Yamaha Niken 2018, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

La espectacular Niken de tres ruedas llega bajo el lema "Ride the revolution" y se confirma como una "moto" única por características y por las sensaciones que transmite durante su conducción.
Víctor Gancedo -
Yamaha Niken 2018, prueba, ficha técnica y primeras impresiones
Yamaha Niken 2018, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

Tiene tres ruedas, pero la innovadora Niken ha sido homologada como una moto y ha creado un nuevo segmento en el mercado. Tanto por características técnicas, como por rendimiento o por las sensaciones que transmite durante su conducción, deja claro que es un vehículo único. Además, su estética impactante también logra que no pase inadvertida allá por donde vaya. La espectacular Niken llega bajo el lema “Conduce la Revolución”. Esta innovadora “moto” de tres ruedas promete nuevas sensaciones. Y escribo la palabra moto entre comillas, porque hasta ahora creía que las motos eran de dos ruedas y los triciclos de tres. Pero la Niken ha creado un nuevo segmento en el mercado y se ha homologado como una moto. Así, debe ser conducida con el permiso de conducir A y, por ahora, la marca de los “tres diapasones” no tiene previsto crear una versión limitable, pues su tricilíndrico de 847 cc anuncia 115 CV. Salvo algunas modificaciones, es el mismo que utilizan MT-09, Tracer 900 y XSR900, así que muchos de vosotros ya sabréis que se trata de un motor moderno, contundente y de funcionamiento agradable, que además cuenta con una configuración “crossplane” similar a la que incluyen las YZR-M1 de MotoGP.

Yamaha Niken, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

La Yamaha Niken ha sido homologada como una moto y debe ser conducida con el carné A

Yamaha nos ha citado cerca de la ciudad de Kitzbühel para poder probarla y así obtener nuestras primeras impresiones. Junto a esta localidad austriaca se encuentra la estación de de Kitzsteinhorn, un enorme dominio esquiable que te permite ascender hasta más de 3.000 m y que cuenta con uno de los glaciares más míticos de Europa. Allí, antes de probar la Niken, nos ha preparado una actividad en la que hemos recibido unas lecciones magistrales de carving, una técnica que ha revolucionado el mundo del esquí y cuya práctica transmite unas sensaciones que, según los hombres de Yamaha, se asemejan mucho a las que vamos a sentir cuando pilotemos la nueva Niken. Durante el largo viaje de Madrid hasta Kitzbühel, de manera inevitable he ido pensando en la Niken.

Previamente me la había "empollado" bastante bien y ya había escrito varias veces sobre ella. Incluso había tenido ocasión de verla en vivo en el Salón VIVE LA MOTO celebrado recientemente en Madrid. Así que tenía muchas ganas de probarla. También quería conocer cómo la posicionaba Yamaha, de conocer su precio y, al mismo tiempo, me surgían preguntas sobre si costaría manejarla en parado, si habría que trabajar mucho al balancearla de un lado a otro entre curvas, si sería confortable, si transmitiría mucha seguridad al inclinarla en las curvas, si se podría ir rápido con ella...

Yamaha Niken, como una sport-turismo

Tras el “momento carving”, llegó el “momento conferencia” en el que los hombres de Yamaha ya se centraron en su nueva Niken. Empezaron hablando del enorme trabajo que le había supuesto generarla y del** largo periodo de tiempo empleado en su desarrollo**. Muchas pruebas, distintas soluciones y diferentes características técnicas hasta que consiguieron una gran estabilidad en frenadas, una entrada en curva sin oscilaciones y una elevada seguridad en fuertes apoyos con la moto muy inclinada, incluso sobre carreteras en mal estado, sucias o mojadas. Además, también se ha trabajado en el aplomo a alta velocidad, pues esta japonesa puede alcanzar los 200 km/h.

Yamaha Niken, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

Según Yamaha, la Niken se posiciona entre las distintas MT-09 y la FJR1300, reuniendo facultades deportivas y ruteras al mismo tiempo, convirtiéndose así una sport-turismo muy especial y única. Además, su precio fijado en 16.349 euros, también contribuye a que sea un producto ciertamente exclusivo.

