Objetivo 100.000: Honda Africa Twin 750

Hace ya un tiempo nos llegó el testimonio de Josu y su incansable Africa, que ahora disfruta un buen amigo suyo. Josu cambió de moto, pero como el mismo confiesa: «he comprobado que no hay nada mejor que una Africa Twin».

Josu Ormaetxea -
Objetivo 100.000: Honda Africa Twin 750
Objetivo 100.000: Honda Africa Twin 750

Voy a contarles un poquito de la historia de mi vieja y fiel moto. Es una Africa Twin de 1990 que cuando escribo estas líneas (2006) tiene 133.668 km, y sigue. La moto la compré de segunda mano (o tercera o cuarta, vete tú a saber) cuando tenía 28.000 millas. En todos estos kilómetros le he hecho cambios de aceite y filtro una vez al año, junto con las bujías y el filtro de aire. Es una moto que se mueve dignamente en cualquier terreno, a pesar de que no tiene una punta muy elevada y se queda algo corta en autovía y autopista. He oído a muchos decir que la suya coge 200, ¡pues qué suerte! Porque la mía y la de un amiguete no llegan ni a 180 a tope. Debimos comprar las dos Africa más lentas del mundo...

En nuestro caso no es problema, ya que cuando vamos de vacaciones o de viaje no tenemos prisa y nos conformamos con 130 km/h. La Africa aún es capaz de hacerse más de 3.000 km en una semana gastando sólo medio litro de aceite a esa velocidad. En cambio, se puede beber 4 litros de sintético entre cambio y cambio "dándole zapatilla". Pues sí, gasta aceite, y la de mi amigo Arrizen, con la mitad de kilómetros que la mía, también, ¿y qué más da? Nunca jamás me ha dejado tirado, ¡nunca! Siempre me ha llevado a casa con el motor en marcha. ¡Dios, qué máquina! Se me han roto cosas, pero siempre las he arreglado yo, incluidas las dos veces que se ha ido al suelo. Una a 30 por hora y otra más justo un año después, cuando la tiré con mi 4x4. Carenado roto, reparado con fibra y soldador, manillar y araña enderezados y de nuevo a pintar.

Con ella un agosto del año 2000 hice con dos amigos más de 3.000 km por Granada, Málaga y vuelta a mi tierra. Dos años después fui hasta Italia con un amigo que tenía una Shadow y que ahora tiene una Africa como la mía. Allí vivía la que entonces era mi novia, pues trabajaba de enfermera. Dos días para ir, durmiendo al raso gracias al buen tiempo, Milán, Monza, un día en Suiza y todo esto sin entrar en una autopista y disfrutando de parajes muy bonitos. En agosto de 2005, con Arrizen y su Africa, Iker con su DR 750 e Igor con su KLE 500, entramos en Portugal por el norte y salimos por Huelva después de pasar por Braga, Oporto, Faro… Otros más de 3.000 km cuando volvimos a casa todos llenos de granos por las picaduras de los mosquitos en Matalascañas. Además todos los años Pingüinos y también he estado una vez en Jeréz para ver el ambiente y el año que se inauguró el circuito Ricardo Tormo de Cheste. Me falta el de Cataluña. El resto de los kilómetros los he hecho casi todos por el norte: que si a Donostia por la carretera y sin autopista, que si a la playa de Laga o a la de Lekeitio, que si a la concentración de Miranda de Ebro o a la de Medina, o simplemente a dar una vuelta o a hacer recados. Para que os hagáis una idea, en el 'top case' he llegado a llevar una culata de un SEAT Málaga diésel, o incluso una batería de coche. Y mientras, ahí está la vieja Africa, con su fiabilidad increíble. Desde que está en mi casa, nunca ha estado más de 15 días seguidos parada sin darme una vuelta encima de ella.

La mejor ruta que he hecho con ella fue después de cumplir los 100.000 km, fue sin duda Córcega: 10 personas, 8 motos, ni un día de lluvia, ni un percance y hasta montamos en helicóptero. Actualmente, la moto tiene 160.000 km y la tiene un buen amigo mío, pues yo me he comprado una BMW R 1200 GS, que sólo supera a la Africa en potencia, suspensiones y frenada, algo lógico, pues tiene 20 años menos... pero se rompe más (menos que la Africa es imposible). Si hubiera estado mejor de aspecto externo, me la hubiera quedado todavía, pero entre que estaba viejecilla y que tenía pasta para la BMW, me la compré. Sin embargo, he comprobado que no hay nada, repito, nada, mejor que la Africa Twin. Me gustaba la estética y cuando llegaban curvas, podías ir con motos con más erres que el gruñido de un oso y allí estabas, no les adelantabas, pero si tenías a alguna detrás, ella tampoco lo hacía. ¡Qué placer! 60 dóciles y manejables caballos, frenada aceptable y posibilidad de buenas tumbadas. Eso me encantaba: gente con erres tocando rodilla en el asfalto, y la Africa Twin allí, presenciándolo en primera fila y pegadita. La moto actualmente está vestida de negro, ya que mi amiguete tenía que pintar su Nissan Navara y por 50 euros más, le pintaron la moto del mismo color. Por supuesto, está encantado con ella.

Salvo pequeños arreglos en casa y dos caídas, sólo cambios de aceite (siempre Mobil 1 sintético aunque es de automoción) y filtro, bujías y filtro de gasolina una vez al año. Nunca he cambiado los discos. He cambiado al menos 7 veces el cable de embrague, nunca original, siempre con prisionero. Las baterías me suelen durar 2 ó 3 años. En 2000 arreglé artesanalmente el escape en tubo de acero inoxidable y ahí sigue. Un kit de transmisión me salió malo y la cadena se rompió con sólo 3.000 km.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Esperada y valorada en el universo trail la última propuesta de Yamaha con su Ténéré ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...