¿Por qué cada vez se usan menos los lubricantes minerales?

Su uso es cada vez menor en favor de los aceites sintéticos que no provienen íntegramente del petróleo

Los lubricantes minerales se usa cada vez menos. Fuente: iStock/Ake Ngiamsanguan
Los lubricantes minerales se usa cada vez menos. Fuente: iStock/Ake Ngiamsanguan

El aceite es el elemento esencial para lubricar las piezas móviles del motor, ya que aminora la fricción, evitando así que se desgasten y se estropeen. Por esa razón, contar con el mejor aceite posible es algo que cualquier motorista debe tener muy presente.

De un tiempo a esta parte, los lubricantes minerales han ido perdiendo preponderancia con respecto a los sintéticos, ya que estos se crean con los ingredientes que mejor le vienen a cada motocicleta, mientras que aquellos pueden incluir aditivos, pero se obtienen directamente del petróleo.

¿De qué se componen los lubricantes minerales?

Como se ha apuntado, los aceites minerales se obtienen a partir de la refinación del petróleo, clasificándose en dos tipos: los monogrado y los multigrado. Los primeros tenían como fin el uso en los motores que no alcanzaban los 85º de temperatura, mientras que los segundos se han venido empleando en aquellos motores que sí tienen cambios de temperatura que exceden esos 85º.

En cuanto a la composición, al provenir del petróleo, incluyen hidrocarburos (al menos las tres cuartas partes) a los que se han añadido otros aditivos que hacen que funcionen mejor, tales como dispersantes o detergentes.

Ventajas de seguir utilizando lubricantes minerales

El principal argumento de utilizar aceite de origen mineral es su precio, ya que es considerablemente más barato que el sintético. Claro que como contrapunto hay que mencionar que también duran mucho menos. No en vano, se suele cambiar a la mitad de kilómetros que el sintético.

Asimismo, son los mejores aceites para los motores clásicos, es decir, para aquellos que se construyeron para funcionar óptimamente con este tipo de lubricantes. Por lo tanto, si se cuenta con un modelo de moto de estas características, no hay que hacer experimentos, sino emplear el aceite que mejor le viene a su mecánica, ya que suele ofrecer una mayor refrigeración y una mejor protección.

Cambio de aceite mineral. iStock/dreamnikon
Cambio de aceite mineral. iStock/dreamnikon

Por otro lado, los aceites de este tipo suelen ser muy utilizados en las pequeñas motos de ciudad que no suelen emplearse cada día, de manera que el conductor trata de ahorrar lo máximo posible. Hay que tener en cuenta que si el uso no es continuado, a pesar de durar menos, el aceite mineral se mantiene en buen estado.

Del mineral al sintético

El hecho de que cada vez se use más el aceite sintético se debe a que la mayoría de los motores soportan ambos lubricantes. No hay que tener miedo a cambiarlos, ni a que haya restos de uno y se eche el otro. Ambos pueden coexistir, aunque, como es evidente, es mejor hacer el cambio en la tipología precisamente cuando toque cambiar el aceite de la moto porque esté sucio o deteriorado.

Sea como fuere y se elija el que se elija, tanto el lubricante mineral como el sintético han de estar en perfectas condiciones para que realicen su labor con todas las garantías, protegiendo así al motor y haciendo que este funcione de un modo más óptimo.

Archivado en:

Cómo cambiar el aceite de la horquilla

Relacionado

Cómo cambiar el aceite de la horquilla

Cambio de aceite en motos

Relacionado

Cambio de aceite en motos

Elegir entre aceites minerales y sintéticos depende del tipo de moto. Fuente: iStock/ALEKSEY SHVEDOV

Relacionado

Aceites minerales y sintéticos: ¿cuál es mejor para la moto?

Los mejores vídeos