La Niken reúne facultades deportivas y ruteras, por lo que lo más correcto es catalogarla como una sport-turismo

Publicidad

El complejo tren delantero anuncia una anchura de 410 mm, incluye dos llantas de 15” con un disco de freno de 298 mm en cada una. En ambos lados cuenta con una horquilla invertida KYB colocada en la parte exterior y en paralelo al sentido de la marcha. Estas son un tanto atípicas porque no son simétricas. Las patas traseras de cada una se encargan de la suspensión, permitiendo ser reguladas en compresión y extensión, y contando con barras de 43 mm. En cambio, las patas más adelantas cuentan con barras de 41 mm y su función es la de permitir que la dirección gire debidamente y de estabilizar la parte delantera.

El sistema, bautizado por Yamaha como LMW (leaning multi wheel design) incluye también dos brazos paralelos “cuadriláteros” en su parte superior, así como un tirante inferior diseñado siguiendo las directrices del principio de Ackermann, gracias al cual cada una de las ruedas delanteras describe círculos diferentes en las curvas, cerrando un poco más la trayectoria la que se encuentra en el interior de cada viraje. Otra cosa en la que Yamaha ha insistido mucho es en la elevada capacidad de inclinación de la Niken, que permite inclinar hasta 45º a cada lado.

El chasis también es nuevo en su totalidad y es de tipo híbrido. Así cuenta con una sólida pieza de aluminio en su parte delantera y otra en la trasera, además de una estructura multitubar de acero en su zona intermedia, que es la que más queda a la vista. El robusto basculante de dos brazos asimétricos de aluminio también es específico y se acompaña de un amortiguador con mando remoto para la precarga y sistema de bieletas. A pesar de su aspecto masivo, la Niken anuncia una distancia entre ejes de 1.510 mm, un poco más que la declarada para a Tracer 900. Si embargo, la longitud total (1.250 mm) es menor, debido a las llantas delanteras más pequeñas.

Yamaha Niken, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

El tricilíndrico incluye un cigüeñal más pesado y el desarrollo final es un más corto en comparción con la Tracer 900

El motor ha recibido un cigüeñal más pesado que aumenta la inercia en un 18%. Así retiene menos al “cortar” y es menos brusco al “abrir”, manteniendo la entrega de par más constante. También se ha recortado ligeramente el desarrollo final con respecto al de la Tracer 900 al sustituir la corona de 45 dientes por una 47.

Con respecto a la citada Tracer, también la posición de conducción se ha retrasado de manera considerable, especialmente en el caso de asiento. De este modo, se ha logrado un reparto de pesos de “50-50” una vez que el piloto está a los mandos, algo en lo que Yamaha ha trabajado también mucho. Con todo esto y a pesar de que incorpora depósito de aluminio con 18 litros de capacidad, el peso declarado en orden de marcha es de 263 kg, una cifra importante, sin lugar a dudas. Otro dato interesante son los 300 km de autonomía media anunciados por el fabricante.

Yamaha Niken, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

En marcha con la Yamaha Niken

Subirse a la Niken no es costoso. Su asiento se ubica a una altura digamos que normal. Sin embargo, si es cierto que es un poco más ancho de lo que se estila últimamente y esto dificulta que los más bajitos no lleguen bien con los dos pies al suelo al manejarla en parado. Una vez que las ruedas comienzan a girar con la ayuda del motor la cosa cambia y sorprende por la facilidad con la que se mueve la dirección, aunque también hay que mantener a velocidad necesaria en cada maniobra para que no tienda a caerse hacia el interior. También es verdad que necesita espacios amplios, algo que Yamaha también advierte. Está claro que no está ideada para ser utilizada con asiduidad por ciudad, aunque en marcha no se siente especialmente pesada y la verdad es que se conduce casi como si fuese una moto de dos ruedas. Si es cierto que es un poco especial y requiere un poco de experiencia, pero no hay que hacer esfuerzos fuera de lo normal para pilotarla.

La posición de conducción es natural y se ha retrasado con el objetivo de igualar el reparto de pesos con el piloto sentado a los mandos

La posición de conducción es retrasada y en algunos momentos recuerda a la de una custom por manillar y asiento, aunque es más natural al llevar los pies en una posición centrada. El asiento es amplio y de mullido resistente, y el dimensionado frontal protege bien desde las rodillas hasta el cuello cuando mantenemos una posición de conducción normal. Al circular por vías rápidas deberemos agacharnos para que nuestro casco reciba menos el azote del viento. Sobre carreteras mojadas, las ruedas delanteras pueden llegar a salpicar mucha agua sobre nuestros pies, por lo que es muy recomendable llevar un calzado adecuado.

