Harley-Davidson Fat Bob

Minimalista. La Dyna Fat Bob es la más económica de las Harley propulsadas por el motor Twin Cam 96 tras la Street Bob, pero no por ello está exenta de encantos. No resulta inoportuno considerar que su precio es interesante si tenemos en cuenta que podemos adquirir un mítica Harley-Davidson prácticamente al mismo precio de una montura japonesa de similar talante.
Víctor Gancedo. Fotos: Jaime de Diego -
Harley-Davidson Fat Bob
Harley-Davidson Fat Bob

La Street Bob es por tanto una de las Harley más simples, pero también cuenta con una personalidad propia, marcada especialmente por el doble faro en paralelo que incorpora en su frontal o por su aspecto minimalista.

Su motor es discreto en cuanto a prestaciones, pero en la práctica es un aspecto que apenas se aprecia, porque su respuesta es suficientemente contundente. Por otro lado, nos obsequia con un consumo medio contenido, sólo mejorado por la Triumph. En cuanto al accionamiento del cambio, éste se puede decir que es ruidoso, pero al mismo tiempo preciso. También las reacciones son suaves gracias al empleo de correa dentada en su transmisión secundaria.

Aunque se pueda llegar a pensar que es una paradoja, la Street Bob es una custom aceptablemente ágil y la más apropiada del grupo para ser utilizada a diario por ciudad. Su dirección es rápida y gira más de lo previsto a la hora de realizar maniobras a baja velocidad. Está rapidez de dirección se aprovecha también para realizar cambios de dirección de forma correcta entre curva y curva. Tan sólo se aprecia un recorrido muerto un poco excesivo en la suspensión delantera, lo que nos obliga a anticipar un poco las frenadas para permitir que la horquilla se recupere antes de afrontar cada curva. La frenada tampoco es especialmente potente, por lo que también es conveniente no retrasarla demasiado. De todos modos, entre las cinco motos de estas páginas, no hay ninguna que brille especialmente por su comportamiento, y sólo se puede decir que la Triumph o la Suzuki van un poco mejor que esta norteamericana.

Al contrario que la delantera, la suspensión posterior se muestra dura. Este aspecto contribuye a que la Street Bob tenga un buen paso por curva siempre que el asfalto se encuentre en buenas condiciones. Sobre firmes irregulares las reacciones del tren posterior pueden ser demasiado secas, pero esto es algo bastante común en este tipo de motos. La posición de conducción tampoco es muy natural, especialmente si no eres lo suficientemente alto para adaptarte a su ergonomía. Los estribos adelantados, el asiento atrasado (un tanto duro, por cierto) y el manillar plano y estrecho, alejado de los hombros, nos obligan a adoptar una posición de conducción un poco forzada.

Para tratarse de una megacutom, la Street Bob se pude decir que es una moto dinámica y suficientemente equilibrada, que incluso te permite divertirte en carreteras reviradas gracias a una altura libre aceptable. Eso sí, al utilizarla a dúo, el pasajero no tardará demasiado en pedir una parada.

Galería relacionada

Harley-Davidson Fat Bob

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La cuarta edición del concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel re...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

En la pasada edición de Motociclismo Rally Ávila, seis inscritos tuvieron la oportuni...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...