Técnicas de conducción: ¡cuidado con el verano!

Los meses del verano, además de calor, llevan más motos que ninguna otra estación a nuestras calles y carreteras. Cuidado sin embargo con esa combinación de calor y vacaciones…
Texto: Josep Armengol Fotos: MPIB -
Técnicas de conducción: ¡cuidado con el verano!
Técnicas de conducción: ¡cuidado con el verano!

Tenemos la suerte de vivir en un país de clima benigno, aunque cada vez más caluroso en verano (lo del calentamiento no sé si será global, pero «local» desde luego que lo es). Y también tenemos la suerte de que en nuestro país por su historia, mezcla de culturas, ubicación, etcétera, es muy rico en tesoros apreciados por turistas. Así que en estas fechas nuestras ciudades y pueblos se ven invadidos por una cantidad notable de autobuses, coches y también por supuesto motos «no habituales» cuya conducción puede ser errática ya porque andan perdidos, cansados, o distraídos por esos encantos que disfrutamos en España. Y al aparcar todos se convierten en peatones: más despistados aún y, por tanto, con los que más cuidado tendremos que tener a bordo de nuestro scooter. El verano no sólo trae turistas, como decía también trae calor, y cuesta más equiparse como es debido para andar sobre dos ruedas. Pero sigue siendo igual de vital llevar un casco, mejor integral que abierto, guantes aunque sean finos, incluso chaqueta y pantalón, por ligeros que sean, y calzado adecuado. Y si el turista eres tú, no pierdas de vista que quizás no sea mala idea llevarte en el equipaje tu propio equipo básico (caso y guantes) si piensas alquilar algo allí donde vayas, aunque sea un aparentemente inofensivo scooter pequeño. Aunque las vacaciones sean para relajarse no lo hagas cuando conduzcas.

Casco: integral

<

p> Que llevar casco andando en moto o scooter es cuestión de vida o muerte no creo que sea una novedad para nadie: incluso un golpe tonto puede acabar muy mal si no tenemos la cabeza bien protegida. Y aquí «bien» es importante: olvídate de entrada de los cascos «certificados» (pero no homologados) o «quitamultas», pretender engañar a la policía me importa menos que seas capaz de engañarte a ti mismo creyendo que «eso» te protege. Pero es que incluso los cascos abiertos homologados «buenos» son... «malos» y, desde aquí, queremos dejar claro que no los recomendamos: aparte de no proteger la cara (insectos, piedras, cristalitos... pueden hacer daño y provocar una situación de riesgo), en caso de caída no deslizarán sobre el asfalto como lo haría un integral. La lesión habitual con estos cascos no son (sólo) heridas faciales, son problemas cervicales precisamente por esa falta de deslizamiento.

Publicidad

Manos: usa guantes

La protección de la cabeza es vital, pero si ante una situación de riesgo no somos capaces de controlar y salir airosos, quizás la cosa no quede sólo en otra anécdota más que contar a los amigos. Cada vez veo más gente andando en moto o scooter sin guantes: a ellos puedo entenderles (aunque ¿ni siquiera se han caído de una bici?), a ellas no las entiendo porque, a fin de cuentas, el manillar es algo sucio y si se cuidan tanto las manos... ¿por qué las exponen tantísimo si un par de guantes ligeros de ciudad, además de ser monos y elegantes, cuestan poquísimo? A ver si entre todos corremos a voz. Además, un guante no sólo evitará llegada la caída muchos daños desagradables («seguridad pasiva») sino que puede ayudar a evitar esa caída («seguridad activa») protegiéndonos de piedras o insectos que nos golpeen en marcha, y permitiendo que ejerzamos más fuerza
a los mandos.

Ese tráfico...

