Yvonne Cerpa, la nueva gran esperanza del motociclismo femenino español

La piloto barcelonesa de tan solo 12 años ha logrado su primer podio en su cuarta carrera en PreMoto3.

Yvonne Cerpa con el trofeo del tercer puesto de PreMoto3 en Jerez (Foto: RFME).
Yvonne Cerpa con el trofeo del tercer puesto de PreMoto3 en Jerez (Foto: RFME).

El dominio español del panorama mundial del motociclismo alcanza también a la vertiente femenina. En los últimos años las pilotos más brillantes de velocidad han pasado de ser casos aislados repartidos por el mundo como la finlandesa Taru Rinne, la japonesa Tomoko Igata o la alemana Katja Poensgen a ser españolas.

ROMPIENDO LAS BARRERAS

Elena Rosell puso la base ganando la carrera de Albacete 2009 de la Kawasaki Ninja Cup –la categoría monomarca que se corría junto al CEV-, y en Aragón 2013 fue María Herrera la que hizo historia al convertirse en la primera mujer en ganar una carrera del CEV, extendiendo su proeza al FIM CEV el año siguiente con su triunfo en Jerez.

Después –hace exactamente hoy dos años- Ana Carrasco rompería todas las barreras al llevarse el título mundial de Supersport 300 en 2018 y convertirse en la primera mujer piloto en ganar un campeonato del mundo de la Federación Internacional de Motociclismo; mientras que en este 2020 la madrileña Beatriz Neila ha arrasado en la Women’s European Cup.

Ana Carrasco, campeona del mundo de WSSP300
Ana Carrasco, campeona del mundo de WSSP300

Con Herrera, Carrasco y Neila asentadas a nivel internacional, toca mirar a la cantera del ESBK, hasta el año pasado RFME CEV. En él, las mujeres siempre han tenido protagonismo. Por un lado con la categoría de féminas, donde Pakita Ruiz –que también se ha dejado ver por las categorías mixtas- se ha mostrado como la gran dominadora absoluta mientras Cristina Juarranz cosechaba éxitos con la categoría 1.000cc, y por la que han pasado grandes pilotos como Andrea Sibaja, Laura Martínez, Noelia Chaves, María Bellot o Nuria Llabrés, por nombrar a unas cuantas.

Sin embargo, más allá de dicha categoría, son ya varias las pilotos que han brillado con luz propia en las categorías mixtas. En 2015, Elena Rosell acabó cuarta en Superstock 600, con un segundo puesto en la carrera de Valencia. En 2018, María Herrera estuvo en dicha categoría y terminó su año de debut en séptima posición, igualando en Navarra la segunda posición de Rosell. En 2019 logró otro podio al ser tercera en Navarra, ya en Supersport.

Volviendo a 2018, fue el año en el que Beatriz Neila acabó cuarta en Supersport 300 logrando tres podios (un segundo en Jerez y dos terceros en Albacete y Valencia) y subcampeona de la Yamaha R3 bLU cRU Challenge a solo cuatro puntos de Unai Orradre.

YVONNE CERPA, LA NUEVA ESPERANZA

Y en ese mismo 2018, mientras Herrera y Neila llevaban el toque femenino al podio de algunas de las principales categorías, una joven piloto iba empezando a tallar su camino por la base: en la carrera de Barcelona, una niña de 10 años llamada Yvonne Cerpa sumaba su primer punto en Moto4.

 Yvonne Cerpa antes de salir a carrera (Foto: Manu Tormo).
Yvonne Cerpa en parrilla antes de salir a carrera (Foto: Manu Tormo)

Nacida en Barcelona el 24 de octubre de 2007 y residente en Castelldefels, Cerpa tenía cuatro años cuando se subió por primera vez a una moto en un karting. Tras dar sus primeros pasos en competición en el Minivelocidad catalán, en 2018 llegó al nacional en Moto4, categoría en la que también corrió el pasado 2019.

