Xavi Forés: Un mundo entre dos islas

Píldoras 2018, capítulo 20: Xavi Forés, mejor independiente Mundial Superbike.
Nacho González -
Xavi Forés: Un mundo entre dos islas
Xavi Forés (Fotos: Gold & Goose)

Había conquistado España (dos veces), Alemania y casi Portugal, donde tuvo que replegar por cuestiones económicas cuando iba disparado al título. Xavi Forés se había convertido en el rey Midas de los nacionales: aquel que pisaba se rendía a sus pies. Había pasado, también, por el WorldSBK, tanto en Supersport como en Superstock 1000.

Todo en la búsqueda incansable de una oportunidad en Superbike, que llegó en 2016 con la Ducati del Barni Racing. No tenía moto para ganar y, cuando eso sucede, el objetivo no es otro que demostrar que te mereces el acceso a eso, a una moto para ganar. Así funciona el sistema y Forés lo acató, dejando por el camino el tremendo alegrón del podio en su primer año en el mojado Lausitzring.

Para este 2018, la creación de la clasificación de independientes le permitía luchar con garantías por acompañar a los tres pilotos del podio en el parque cerrado. Su objetivo era otro. Similar, pero distinto: acompañar, como mejor independiente, a los otros dos pilotos del podio en el parque cerrado para, una vez en el cajón, brindar con ellos.

Esta vez no esperó a que la lluvia le echara un cable. Con su Ducati Panigale independiente le bastaba para sacar los colores de los dos pilotos oficiales y colarse en una fiesta a la que no estaba invitado. Así una, dos y hasta cinco veces: tres terceros puestos y dos segundos, ambos sólo por detrás del intocable Jonathan Rea, lo que en el actual panorama de Superbike viene a ser el equivalente a ser el mejor de los humanos.

Publicidad

Xavi Forés: Un mundo entre dos islas

Xavi Forés: Un mundo entre dos islas

Cinco podios y mejor independiente del Campeonato del Mundo de Superbike. A sus 33 años, se puede afirmar que el piloto de Llombai está en la cúspide de su carrera deportiva. Aislando los hechos deportivos, puede ampliarse dicha afirmación y señalar que Xavi Forés se había ganado el acceso a una moto ganadora.

Sin embargo, el mundo del motociclismo no siempre se rige por la lógica deportiva, y lo que debería ser un sistema de vasos comunicantes es en realidad un sumatorio de islas, donde cada piloto debe, como buenamente pueda, refrendar en los despachos lo demostrado en pista. Y fue en los despachos donde Forés se encontró entre dos islas. Una cerrada y una abierta.

La primera, Aruba. Con nombre de isla paradisiaca, el patrocinador italiano del equipo oficial Ducati dio portazo a la esperanza de Forés, que confiaba en –como poco- poder seguir un año más con el equipo que conocía para intentar mejorar sus prestaciones con la Ducati Panigale V4 R. Sin embargo, el patrocinador movió sus tentáculos en los despachos más allá del equipo oficial para forzar a Barni a contratar a un joven italiano de currículum muy inferior a Forés, que quedaba fuera.

Se abrió entonces un período de incertidumbre para el valenciano. Su mejor año no sólo no había servido para acceder a la moto ganadora que anhelaba, sino que ni siquiera tenía garantizada la continuidad en el campeonato. No le convencieron las ofertas que recibió del mismo, o al menos no tanto como la de la división británica de Honda, donde estampó su firma para correr el British Superbike como piloto oficial. Se cierra una ‘isla’, se abre otra.

Xavi Forés: Un mundo entre dos islas

Xavi Forés: Un mundo entre dos islas
Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Entre la depresión del Tajo y las llanuras de La Mancha se alza una pequeña barrera m...

La promoción es válida para toda la gama de Ducati y Ducati Scrambler 2019 antes del ...

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...