El décimo título de Valentino Rossi

Por fin lo tiene: Valentino Rossi ya es diez veces campeón del mundo.
Nacho González -
El décimo título de Valentino Rossi
El décimo título de Valentino Rossi

Si hay algo que tienen claro todos los grandes pilotos es que el motociclismo es un deporte de equipo. Por mucho que al final sea el piloto el que tiene que hacer valer todos los esfuerzos de la gente que viene detrás, sin todos ellos sería imposible. Por eso es muy habitual escucharles oír hablar en primera persona del plural cuando se refieren a sus actuaciones en carrera.

Y por eso Valentino Rossi ya es diez veces campeón del mundo. Lo fue nueve como piloto y, mientras esquiva la vejez deportiva de un modo admirable en la búsqueda del décimo, ha logrado su primer título como propietario del Sky Racing Team VR46: es el de Pecco Bagnaia, que cerró el Mundial de Moto2 2018 con su tercer puesto en la carrera ganada por Luca Marini, hermano de Rossi y que se estrenó como vencedor mundialista en Sepang.

Precisamente el escenario de las dos grandes pérdidas de ‘Il Dottore’: la consabida de 2015, donde se le empezó a escapar el ansiado décimo y, sobre todo, de la irreparable por antonomasia: el fallecimiento de Marco Simoncelli, su hermano de otros padres, en la trágica carrera de 2011.

Cuando Valentino Rossi decidió crear su propio equipo mundialista, lo hizo como consecuencia última de esa academia cuyas raíces se encuentran, precisamente, en Simoncelli. Los más grandes de la historia han estado al otro lado del muro: Giacomo Agostini, Kenny Roberts, Ángel Nieto… La diferencia de Rossi no es sólo que no ha colgado el casco, es que sigue siendo capaz de todo.

Publicidad

Se vio en la carrera de MotoGP. Su caída a cinco vueltas del final queda en el terreno de lo anecdótico cuando nos damos cuenta de que un tipo que coquetea ya con la cuarentena fue el único capaz de poner contra las cuerdas al que es indiscutiblemente el mejor piloto del momento: Marc Márquez, ese genio que se está empeñando en convertirse en el más grande de la historia.

El propio Márquez reconoció que no tenía más para cazar a Rossi. La evolución de los tiempos indica que seguramente hubiese llegado: recortaba una o dos décimas por vuelta y estaba a poco más de medio segundo con cinco giros por delante. Hubiese llegado para regalarnos un mano a mano que podría haber sido épico, ya que dos décimas de ritmo equivalen a nada cuando se adivina un cuerpo a cuerpo y los números envueltos son el 46 y el 93.

La pregunta es cómo consiguió liderar tantas vueltas. La respuesta está en Moto2: que Luca Marini lograse la victoria número 117 para los hijos de la madre que comparten y, sobre todo, que Pecco Bagnaia asestase el golpe a las matemáticas de la categoría intermedia para proclamarse campeón.

Un título que, como todos los títulos, sólo se concibe desde la primera persona de un plural que engloba a todo un equipo: en este caso el Sky Racing Team VR46, cuya existencia obedece sencillamente al deseo de Rossi de perpetuarse en MotoGP, deseo que no quiso procrastinar hasta después de su retirada.

Por eso el título de Bagnaia es el décimo título de Rossi, y por eso Rossi salió como una exhalación en Sepang: nada da más confianza que haber ganado un Mundial antes de tu carrera.

Publicidad
Te recomendamos

Participa en nuestro sorteo y gana una de estas dos magníficas chaquetas de cuero Ind...

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...