Husqvarna Terra 650. Prueba Moto Verde

Fruto de la excelente ingeniería alemana y el atractivo diseño italiano, nace la nueva trail 650 de Husqvarna. Una montura totalmente nueva que acierta de pleno en el segmento todoterreno de media cilindrada gracias a su polivalente propulsor y su divertido chasis.

Eduardo Cuesta. Fotos: Jaime de Diego -
Husqvarna Terra 650. Prueba Moto Verde
Husqvarna Terra 650. Prueba Moto Verde

La alianza germano-italiana no deja de sorprendernos con nuevos modelos, y ahora le llega el turno a esta trail de categoría intermedia que se puede adquirir en versión de asfalto –la Husqvarna Strada- o en versión más campera, nuestra protagonista la Terra. Además también se puede elegir con y sin ABS –siempre desconectable-, con llanta trasera de 17 o de 18 pulgadas, y hasta en versión reducida de potencia -35 Kw- para los primerizos. Hablando de primerizos la verdad es que esta montura resulta ideal para todos aquéllos que quieran empezar a tomar contacto con el «off road», dado que su propulsor resulta muy fácil de llevar, mientras que su ágil chasis te facilita mucho el pilotaje, permitiéndote además alcanzar bien el suelo con los pies.

Cuando se concibe una nueva montura no resulta fácil acertar a la primera, pero Husqvarna lo ha conseguido gracias a un veterano propulsor heredado de la BMW GS 650 y montado sobre un chasis con unas cotas muy apropiadas para el todo terreno. Se trata de un doble viga de acero con el subchasis también de acero y atornillado a la estructura principal. A primera vista no inspira una sensación muy «pro», pero lo cierto es que con 1.501 mm de longitud entre ejes, un avance de 115 mm y sus 63 grados de lanzamiento, la moto se comporta de maravilla. Si a esto unimos las virtudes que otorga un depósito de combustible centralizado, el resultado es un conjunto estable a alta velocidad y muy juguetón, al mismo tiempo, en las zonas reviradas. Es cierto que si circulas a los 170 Km/h. que es capaz de alcanzar, «baila» un poco debido a la ausencia de carenado y cúpula, pero circulando dentro de los límites legales no tendremos ningún problema, resultando además muy cómoda y relajada de llevar.

Lo interesante y donde realmente destaca es en la conducción por ciudad, puertos de montaña y campo abierto. En todas estas circunstancias la Terra resulta muy divertida de conducir porque traza con facilidad los giros cortos, mostrando a la vez un gran aplomo y apoyo del tren delantero. La ausencia de carenado la penaliza un poco en carretera, sí, pero a la hora de meterse por recovecos y lugares estrechos y complicados se agradece la simplicidad de su carrocería. Carrocería por cierto que parece inspirada, como todas las de la actual  gama «off road» de Husqvarna, en las líneas de un felino en plena acción depredadora. Así, además de un diseño rojiblanco tan agresivo como atractivo, con sus repujados plásticos y depuradas líneas, se conforma también una excelente posición de conducción desde donde mantener a esta fiera bajo control.

El asiento es amplio, algo durillo, y con unas formas excelentes para pilotar sentado. Y cuando te pones en pie encuentras entre las piernas una anchura perfecta para moverte; quizá estorba un poco la joroba del asiento cuando necesitamos estirarnos hacia atrás en bajadas y saltos, pero el resto está todo en su sitio. El tacto de los mandos entre las manos resulta excelente y la Terra se deja llevar de forma natural. Quizás elevaríamos un poco el manillar para ir más cómodos de pie, pero el resto lo encontramos perfecto. La maneta del embrague es mantequilla y además se puede regular fácilmente en aproximación a los dedos. Y sobre el pedal del freno y la palanca de cambio, más de lo mismo: también funcionan con buen tacto y precisión, aunque la segunda presenta un recorrido largo. Pero como resumen, todo listo para disfrutar sin ninguna incomodidad, así que… nos vamos de excursión.

