Turismo: Sierras de Andújar y Cazorla

Con las vacaciones por delante, hemos encontrado la excusa perfecta para visitar el corazón de dos sierras andaluzas. Nos espera un interminable entramado de curvas, con paisajes y entornos dignos de ser recordados.
Luis López. Fotos: Juan Sanz -
Turismo: Sierras de Andújar y Cazorla
Turismo: Sierras de Andújar y Cazorla

Lo interpretes o no como un atrevido reto, lo cierto es que nos proponemos emprender una larga pero apasionante aventura a los mandos de la Indian Roadmaster. Seguro que la disfrutarás tanto como nosotros; no en vano, el paso de los kilómetros nos ha incitado a continuar descubriendo la ruta sin descanso, donde un pozo de sorpresas asalta a cada rincón que descubrimos paso a paso. Por delante, dos entornos relativamente cercanos y comunicados, en este caso, por la bella localidad andaluza de Úbeda, donde haremos «parada y fonda» reponiendo fuerzas en el establecimiento rural Las Casas del Cónsul.

De aquí salimos tras una larga noche andaluza de luna llena en busca de la Sierra de Andújar. La A-32 nos lleva, entre acondicionamiento y obras de una futura autovía, hasta Linares y Bailén para situarnos en el Parque Natural de la forma más directa. Las rápidas curvas de la Autovía de Andalucía nos ofrecen los últimos retazos de vibrante velocidad para cambiar totalmente de tercio en Andújar. Una vez dentro de sus largas avenidas salpicadas de badenes, encontramos la salida hacia la A-6177, donde pasado La Goleta comenzaremos a ganar altura entre curvas enlazadas, peraltadas y contraperaltadas, izquierda y derecha o derecha e izquierda… ¡La locura!

Salvo alguna que otra irregularidad, el firme acompaña a retar la fuerza de la gravedad a cada cambio de dirección, mientras el monte bajo se torna más poblado y esbelto a medida que nos aproximamos al límite con Castilla-La Mancha. Sierra Madrona con el pico de La Rebollera, a 1.157 metros de altitud, nos saluda justo en el momento en el que el asfalto mejora para ofrecer todavía más confianza. Las montañas nos envuelven cada vez con mayor celo y donde antes encontrábamos mayor paso de tráfico, pueblos y gentes, ahora solo nos rodea la naturaleza; no resulta extraño ver ciervos, ardillas o alguna que otra ave atravesar la carretera de lado a lado sin caer en la cuenta de nuestro paso. Algo que no nos preocupa dado el ritmo al que rodamos con la Indian Roadmaster. ¡Qué sensación de libertad!

En Castilla-La Mancha

Nuestra más o menos breve incursión en Ciudad Real comienza a la altura de Casa Torrecilla, donde ahora la vía cambia de nombre, CR-500; una carretera que nos acompañará hasta la CR-5004 hacia el río Jándula, donde más tarde decidiremos subir por la CR-5002 hacia Hoyo en un camino de ida y vuelta cuyas vistas y trazado merecen la pena ser descubiertos. La bajada encamina nuestros pasos hacia San Lorenzo de Calatrava perdiendo altura para acercarnos, a no mucho tardar, a Viso del Marqués, ciudad monumental en la que resulta conveniente una pequeña parada para descubrir sus tesoros.

Almuradiel nos devuelve a la autovía que atravesaremos en busca de Castelar de Santiago. La suave sierra del Cambrón conectará, después de Aldeaquemada, con el famoso desfiladero de Despeñaperros. ¡Qué magna obra para salvar las curvas de antaño! Una vez superado, abandonamos en La Carolina el ajetreo de la vía principal para volver a Úbeda por Arquillos y la A-301.

El reencuentro con la localidad jienense nos recuerda que todavía tenemos una sierra pendiente de visitar. En esta ocasión, la Roadmaster apunta su prominente aleta delantera hacia Torreperogil, lugar en el que la A-315 nos acerca a Cazorla por Peal de Becerro. Las vistas monumentales sorprenden al viajero junto con las impecables paredes blancas de las casas que salpican la montaña. Un entorno privilegiado que nos anuncia el cambio de tercio dejando atrás, de nuevo, cualquier signo de civilización.

Pasado La Iruela, nos esperan mil y una curvas por el Puerto de las Palomas, a 1.290 metros de altitud. Las vistas del valle siguiendo el río Guadalquivir son, en días despejados, de postal… nos dicen, ya que nos encontramos con una ligera bruma que no nos abandona durante todo el camino. Los rigores del calor veraniego pasan factura y el trabajo físico entre tanto viraje, obligan a una parada en el Embalse de Tranco de Beas, donde un baño en sus limpias aguas nos devolverá las fuerzas que necesitamos para afrontar la última parte de nuestro recorrido.

Recta final

Es tiempo de comenzar a cubrir lo que será la recta final del trazado… Una forma de hablar, porque de recto no tiene nada precisamente. Hornos será el punto en el que comencemos a rodear el pantano por el lado contrario mientras rodamos por la A-317. Santiago de la Espada nos lleva al Puerto del Pinar y Puebla de Don Fadrique, donde el paisaje vuelve a cambiar mientras perdemos altura. No será hasta pasado Huéscar y llegar a Castril donde la sierra de su mismo nombre recupera un entorno más idílico, acompañado del embalse del Portillo. Las vistas son tan cambiantes como el trazado por el que rodamos sin descanso. La Indian Roadmaster cumple sin tacha, en esta ocasión con imágenes de la sierra de Quesada, a la altura de Huesa. El propio pueblo de Quesada anticipa el reencuentro con Peal de Becerro y, poco después, la llegada con obligado descanso en Úbeda.

Establecimiento recomendado

Este establecimiento se erige como perfecta representación del grandioso pasado renacentista de Úbeda. Construida en el siglo XVII, comenzó como glamurosa casa señorial para pasar en nuestros días a ofrecernos sus estancias, 12 en total, con 2 suites. Dominan los techos altos, así como diferentes materiales que aportan clase y nobleza entre sus paredes. Estilo rústico y muebles señoriales cierran el círculo de un ambiente cálido y acogedor. ¡No te pierdas la oportunidad de visitarlo y reserva en Rusticae!

Si quieres conocer más lugares de nuestro país sobre tu moto, el Club Soy Motero de Mutua Madrileña te propone las rutas con más encanto de la geografía española. Hay una decena de posibilidades a lo largo de toda España, incluyendo los archipiélagos balear y canario. En cada una de ellas encontrarás información tanto del recorrido como de sus lugares más interesantes o los mejores puntos para descansar. También tienes la posibilidad de elegir hoteles con descuento.

Visita la página www.clubsoymotero.com, y en su sección de rutas encontrarás todo esto y más. Ahora que ha comenzado el buen tiempo, el Club Soy Motero de Mutua Madrileña, te pone aún más fácil disfrutar de la geografía española en la mejor compañía.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La cuarta edición del concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel re...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

En la pasada edición de Motociclismo Rally Ávila, seis inscritos tuvieron la oportuni...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...