En este 2020 comenzó la temporada en Moto4, pero tras dos rondas decidió dar el salto a PreMoto3 tras fichar por el IgaX Team, uno de los equipos referencia del ESBK. Una gran oportunidad y, a la vez, un reto enorme, ya que además de llegar al equipo que defendía el título conquistado por David Real el año anterior, iba a tener como compañero a Joel Esteban, que hasta este momento había ganado las cuatro carreras de la temporada.

Un cambio que notó rápidamente, ya que las PreMoto3 son máquinas que superan los 200 kilómetros por hora: “Lo que más me sorprendió es la potencia de la moto. Al tamaño no me costó adaptarme, pero sí que es cierto que la velocidad es algo que noté de inmediato”, explica Cerpa, que llegaba con ilusión pero con prudencia a su debut en el Ricardo Tormo.

Allí dejó a todo el mundo boquiabierto: se metió novena en parrilla y en su primera carrera en la categoría se enganchó al grupo delantero, terminando sexta a medio segundo del ganador. Lejos de ser casualidad, volvió a hacerlo en la segunda manga, donde acabó quinta y a menos de medio segundo, siempre rodeada de pilotos que llevan bastantes más carreras que ella en la categoría.

Yvonne Cerpa con el número 41 en la carrera de Jerez (Foto: Manu Tormo).
Yvonne Cerpa con el número 41 en la carrera de Jerez (Foto: Manu Tormo).

PODIO HISTÓRICO Y PROMETEDOR

Mucha gente me decía que podía estar delante, pero quizás no me esperaba pelear por el podio desde el principio”, admite Cerpa, que en Jerez no solamente confirmó sus buenas sensaciones, sino que fue un paso más allá: tras ser séptima en parrilla y quinta en la primera manga a dos décimas del segundo (la victoria fue para Real en solitario), en la segunda carrera volvió a luchar por la segunda posición y solo su compañero Esteban pudo con ella, terminando tercera.

Ahora ya me lo puedo creer más”, asegura la piloto catalana, que tras convertirse en la primera mujer en subir al podio del nacional de PreMoto3 repasa cómo fue la carrera: “Salí mal, se me levantó la moto y pensaba que estaba todo perdido; pero fui remontando hasta que, en la última vuelta, pase a dos en la curva 9, cerré la puerta en la última curva y lo conseguí”, relata Cerpa, que no pudo contener la emoción:

Cuando crucé la meta y vi que no me pasaban me puse a llorar, no me lo creía. Me dije: Yvonne, aquí lo tienes. La sensación de entrar en el parque cerrado fue impresionante. Nunca había estado en un corralito del Campeonato de España”, recuerda.

 Yvonne Cerpa hizo historia al subir al podio de PreMoto3 en Jerez (Foto: Manu Tormo).
 Yvonne Cerpa hizo historia al subir al podio de PreMoto3 en Jerez (Foto: Manu Tormo).

Un podio que, siendo un hito, no es más que la base de una trayectoria que se antoja prometedora. Ahora marcha undécima en la general tras haber disputado solo cuatro de las ocho carreras, por lo que el resultado de este 2020 importa poco. “Este tramo de temporada lo afrontamos como preparación de cara al 2021, pero viendo que estoy delante me gustaría intentar acabar en el top 8”, asegura Cerpa, que tiene muy claro cuál es su objetivo en el motociclismo y qué es lo que necesita:

Me gustaría llegar al mundial Moto3, pero es muy complicado, Creo que con mucho esfuerzo se puede llegar, pero también hace falta una pizca de suerte y ¡dinero!”, concluye Yvonne Cerpa, sin duda la nueva gran esperanza del motociclismo femenino español.

Archivado en:

Ana Carrasco primera piloto de la historia en ganar un Mundial absoluto

Relacionado

Ana Carrasco se convierte en primera piloto de la historia en ganar un Mundial absoluto

Beatriz Neila festeja su título en lo más alto del podio

Relacionado

Beatriz Neila se proclama campeona de Europa 2020 tras ganar todas las carreras