¿Cómo debe hacerse un contrato de compra-venta de una moto?

Se deben incluir algunos documentos que hagan segura y fiable la adquisición de una motocicleta

El contrato de compra-venta de la moto será necesario antes del apretón de manos. Fuente: iStock/RossHelen
El contrato de compra-venta de la moto será necesario antes del apretón de manos. Fuente: iStock/RossHelen

El mercado de la compra y venta de motocicletas es abundante, ya que muchos usuarios prefieren adquirir modelos de segunda mano en lugar de gastarse más por una moto nueva. Muchos de ellos no tienen el dinero suficiente y otros optan por motos ya usadas para dar los primeros pasos sobre las dos ruedas, ya que temen cualquier percance que sería más costoso si están estrenando una motocicleta.

Esto hace que sea interesante saber cómo se debe hacer un contrato de compra-venta de una moto y, de ese modo, evitar cualquier problema legal o de garantías.

¿Cuándo se hace un contrato de compra-venta de una moto?

La respuesta es obvia, ya que se realiza cuando un comprador adquiere la moto de un vendedor. Eso sí, hay algunas cuestiones que se deben tener presentes para que la transacción no sea un quebradero de cabeza o un engaño por parte de alguno de los implicados, especialmente por el lado del que vende. De hecho, el vendedor de la moto debe acreditar los siguientes documentos en el contrato:

  • Tiene que quedar claro que es el propietario de la moto, incluyendo para ello el documento nacional de identidad, el permiso de circulación y la tarjeta de inspección técnica de vehículos.
  • Además, debe constatar que el impuesto de vehículos de tracción mecánica está pagado o a corriente de pago en el año en que se realiza la transacción.
  • Por otro lado, conviene incluir una cláusula que asegura que la moto no tienen ningún tipo de gravamen anterior o alguna multa sin pagar. De lo contrario, cuando se compra, es posible encontrarse alguna sorpresa desagradable.
  • Además, también hay que asegurarse de que no hay ninguna avería en la moto, ni ha sufrido alguna caída grave que la haya dañado en el interior.

Una vez hecho todo esto, el contrato deberá ser firmado por las dos partes, llevándose cada una una copia del mismo. Cuando esta acción se lleva a cabo y el nuevo propietario tiene las llaves y el vehículo, deberá cambiar la titularidad para dejar claro que a partir de ese momento le pertenece.

Momento de la compra de una moto. Fuente: iStock/JackF
Momento de la compra de una moto. Fuente: iStock/JackF

Esto también le conviene al vendedor, puesto que se puede encontrar con que el comprador no lo hace inmediatamente y en ese espacio de tiempo comete diversas acciones sancionables. Necesitará tener el contrato para alegar en Tráfico que no fue él o ella quien las cometió, ya que desde el día que se marca en los papeles, la moto pertenece a otra persona.

Por parte del comprador, deberá contratar un seguro cuando compre la moto de segunda mano, ya que, como por todos es sabido, siempre se debe circular asegurados.

Registro de vehículos

No obstante, si no se tiene la certeza de que la moto está en buen estado, siempre es posible acudir al Registro de Vehículos de la DGT, ya que es de carácter público. Una vez allí, si se demuestra que se está en un proceso de compra (es decir, si es una consulta legítima), será posible conocer los siguientes datos: titularidad del vehículo, datos técnicos, número de titulares anteriores, situación administrativa, fecha de caducidad de ITV, cargas o gravámenes que impiden la transmisión del vehículo y la acreditación de que el vehículo está libre de cargas.

Archivado en:

Ventajas de comprar y vender una moto en un Concesionario Oficial

Relacionado

Ventajas de comprar y vender una moto en un Concesionario Oficial

Requisitos para comprar una moto de segunda mano

Relacionado

Requisitos para comprar una moto de segunda mano

La compra de moto de segunda mano, la opción más utilizada

Relacionado

La compra de moto de segunda mano, la opción más utilizada

Los mejores vídeos