Los informes de la DGT alertan del preocupante incremento de la siniestralidad

Dos informes del Observatorio Nacional de la Seguridad Vial para la DGT alertan del empeoramiento de la siniestralidad.

MOTOCICLISMO

Preocupante incremento de la siniestralidad.
Preocupante incremento de la siniestralidad.

El informe sobre siniestralidad en moto de 2019, y otro sobre tendencias de movilidad y siniestralidad en vías urbanas, realizados por el Observatorio Nacional de Seguridad Vial para la Dirección General de Tráfico (DGT), alertan por el preocupante incremento de la siniestralidad y su tendencia al empeoramiento. Hasta hace solo unos pocos años, el sector de la moto disfrutaba de una tendencia descendente en materia de siniestralidad, pero dicha tendencia se ha invertido de forma significativa. En 2019 fallecieron en accidente de tráfico 417 motoristas, un 24% más que en 2018. El 39% de los fallecidos (139 personas) se produjeron durante el fin de semana, lo que asocia inevitablemente los accidentes al momento en que se hace uso de la moto para ocio y disfrute.

El 70% de los accidentes se produjo en vías interurbanas, y más de la mitad de estas víctimas se dieron en carreteras convencionales (220 fallecidos). Un 49% de los casos por salida de la vía, y en un 40% por colisiones con otros vehículos. En ciudad la principal causa del accidente es la colisión con otro vehículo.

Por sorprendente que parezca los accidente no recaen en personas inexpertas. El 47% de los fallecidos tenían más de 15 años de carnet, y una 59% contaba con el permiso A. Los fallecidos con el permiso A1 fueron un 10%, mientras que los conductores con permido B+3 años fueron un 18%. Esto quiere decir que no se puede achacar a la inexperiencia ni al creciente uso del permiso convalidado B/A1 la creciente sniestralidad. Es evidente que existen otros factores.

La salida de vía es el accidente más común, pero el informe no entra a considerar el estado de las carreteras  

Los accidentes se centran en zonas de curvas sin señalizar pero con marcas viales en la calzada en la casi total de las incidencias registradas por la estadística. El 76% de los accidentes se producen fuera de una intersección, que suele ser una zona de mayor riesgo, y la gran mayoría de los accidentes se produjo a plena luz del día. Desgraciadamente, no hay un estudio pormenorizado sobre el estado de la vía ni las condiciones atmosféricas, que también son detalles determinantes en la siniestralidad. Lo que sí sabemos es que el 59% de los siniestros mortales se produjo con motos de más de 500 cc, y que en el 53% de los casos las motos tenían más de 10 años de antigüedad.

Lo que no deja de sorprender es que se produzcan fallecimientos por no emplear casco. Un 6%, 23 fallecidos, careían de él, y al mismo tiempo un 5% circulaba sin seguro, y un 9% sin ITV.

Movilidad y siniestralidad urbana

En materia de siniestralidad urbana hay un estancamiento a lo largo de la década, pero la tendencia es creciente en los últimos cuatro años. Si hasta 2015 hubo una paulatina reducción en la siniestralidad, desde 2016 el aumento en el número de víctimas ha sido progresivo. El 81% de los fallecidos fueron los denominados usuarios vulnerables, es decir, motoristas, ciclistas y peatones, lo que supone un incremento verdaderamente preocupante. Es indudable que hay una relación directa entre este aumento y el desarrollo de la llamada micromovilidad. Un estudio de la Fundación Línea Directa habla de un aumento de 4,5 millones de usuarios de bicicleta desde 2009.

El año pasado se produjeron 908 accidentes relacionados con la micromovilidad, con cinco fallecimientos. Solo en, Barcelona se han multiplicado por cuatro los accidentes de este tipo, que pasaron en 129 en 2018 a 490 el año pasado.

El descenso de fallecidos en las vías interurbanas, que ha pasado de 1.928 en 2010 a 1.236 en 2019, no se ve acompañado en las ciudades, donde desde 2014 hay un repunte de fallecidos, alcanzando el año pasado las 519 víctimas mortales. Un 28% de ellos fueron motoristas (148), lo que representa el regreso a los datos de 2010, cuando perdieron la vida 152 motoristas en accidentes urbanos.

El incremento de desplazamientos a pie y este aumento de ciclistas exige la ampliación de zonas con velocidad limitada a 30 km/h para poder mezclar de forma adecuada a vehículos y vulnerables, pero las previsiones apuntan a un empeoramiento de la siniestralidad en las ciudades.

 

Archivado en:

DGT señalizará tramos de carretera peligrosos

Relacionado

Interior señalizará 100 tramos de carretera con riesgo para motoristas

Los mejores vídeos