Honda Fury

Análisis de la Fury, la nueva chopper desarrollada por Honda América. Las chopper han estado en el panorama motociclista mundial durante décadas y últimamente habían desaparecido en gran medida. Con la Fury, desarrollada y fabricada por Honda América, la firma recupera ese estilo que estuvo tan de moda en Norteamérica en los años ‘70. No hay duda que la Fury está impregnada de auténtico «sabor» americano.
Víctor Gancedo / Fotos: Honda América -
Honda Fury
Honda Fury

Solo la denominación Fury ya está llena de recuerdos para muchos americanos. Es el nombre de uno de los coches realizados en Estados Unidos más populares de todos los tiempos, lo que equivale a decir que se produjero unos cuantos «miles». Fabricado por la firma Plymouth, la saga Fury comenzó su particular andadura en 1956 y se mantuvo en el mercado hasta principios de los ’80. Fue un modelo que contó con múltiples versiones, tanto de de dos, como de cuatro puertas, e incluso descapotables. La verdad es que unas fueron mucho más afortunadas que otras, pero los Fury se ganaron mundialmente la fama al ser utilizados como taxis o por la policía en Estados Unidos, y por ello aparecieron en multitud de producciones cinematográficas. Yo creo que muy pocos nos salvamos de haber visto en alguna película a un Fury explotando espectacularmente o participando en una persecución ruidosa y destrozándose por el camino.

Minimalista

Pues bien, Honda ha decidido realizar una modelo recobrando un estilo desaparecido entre las motos de los grandes fabricantes, y además, también ha recuperado una denominación muy americana, la de Fury («furia» en español).

La Honda Fury más que a un modelo de serie recuerda al de alguna creación de un preparador actual. Está claro que no es una moto al uso. Tras varios años de desarrollo, ya se encuentra totalmente definida y aquí la tienes ante tus ojos. Simple de líneas, minimalista en cuanto a componentes y también sencilla en lo referente a tecnología, la Fury está propulsada por el motor de la VTX 1300, aunque en su caso ya ha sustituido el carburador de 38 mm por un sistema de inyección electrónica PGM-FI. Lógicamente, imaginamos que habrá sufrido más reformas internas, pero la base sigue siendo la misma. Esto equivale a decir que utiliza un bicilíndrico en V a 52º con 1.312 cc, refrigeración líquida, doble eje de equilibrado, caja de cambios de cinco relaciones y transmisión secundaria por cardan.

Hace ya unos meses, al tiempo que publicábamos unas fotos espía de ella, hablamos de que podría incluir una transmisión automática al estilo de la DN-01, e incluso en una de aquellas fotos espía se observaba el radiador ubicado bajo el asiento, pero al final la Fury incorpora una caja de cambios con cinco relaciones y el radiador ubicado entre las dos cunas del chasis por delante del propulsor. Lo que sí cambia, y que además es un elemento que se convierte en una de sus señas de identidad, es el sistema de escape, que termina en dos silenciadores bajos y paralelos al suelo que forman un solo cuerpo.

Chopper

Como buena chopper, la Fury es muy, muy larga. Su horquilla tiene un gran lanzamiento y posee un generoso triángulo hueco entre el depósito, el chasis y la culata del cilindro delantero. Esto equivale a decir que su distancia entre ejes es de ¡1.810 mm!, junto con un lanzamiento de la horquilla de ¡38º! Debido a su simpleza de líneas y a un asiento muy bajo (sólo se levanta 678 mm del suelo), la Fury parece incluso pequeña, pero no nos equivoquemos, porque no lo es en absoluto. Para que te hagas una idea más clara de su tamaño, conviene señalar que Honda declara un peso de 300 kg para ella y su llanta delantera es de 21”. Además, la trasera de 18” calza un neumático de 200 mm de anchura, así que ya puedes imaginarte un poco mejor cuáles son las dimensiones reales de esta Honda «made in USA».

De acuerdo a su estilo, la posición de conducción también es de tendencia radical. Con lo pies adelantados, el culo atrasado y estirando los brazos mucho para agarrarnos a su también adelantado manillar, la verdad es que no tiene pinta de ser una moto «para unas prisas». Tampoco para muchas curvas. Yo creo que es de esas motos que no te debe incitar a ir muy rápido y es de las que en un viaje a sus mandos te debe dar igual tardar un día, que dos. Ahora, sólo nos queda saber si algún día llegará a Europa. Por ahora se empezará a vender en Estados Unidos a partir de verano (es modelo 2010) y dependiendo de la expectación que levante a este lado del «charco», Honda se planteará la idea de traerla o dejarla sólo para los habitantes de su país de origen. Veremos.

Galería relacionada

Honda Fury

Te recomendamos

Con dos modalidades para elegir: 23,5 y 13 kilómetros....

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...