El penúltimo reto de Valentino Rossi

En los dos últimos años han cambiado muchas cosas, como los objetivos de ‘Il Dottore’.
El penúltimo reto de Valentino Rossi
Valentino Rossi pasando delante de sus fans en Assen 2019 (Fotos: Yamaha).

Han pasado poco más de dos años, aunque parezcan dos décadas. Dos años desde la última victoria de Valentino Rossi, lograda bajo la lluvia de Assen ante Danilo Petrucci el 25 de junio de 2017. Igual que cuatro años antes, la Catedral había puesto fin a su sequía.

Dos años después, la situación de Rossi al salir de Assen no puede ser más distinta: tercer cero consecutivo, viendo desde el box a su compañero Maverick Viñales ganar la carrera de forma incontestable, al jovencísimo Fabio Quartararo hacer podio con la Yamaha satélite limitada y a su pupilo Franco Morbidelli metiendo a una tercera Yamaha en el top 5.

Hace dos años, tras la victoria de Rossi, escribí que tenía tres retos pendientes por delante, a cada cual más difícil. Hoy, los tres se antojan imposibles.

No se trata de caer en el tremendismo y jubilar a Rossi de repente. Cabe recordar que entre los desastres de Mugello y Assen, la caída de Montmeló no fue solamente causa de otro piloto, sino que se produjo cuando estaba en posiciones delanteras. Y, si vamos un poco más atrás, en Austin se quedó a las puertas de la victoria, cerradas por Álex Rins cuando ya acariciaba el escalón más alto del cajón.

Por mucho que se repita, no es cierto que valgas tanto como tu último resultado. Por más que lleve tres ceros seguidos, Valentino Rossi sigue siendo Valentino Rossi y, por si su nombre y apellido no fueran suficiente, a día de hoy sigue siendo el mejor piloto Yamaha en la clasificación general de MotoGP 2019.

Publicidad

Ahora bien, toca poner también sobre la mesa una dosis de realismo. Parece imposible que Rossi pueda ganar siete carreras más. Si se le presenta una ocasión como la mencionada de Austin o la del año pasado en Sepang, podrá ganar una carrera más, quizás dos o tres. Pero las 122 de Giacomo Agostini parecen más seguras que nunca. Volviendo la vista atrás, los dos años en blanco en Ducati son demasiado lastre para apuntar a semejante hito histórico, pero eso ya poco importa.

También es ya una quimera el décimo título, aunque seguramente una parte de su mente todavía conserve fresca la ilusión (más que la esperanza) de intentarlo en 2020. Y bueno, de ganar con 45 años para ser el ganador más veterano de la historia mejor ni hablar. Eso siempre fue una utopía. Esos tres retos ya parecen demasiado lejanos en el tiempo.

El penúltimo reto de Valentino Rossi

Valentino Rossi acarició la victoria en Austin.

Ahora, el penúltimo reto es volver a ganar. Tan fácil de decir, tan difícil de hacer. Subir a lo más alto del podio con la plena consciencia de que puede ser la última vez que lo pise. Cuando ganó en Assen 2017 no lo sabía, se sentía totalmente capaz de seguir añadiendo victorias a su palmarés.

Ya no está tan claro: Marc Márquez está más fuerte que nunca, las Ducati van como cohetes, Maverick Viñales es capaz de arrasar cuando la Yamaha marcha, Álex Rins y la Suzuki son candidatos en cada carrera y por detrás vienen más jóvenes con Fabio Quartararo a la cabeza. Y lo que es peor, su compenetración con la M1 –por mucho que salve los muebles en más de una carrera- parece estar muy lejos de lo que un día fue.

Publicidad

Cada carrera se complica más. Por eso el objetivo ya no es llegar a las 122, sino conseguir la 116, volver a ver el mundo desde el escalón que mejor conoce: en lo alto. Para ello tiene, en teoría, 31 carreras. Las once que quedan en este curso y las 20 del siguiente.

Podrían ser más si decidiese seguir más allá de 2020. Podrían ser menos si optase por no cumplir su vigente contrato. Mi percepción es que no van a ser ni más ni menos. La desgana de sus declaraciones tras un mal resultado me hacen pensar que este es su último contrato, y su orgullo de campeón me lleva a creer que ni se irá antes de tiempo ni por la puerta de atrás del box, como le pasó al último cuarentón que osó competir en MotoGP: su amigo Colin Edwards, al que el Forward Racing bajó de la Yamaha Open a mediados de 2014.

Eso no va a pasar. Porque, si su penúltimo reto es volver a ganar, el último es algo que se ha ganado durante 20 años pero que tiene que justificar en estas 31 carreras: planificar y ejecutar al milímetro su paso al otro lado del muro, que no su adiós. Diseñar junto a Yamaha, Dorna y quien sea menester, una hoja de ruta donde todo esté cuidado: desde el anuncio de la retirada (¿Mugello 2020?), pasando los diferentes homenajes (¿posible nombramiento como MotoGP Legend varias carreras antes de retirarse, por ejemplo en Misano?) hasta la traca final en Valencia.

Preparar una despedida única para un piloto irrepetible. Pero antes de eso, el importante es el penúltimo: volver a ganar, que para eso sigue ahí. Para eso ha estado siempre ahí.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

La gama SPIDI para mujer llega para ajustarse al cuerpo femenino a la perfección y pr...

La chaqueta Spidi Firebird ofrece elegancia en plan vintage y la necesaria comodidad ...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...

Entre su amplio catálogo de accesorio, Givi tiene un buen números de kits y soportes ...

Tres opciones de chaquetas de verano para no bajar la guardia en seguridad y confort ...