Comparativa Trail urbanas: Honda NC700X y Kawasaki Versys 650

La Honda NC700X y la Kawasaki Versys 650 tienen una orientación claramente ciudadana, lo que no se opone a su elevado radio de alcance, también se puede hacer turismo con ellas.

Oscar Pena Fotos: Lluis Llurba -
Comparativa Trail urbanas: Honda NC700X y Kawasaki Versys 650
Comparativa Trail urbanas: Honda NC700X y Kawasaki Versys 650

Eres nuevo en esto, y hace poco que tienes la posibilidad de conducir una moto. Tu esfuerzo te ha costado, y por fin luces en el interior de tu cartera un fl amante carné A2…

O quizá tu caso sea el contrario. Hace tanto que abandonaste este estupendo hábito, el de moverte en moto de aquí para allá, que lo has olvidado.

Pues bien, ya sea para los que empiezan o para los que crean que es un poco tarde, os presentamos esta interesante comparativa entre dos motos prácticas y atractivas que con su pequeña potencia te permiten, sin embargo, disfrutar plenamente de las dos ruedas.

La NC700X propone, como su nombre indica, un «new concept», o nuevo concepto. De ahí lo de «NC». El número «700» hace referencia a su cilindrada, que en realidad es de 670 cc, mientras que la «X» hace referencia al espíritu «crossover », como el de los vehículos de cuatro ruedas SUV.

Siendo así, no hay manera de encontrar, en buena lógica, una rival directa por sus, como veremos, particulares características. No obstante, hurgando en el mercado actual, encontramos una moto que destaca por su funcionalidad, robustez y buenas cualidades: la Kawasaki Versys 650. Y de ahí que la hayamos enfrentado a esta inédita NC700X.

Ahora bien, para ser justos, la hemos tenido que «rebajar» de potencia, y colocarla a la altura de la moto de la marca del «ala dorada». Es decir, instalar el kit específico que rebaja su potencia a 35 kW (48 CV), que es el límite legal establecido actualmente en el carné A2, y no los 65 CV verificados en nuestro banco que es capaz de desarrollar en su versión libre, y para la que necesitaríamos el carné A. Igualado el tablero, juguemos…

El propulsor de ambas monturas es un dos cilindros en paralelo. Sus características son por tanto similares: agradable y contundente salida desde parado, buena respuesta a bajo régimen de giro, y poco empuje cerca de la línea roja. Es lo que son. Sin embargo, hay grandes matices entre ellas.

La Honda es suave como la mantequilla. Casi parece un cuatro cilindros en línea debido a la total inexistencia de vibraciones y las tenues palpitaciones tan características de los «bi», son mucho más acusadas en la Kawasaki.

Además la NC700X corta encendido a tan solo 6.500 rpm. Un régimen en el que su rival todavía está creciendo cuando circulas en marchas cortas. Este corte es, precisamente, lo único que de la Honda se percibe algo brusco.

Para todo lo demás, rodar a lomos de la NC700X es casi como hacerlo sobre la alfombra voladora de Aladino, que levita a un par de dedos del suelo. El motor «limitado » de la Versys pierde, como es normal, parte de su fuerza y carácter con respecto al «liberado».

Un par de topes mecánicos son los componentes utilizados para ello. Entre éstos, encontramos un limitador del recorrido del acelerador, sistema habitual en otros muchos modelos, y al que hay que adaptarse, ya que el giro del puño derecho no es tan amplio como, por ejemplo, en la NC700X.

Independientemente, la Versys es una moto de tacto más rudo, sobre la que percibes perfectamente la personalidad de su motor derivado de la exitosa ER-6n. Y siendo tan diferente a la Honda, es igualmente agradable de conducir. Su embrague no es tan progresivo, la caja de cambios algo más durita, y en general es también más rumorosa mecánicamente, pero sin duda es una moto agradable de conducir a diario, de viaje, en ciudad o en carretera.

Su consumo es muy contenido, aunque no llega a los valores de la NC700X, para la que Honda se ha propuesto grandes retos en este aspecto. Así se conforman con 5,6 l y 4,9 l a los 100 km, Kawasaki y Honda respectivamente, a ritmo ciertamente elevado.

Eso sí, al tener mayor capacidad en su depósito de combustible localizado en el lugar habitual, la de Akashi gana en autonomía a la Honda (365 frente a 285 km), cuyo depósito de 14 l se localiza bajo el asiento del pasajero.

Honda tenía reservada una misión especial para la tradicional localización del depósito de combustible. Y no era otra que un gran hueco que te permite transportar hasta un casco integral. Esto, unido a su estructura tubular de acero de doble cuna, y un motor colocado en una posición muy baja, hacen de la NC700X una moto súper accesible, con un asiento bajito y estrecho, aunque un poco duro y de tapizado bastante resbaladizo para mi gusto, y una posición a los mandos y de las piernas realmente ergonómica. Así, el conductor se queda completamente centrado y compenetrado en el conjunto.

La Versys es por su parte mucho más imponente en este sentido. Es más alta, su recorrido de suspensiones algo superior, y el asiento más ancho y mullido. A mí me gusta más, aunque para gustos ya se sabe. El conductor está a sus mando algo más encima del manillar, y queda mejor protegido del viento y las inclemencias tras su pantalla.

También es cierto que le llegan más turbulencias a la cabeza que a lomos de la Honda, cuya pantalla, a pesar de su tamaño discreto, protege bastante bien. Y además es regulable en dos alturas. No obstante éstas son diferencias de matiz.

Más interesante es que, aun siendo realmente fácil de manejar, la Versys lo es claramente menos que la NC700X. Y eso que ésta es 12 kg más pesada al arrojar una cifra de 206 kg frente a los 194 kg, verifi cados en ambos casos, de la Versys (con ABS). La razón es que es más baja y estrecha, una moto ideal para la ciudad.

Saliendo fuera del ámbito urbano, ambas monturas demuestran que son capaces de ofrecer mucho más. En el caso de la Versys ya lo sabíamos, ya que está diseñada para soportar muchos más de los 48 CV declarados que tenía esta unidad.

Así, se muestran efectivas y muy seguras en autopista incluso rodando a su máxima velocidad (ésta ronda los 170 km/h reales, que no está nada mal); y en zonas viradas tampoco defraudan. No son emocionales, ni mucho menos, pero se comportan como se espera.

Frenando fuerte no se descomponen salvo que hagas fuertes reducciones, en plena trazada se mantienen por la trayectoria escogida y en general son bastante estables en todo tipo de curvas. Parece que va un poco más «sobre raíles» la Honda y es más neutra, pero esto es en realidad una sensación causada principalmente por ser más bajita y el conductor ir claramente más cerca del suelo en todo momento. También por contar con un tacto de suspensiones algo más firme, que se agradece sobre asfalto en buen estado, aunque perjudica algo el confort sobre firme irregular.

En este sentido la Versys, que además es regulable en su horquilla, es más «trotamundos». Sin salir del comportamiento general, destacar el buen funcionamiento del CABS de la NC700X. Esta Versys no lo traía, pero he probado muchas con él. Y lo cierto es que a la larga, y a pesar de incrementar un poco el coste de adquisición, merece mucho la pena.

Y más en el caso de ser un conductor inexperto, como los que disponen del carné A2, y para quienes la funcionalidad, seguridad y facilidad de conducción son tan o más importantes que la estética o las prestaciones.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Entre la depresión del Tajo y las llanuras de La Mancha se alza una pequeña barrera m...

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...