La Terra arranca fácilmente y, según lo que vayas a hacer, puedes desconectar el ABS manteniendo unos segundos pulsado el botón de la piña. Esto lo aconsejamos siempre que se circule por campo, pues aunque su intervención sobre el freno delantero está bastante conseguida y te permite aprovechar bien la frenada, sobre el trasero no te deja disfrutar de un pilotaje deportivo, pudiendo llevarte incluso algún susto si te animas a ir rápido y tienes que apurar alguna frenada. Ya que hablamos de los frenos merece la pena destacar su excelente trabajo sin ABS por el campo, y con ABS por el asfalto, aunque en ciudad habrá quien prefiera no usarlo. Siempre se muestran muy dosificables, pudiéndose controlar perfectamente la derrapada sobre el tren trasero y la tracción sobre el delantero a la entrada de los virajes. Sería deseable algo más de mordiente en el delantero cuando vamos rápido por carretera, pero por lo demás el conjunto de «garras» Brembo funciona de maravilla.

Una vez en marcha, el sonido es muy contenido y la potencia, también. No es que la Terra no corra, porque caballos tiene y muchos -58 declarados concretamente-, pero los entrega de una manera tan lineal que no da la sensación de ser una monocilíndrica de 650 cc. Más bien se muestra como una moto de dos cilindros, con una entrega de potencia muy suave desde el bajo régimen y que se desata a partir de las 6.000 rpm hasta un sobrerrégimen difícil de alcanzar, sobre todo, por el campo. Entre esto, el relativamente aceptable ruido que hace –salvo en las retenciones-, y la escasa vibración a cualquier gama de revoluciones, encontramos un propulsor ideal para todos los que quieran iniciarse en el mundo del trail. También es cierto que los que busquen un propulsor deportivo la Terra quizás les parezca una pizca sosa, pero si le «estrujas bien la oreja» y la llevas alta de revoluciones tienes diversión garantizada, sea cual sea el tipo de terreno. Además no nos cabe ninguna duda de que este experimentado propulsor va muy tapado para superar holgadamente las estrictas normas de homologación europeas, por lo que bastaría cambiar los silenciosos, y revisar la caja del filtro del aire para encontrar todo ese empuje a bajo y medio régimen que quizás hayamos echado en falta.

Durante nuestra prueba, con tramos de asfalto y arena, empezamos a encontrar en nuestra protagonista un gran potencial «off road» –lástima su corto recorrido de suspensiones y ausencia de ajustes-, por lo que finalmente, como suele suceder, terminamos rebasando los límites del trail y adentrándonos en el enduro. Llegados a este extremo, donde tampoco deberíamos insistir mucho tratándose de una trail, la verdad es que se defiende bastante bien. La primera se siente un poco larga, y el escalón de primera a segunda nos parece demasiado pronunciado, pero en el resto de circunstancias el escalonamiento de esta caja de cambios de cinco velocidades es correcto, funcionando el embrague además con excelente suavidad, precisión, y resistencia a la fatiga -¡garantizado!-, aunque peca de escaso recorrido de accionamiento.

Superamos tramos trialeros que a priori parecerían imposibles con unos neumáticos tan asfálticos como los Sahara de Metzeler. Y es que gracias al buen funcionamiento de la horquilla delantera, junto a una prodigiosa tracción del tren trasero, conseguimos meter a la «Husky» 650 justo por las trazadas triunfadoras sin grandes problemas. Eso sí, hay que ser un rato valiente, sobre todo, cuando sabes que llevas más de 180 kilos entre las piernas, pero en la práctica resulta muy fácil mantener el equilibrio, y cuando necesitamos maniobrar lo pudimos hacer sin problemas.

La verdad es que se siente mucho menos pesada de lo que realmente es. Al final salimos airosos de nuestra aventura y pudimos volver al civilizado asfalto para recorrer unos cuantos kilómetros más y darnos cuenta de lo poco que gasta esta Husqvarna; y es que llevábamos más de 300 kilómetros sin echar ni una gota de gasolina a su depósito de 14 litros. Algo realmente admirable y argumento suficiente como para decantarse por ella, más aún, según está el precio de la gasolina

Lo mejor

  • Buen reparto de pesos
  • Respuesta motriz lineal
  • Consumo muy reducido

Lo peor

  • Peso elevado
  • Suspensiones cortas
  • Joroba del asiento

Quienes buscan polivalencia y bajo consumo sin renunciar a buenas sensaciones «off» deben tomar en serio la opción de la Terra, muy cómoda por carretera y especialmente divertida en ciudad o por campo. Además, las opciones disponibles al elegirla, junto con un interesante catálogo de extras, permiten una total personalización.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Esperada y valorada en el universo trail la última propuesta de Yamaha con su Ténéré ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...