Moto Clásica: Matchless G21 CSR

Matchless ha sido una de las grandes marcas de la historia del motociclismo británico. La G12 CSR de estas páginas se desarrolló con la competición como objetivo.
U.H./Ildefonso García. Fotos: K. S. -
Moto Clásica: Matchless G21 CSR
Moto Clásica: Matchless G21 CSR

El propietario de esta montura es médico de profesión. Su vida gira alrededor de aparatos ortopédicos para corregir problemas en las piernas de sus pacientes. Cuando tiene tiempo libre hace excursiones en vehículos de dos ruedas, hasta que una enfermedad le ha impedido montar en moto con asiduidad.

En 1998, durante una de sus visitas al Reino Unido, se topó con una Matchless G12 CSR, y la tentación fue demasiado para dejarla pasar de largo. “Era en una época en la que no podía dejar pasar una moto de estas, pese a que en realidad no estaba buscando nada así de forma deliberada”.

Publicidad

Nuestro coleccionista estaba obsesionado con las motos de las Islas. “Las conocía todas y había tenido muchos modelos de los que se habían fabricado después de la guerra”. Por tanto, enseguida supo que una CSR auténtica era algo realmente difícil de encontrar, incluso en la mismísima Inglaterra.

El ejemplar estaba muy cansado, y en él se notaba en cada pieza el paso del tiempo. El estado de la moto dejaba bastante que desear, de hecho no había la menor duda de que había un enorme trabajo por delante para conseguir un resultado aceptable. Lo que decidió la adquisición de la Matchless (que por cierto en inglés significa “sin igual”) fue que estaba entera, algo fundamental a la hora de intentar realizar una completa restauración.

Publicidad

Kit de fábrica

Como suele ocurrir en estas transacciones, al final el trato se cerró con un sólido apretón de manos. Un negocio que resultó incluso ser más fructífero de lo que el comprador pensaba pues el vendedor era una eminencia del Matchless Owners Club. Este señor tenía en su poder un kit de carreras de fábrica que nunca había sido usado, y que en realidad lo había conseguido a través de otro de los miembros del club. El kit constaba de un carburador doble, árboles de levas más agresivos, mayor relación de compresión, pistones mejores y un cuentarrevoluciones Smiths. Para los aficionados a las Matchless este kit de preparación tiene una importancia similar a los sellos Mauricio naranja y azul para los coleccionistas de sellos. El feliz propietario regresó a casa encantado. Además le aconsejaron que en vez de montar el sistema de escape dos en uno original utilizase el de dos escapes independientes.

Una vez en su taller se puso de forma inmediata manos a la obra. La Matchless funcionaba sin problemas pero esto no le bastaba al orgulloso nuevo propietario. Por lo que comenzó a desarmar la moto hasta la última pieza. “Ya no me subo a ninguna moto, a menos que yo antes la haya desmontado y restaurado completamente”, confesó este aficionado y obseso de la perfección.

Publicidad

Un hombre que no solo es un tranquilo amante de las motos clásicas sino que participó en dos ocasiones en el Manx TT y no precisamente con malos resultados. Una vez que no cumplió con su liturgia de revisar él mismo sus motos de arriba abajo, sufrió una rotura de motor con su recién adquirida AJS Boyracer, durante una reunión de clásicas en el circuito alemán de Nürburgring.

El control de todas las piezas de la G12 no dio, por fortuna, malas noticias. Mirando ahora hacia atrás, el proceso de restauración fue bastante estándar. El proceso empezó limpiando todas las piezas de la Matchless, además de montar nuevos cojinetes y juntas sin olvidarnos de los diferentes repuestos que formaban el kit de carreras. Se decidió no utilizar los pistones con mayor relación de compresión para no comprometer la fiabilidad. El resultado final se complementó con el empleo del sistema de escape dos en dos, que según los entendidos va mejor que el dos en uno.

Publicidad

Chica de rojo

Tras una restauración perfecta la Matchless G12, sin que hubiese rodado un solo kilómetro, pasó a formar parte de la colección de 14 motos británicas que posee este entusiasta. A medida que pasaban los años, el propietario de estas joyas comenzó a sentirse más atraído por los vehículos de cuatro ruedas lo que supuso la venta, poco a poco, de las motos, también de la Matchless. El nuevo comprador de esta “chica de rojo” la paseó un poco por Europa llegando a realizar 5.000 kilómetros con la G12 CSR.

Publicidad

Tras dedicarse a restaurar algunos coches de carreras nuestro héroe volvió a sentir la necesidad de tener una Matchless, y tuvo la suerte de poder recomprar la unidad que él mismo había vendido, aunque en ese momento tenía una rotura en el motor. Las ganas de recuperar su Matchless G12 CSR eran tantas que no dudó un momento: “Tuve que rehacer el motor pero el resto seguía en muy buen estado”, nos comentó el, de nuevo, propietario. Por desgracia, este entusiasta de las motocicletas clásicas ha cumplido ya los 70 años y una lesión en las cervicales le impide volver a disfrutar en marcha de su impresionante Matchless, por lo que la G12 CSR descansa tranquilamente en su colección.

Publicidad

Modelos

1958: Matchless G12
La G12 fue uno de los últimos modelos fabricados bajo el nombre de Matchless, también se produjo como AJS Model 31. Derivaba del Model 11, con una mayor carrera que llevaba la cilindrada hasta 646 cc. La producción comenzó en septiembre.

Publicidad

1959: Matchless G12 DeLuxe
Al año de comenzar la producción se decidió sacar la versión denominada De Luxe que empleaba un nuevo chasis doble cuna y una culata diferente. Además se trabajó a fondo para reducir las vibraciones, que siempre habían sido un problema en este modelo.

Publicidad

1960: Matchless G12 CS
A veces también se le conoce como CS X, se trataba de una versión off road de la G12, con mayor distancia libre al suelo, escape más elevado y una relación de compresión de 8.5:1. Aunque no tuvo tanto éxito como sus rivales de Triumph y BSA gozó de predicamento en el mercado americano.

Publicidad

1961: Matchless G12 CSR
La CSR (Competition/Sprung/Roadster) destacaba por tener unos árboles de levas que mejoraban las prestaciones que la distinguía de la G12 CS. En 1963 G12 CSR fue bautizada como Monarch y comenzó a montar dos carburadores. Los rivales la conocían con el apelativo de “Coffee Shop Racer”.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La cuarta edición del concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel re...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

En la pasada edición de Motociclismo Rally Ávila, seis inscritos tuvieron la oportuni...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...