Yamaha Niken, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

Publicidad

En líneas generales, esta Yamaha es confortable y sorprende por la capacidad de absorción de baches y otras posibles irregularidades, especialmente la del tren delantero. Por este motivo hay que intentar que el tren posterior circule sobre las zonas más lisas, ya que sus reacciones son más secas y nos las transmite más directamente.

Familiar

Aunque no es exactamente igual a una moto de dos ruedas, no es difícil familiarizarse con la Niken y en seguida deseas subir el ritmo y que lleguen las curvas. Su conducción no requiere que utilicemos mucho el peso de nuestro cuerpo y nos podemos mantener en el asiento sin apenas movernos entre curvas. Gracias a su ancho manillar la podemos balancear de un lado a otro con facilidad y con una gran sensación de control. Además, las trayectorias se mantienen mejor cuando llevamos un ritmo alegre. Cuando nos relajamos más de la cuenta es posible que debamos corregir alguna vez las trazadas.

La Niken mantiene mejor las trayectorias cuando se mantienen ritmos alegres y hay que perder el miedo a inclinarla para conducirla por la trazada correcta

En curvas se puede llegar a inclinar mucho y la sensación de seguridad que transmite al realizar apoyos fuertes muy elevada. Si es cierto que no es especialmente ágil y en ocasiones puede tener tendencia a salir un poco abierta de los virajes, pero hay que perder el miedo a “tirarla” hacia dentro para mantener la trazada correcta. Otro aspecto destacable es la confianza que sentimos al inclinar sobre carreteras mojadas o sucias, permitiéndonos hacer cosas que son impensables en una moto de dos ruedas. La frenada no es especialmente potente, pero a base de hacer fuerza sobre la maneta y de apoyarnos en el gran disco trasero, conseguimos buenos resultados. Además, podemos frenar con mucha seguridad en momentos difíciles y hacerlo más tarde de lo que podemos considerar normal, incluso cuando estamos inclinados.

Yamaha Niken, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

Buena respuesta

El motor CP3 responde con ganas y su contundencia no se ve afectada por los más de 260 kg que anuncia el conjunto. Es un propulsor con buenas cifras de par en “bajos” y “medios”, y arriba estira con alegría hasta llegar a la línea roja, marcada a partir de las 11.250 rpm. El cambio se acciona de forma correcta y cuenta con “quick shift” que funciona al subir marchas. La verdad es que no es fácil sacarle “peros” al tricilíndrico. Quizás a su control de tracción, un tanto simple e intrusivo, aunque es cierto que cumple con su misión.

El motor es muy completo. Posee una buena respuesta a bajo y medio régimen, y luego estira con alegría hasta más de 11.000 rpm

Entre su equipamiento de serie también incluye control de velocidad automático, aunque siendo una moto moderna de más de 16.000 euros, bien podría incluir instrumentación TFT o llave de contacto de proximidad.

Yamaha Niken, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

Conclusión

Hay que aplaudir a Yamaha por crear una “moto” como la Niken y por atreverse a ponerla en el mercado. Posee tres ruedas, pero ha sido homologada como una moto que anuncia 115 CV y que rinde a un nivel alto. Está claro que no existe ningún modelo que se le asemeje, aunque también es cierto que se puede catalogar como una sport-turismo, pues es deportiva y rutera al mismo tiempo. Yamaha ha logrado que su complejo y trabajado tren delantero funcione muy correctamente. Sus dos ruedas aportan una gran seguridad al inclinar en curvas, incluso si están mojadas o sucias, consintiéndonos hacer cosas impensables con una moto de dos ruedas. Y lo mejor de todo es que se conduce con mucha facilidad, aunque también es cierto que prefiere espacios abiertos.

Yamaha Niken, prueba, ficha técnica y primeras impresiones

Ficha técnica Yamaha Niken

Publicidad

Galería relacionada

Yamaha Niken 2018

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...