Guy Martin: “Hay más cosas en la vida aparte de correr en moto”

Los chicos de Bennets estuvieron hablando con Guy Martin durante los tests del equipo Honda. Algo ha cambiado dentro del siempre aspirante a la victoria en el Tourist Trophy.
Carlos Domínguez -
Guy Martin: “Hay más cosas en la vida aparte de correr en moto”
Guy Martin: “Hay más cosas en la vida aparte de correr en moto”

Hay preguntas y preguntas, respuestas y respuestas, los interrogantes que le todo el mundo querría hacer y los más personales, esos que buscan ahondar un poco más y pasar de la respuesta de libro. No es fácil si apenas tienes cinco minutos para sonsacar información pero las cosas cambian si el ambiente es relajado y el tipo que se pone delante es nada más y nada menos que Guy Martin.

Guy siempre da juego, sea el momento que sea. De eso se dieron cuenta hace años en televisión, cuando decidieron ponerle como conductor de varios programas que giraban en torno a la revolución industrial, un avión, un barco o distintos retos relacionados con la velocidad. Más recientemente, volvió a protagonizar algunos de los momentos más puros cuando se llevaba por delante a Paul Jordan en la Tandragee 100… y se sentaba con él a conversar, taza de té en mano.

Días atrás, durante los test de Honda para poner a punto la nueva Honda CBR 1000 RR 2017, Rachael Clegg pudo conversar con el piloto de Lincolnshire y sacar el Martin más centrado y filosófico que hayamos visto.

Lo primero que hace es aclarar que de “break”, 2016 no tuvo nada, que simplemente estuvo atendiendo otros asuntos. Y ese asunto, como seguramente ya sabrás, era el Tour Divide, una carrera off-road ciclista que cubre más de 3.300 kilómetros de distancia. Guy, abiertamente fan del ciclismo más embarrado, escogió correr bajo el nombre “Terry Smith” para no llamar la atención de los medios. Acampar en mitad de un bosque, cruzarse con osos y fauna de todo tipo, rodar a solas durante cientos de kilómetros, no tener otra forma de contacto aparte de su viejo Nokia (sí, de esos irrompibles)… y el reto de acabar en 18 días una de las carreras más duras del mundo. Todo lo que el cuerpo y mente necesitan para aclararse y desconectar.

No fue un año sabático, estuve haciendo otras cosas.

Su pasión por el mountain bike venía de lejos, ya durante sus carreras en la Isla de Man se le podía ver rodando con su bicicleta. Misma forma de transporte que utiliza para ir al trabajo, y del trabajo a casa. ¿Ocupación? Mecánico de camiones, siempre lo ha tenido clarísimo pero el Tour Divide ha cambiado la forma de ver sus preferencias:

“Hacer el Tour Divide me abrió la mente. Tendría que haber hecho las maletas en el Tourist Trophy hace cuatro años. Correr con el TAS ha sido increíble y ese equipo era lo mejor pero acababas un TT y lo siguiente que te veías haciendo era preparar el siguiente, te ves metido en un círculo que no puedes romper. Simplemente me encantaba salir a correr con la gente que ya conoces. Pero luego te das cuenta de que hay más cosas en la vida además de correr en moto.”

Dicho esto, podría parecer que no quiera correr el Tourist Trophy este año, pero nada más lejos de la realidad. Para Guy, este año el TT tiene un aspecto muy distinto, mucho más técnico que los anteriores.

“Volví y firme porque era Honda. He corrido con una Honda pero nunca PARA Honda, ¡y con Dunlop! Aunque no quiero decir que las Pirelli sean malas. Voy al equipo a mi manera. No tengo porque hacer prensa o cosas así, simplemente salgo a correr en moto”. Y es que el piloto de Lincolnshire puede elegir donde y cómo correr, si hace o no encuentros con la prensa y, buena parte del reto, se encarga de desarrollar la Fireblade junto a John McGuinness:

”No estamos descubriendo América con el desarrollo de la moto. Yo corrí el Pike’s Peak, porque me gusta más construir cosas que rodar con ellas. La CBR es una moto de la hostia, lo que estamos intentando en sacarle el máximo jugo. Pero hacemos puesta a punto, no revolucionamos el dos y medio como la Honda Six”.

Le preguntaban por el año que viene pero de momento Guy sólo explica uno de sus proyectos: correr de nuevo en Pike’s Peak a bordo de una pick-up construida por él mismo. ¿Y para este 2017? Guy tendrá por delante una de las mejores oportunidades que haya tenido en su carrera para hacerse con la preciada victoria en el Tourist Trophy.

Y sí, claro que puedo y quiero ganar un TT pero no lo es todo, el mundo no empieza y acaba ahí, es sólo una carrera de motos.

Galería relacionada

Guy Martin con la Fireblade 2017

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...