BMW S 1000 RR 2020 Thyssenkrupp Carbon Components

Galería relacionada

BMW S 1000 RR 2020 by ThyssenKrupp & 1000PS

Archivado en: