Prueba Royal Enfield Bullet 500

Además de ser la más accesible de la gama Royal Enfield, la Bullet 500 es la moto más longeva del mundo. La primera Bullet llegó al mercado en 1932 y desde entonces se produce sin interrupción.
Texto: Víctor Gancedo. Fotos: Jaime De Diego. -
Prueba Royal Enfield Bullet 500
Prueba Royal Enfield Bullet 500

Con más de 125 años de historia, la firma india perdura en el tiempo con modelos muy tradicionales. La Bullet 500 es la muestra de esa fidelidad a las motos puras, enseñándonos cómo eran antes y cómo funcionaban. Aunque incluye arranque eléctrico, freno delantero de disco e inyección electrónica, conducirla nos transporta inevitablemente al pasado.

La mayor parte de sus características son muy convencionales, coincidiendo con las de las Royal Enfield de hace muchos años y con unos acabados un tanto espartanos en muchos de sus elementos. Sin embargo, esto no quiere decir que no sean motos perfectamente utilizables hoy en día. Entendiéndolas tal y como son, son agradables y fáciles de utilizar y, sin prisas y a su ritmo, te llevan hasta donde te propongas con dignidad, incluso por vías rápidas.

Sencillez

Si hay una cosa por la que destaca la Bullet es por su simpleza. Tiene todo lo necesario para ser una moto, pero al mismo tiempo no tiene nada que te pueda complicar la existencia. Su monocilíndrico se ha modernizado en algunos aspectos, pero mantiene unas características muy clásicas. Los 90 mm de carrera de su pistón, el árbol de levas en el cárter (con varillas y balancines) y la culata con solo dos válvulas, nos dan una idea de la veteranía de su diseño. Por otro lado, requiere de dos tipos de aceite para su correcta lubricación: uno para el grupo termodinámico, y otro para el cambio y el embrague.

Para arrancarlo podemos escoger entre pulsar el botón o actuar sobre la palanca. Mejor lo primero, aunque hacerlo con lo segundo tampoco supone un gran esfuerzo. Una vez que el monocilíndrico comienza a girar por sí mismo, enseguida te percatas de su carácter sosegado, pudiendo percibir sus pistonadas y la tranquilidad con la que sube de vueltas. Las vibraciones también son algo que va en el paquete y que están presentes en todo momento, acrecentándose a medida que aumenta el régimen de giro. Sin embargo, tanto el embrague, como el cambio, se accionan con suavidad.

Una vez que echamos a andar, sorprende la respuesta inicial desde el régimen de ralentí. Luego el motor se vuelve «plano», empujando sin prisa, pero al mismo tiempo sin pausa. Por eso, si queremos conseguir la mejor aceleración, lo suyo es subir marchas con cierta rapidez, sin abusar de regímenes máximos. Esto se traduce en no mucho más allá de 4.000 rpm de acuerdo a lo que hemos comprobado en el banco de potencia, pues esta Bullet no incluye tacómetro.

Con 25 CV verificados y una velocidad máxima de 135 km/h llaneando, se puede circular por vías rápidas sin estorbar al resto del tráfico. De todos modos, sí es cierto que en subidas prolongada de autopista a veces no se consigue mantener los 120 km/h que tenemos por límite en estos lares.

Compacta

La Bullet 500 es una moto estrecha y no especialmente alta. Además, su peso verificado en orden de marcha es de 195 kg, una cifra que se puede considerar como contenida. De este modo no es difícil manejarse con ella en parado y sentarse sobre su asiento no resulta complicado. Luego todo se encuentra en su sitio y el accionamiento de los mandos es correcto. Se puede decir que es una moto como las de toda la vida, con la mecánica a la vista y sin apenas protección para el piloto.

Una vez en acción, entre curvas puedes cambiarla de un lado a otro con cierta alegría, aunque siempre recordando que calza unos neumáticos estrechos de carcasa diagonal. Las suspensiones tampoco son la panacea, pero digamos que son cómodas y hacen que los paseos a los mandos de esta moto india discurran de forma placentera, siempre que no practiquemos una conducción demasiado agresiva, poco acorde con las características de esta Bullet.

La frenada, confiada a un disco delante y a un tambor detrás, sin ser excesiva, se puede decir que cumple con su cometido, aunque siempre es bueno hacer uso de los dos elementos al mismo tiempo para asegurar. Si actuamos solo con el tambor, no es difícil bloquear la rueda trasera, y si lo hacemos solo con el disco, puede que la frenada se alargue más de lo deseado.

Características

  • Precio: 4.299 €
  • Potencia: 28 CV
  • Peso: 193 KG.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...