Solemos tratar bastante en esta sección el cuidado que hay que tener al andar sobre dos ruedas en tráfico urbano, donde con más frecuencia podemos ser víctimas de acciones de otros, o de nuestra falta de atención; el calor empeora todo eso. Evita seguir demasiado cerca y justo por en medio al coche que te precede o, si para de repente, no podrás evitar darle por detrás. Busca siempre escapatorias laterales, y fíjate qué hacen los que te rodean no sea que te «encierren» entre dos coches que quieran cambiar de carril. Mira siempre el tráfico bien por delante de ti, sin perder de vista «de reojo» (visión periférica) lo que hacen los que andan a tu lado, y detrás de ti (espejos). Así, cuando alguien haga algo que pueda suponer un riesgo para ti lo verás a tiempo y podrás avisarle, o apartarte rectificando tu trayectoria, a tiempo. Toda atención es poca cuando circulamos sobre dos ruedas.

Publicidad

Turistas sueltos

Allí donde haya un monumento o atracción turística importante, habrá autocares y coches aparcados, un buen montón de turistas, peatones, despistados, cruzando por donde no deben, mirando hacia donde no viene nadie... Ten bien preparado el pulgar sobre la bocina para poderla usar rápidamente, pero ten también preparado el máximo cuidado y precaución en esas zonas porque por ahí será claramente una mala idea andar con prisas, o deprisa, o distraído. Eso ya sabes que implica estar con la mirada bien pendiente de todas partes, y los dedos índices en las manetas de freno para exhibir esos reflejos instantáneos con tiempo récord de reacción que aquí te hemos enseñado. Cuidado también en zonas costeras y a según qué horas con los que anden «colocaditos» (aunque algunos parecen no estar sobrios nunca).

El truco

Con el calor baja nuestro nivel de atención y aumenta nuestro tiempo de reacción: lo hemos comentado más veces, pero existe una forma muy sencilla de conseguir tiempos de reacción rapidísimos ante situaciones de riesgo. El truco consiste en «tener el dedo preparado en el gatillo»: los dedos índices (o el corazón si te sientes más cómodo y llegas mejor, o ambos cuando la cosa está mas fea) en las manetas de freno (o maneta derecha en motos), y el pulgar preparado en el botón de la bocina. Haz la prueba, siéntate en tu moto, coge los manillares con normalidad y fíjate cuánto tardas en sacar los dedos para accionar las manetas o/y la bocina. Ahora ten los dedos «preparados» (en manetas y botón), y repite la prueba: todo ese tiempo puede ser vital para avisar o/y detenerte a tiempo antes una emergencia. Incluso a sólo 40 km/h se recorre un metro cada décima de segundo, y en eso no se pierden menos de tres…

No te olvides...

  • Nunca vayas en moto o scooter «ni a la esquina» sin casco: tu cabeza vale demasiado como para jugársela.
  • Evita usar cascos abiertos tanto como puedas, no ofrecen tanta seguridad en conducción ni en caso de caída como los integrales.
  • Lleva guantes, aunque sean finos (y baratos) será mejor que ir con las manos desnudas. Además así no te las ensuciarás ni estropearás (chicas tomad nota).
  • Además del obligatorio casco y los guantes, cuida qué calzado usas: que sea protector y seguro (que no pueda caerse), sobre todo al ir en moto con partes mecánicas calientes descubiertas.
  • Usar una chaqueta ligera y pantalón largo es lo más seguro no sólo para evitar algún daño en caso de caída, sino para que algún objeto o insecto no pueda golpearte en marcha distrayéndote.
  • Si viajas y piensas alquilar, es buena idea llevarte tu propio equipo básico de casa.
  • La atención de la gente empeora con el calor: deberás extremar las precauciones en tráfico urbano por ese motivo y porque habrá más gente imprevisible (turistas, novatos) que nunca.
  • Especial cuidado con los peatones en zonas turísticas, que serán muchos turistas.
     

Publicidad
Te recomendamos

Te invitamos a que vivas una jornada en Madrid con el equipo de pruebas de MOTOCICLIS...

Tres opciones de chaquetas de verano para no bajar la guardia en seguridad y confort ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...