¿En qué fijarse al comprar motos de carreras de segunda mano?

El mercado de segunda mano suele deparar buenas oportunidades, incluso en lo referente a motos deportivas

Motos de carrera de segunda mano. Fuente: iStock/pastie
Motos de carrera de segunda mano. Fuente: iStock/pastie

Comprar una moto de segunda mano es algo muy habitual, ya que este mercado es muy nutrido y, en general, se puede conseguir lo que se desea. Sin embargo, cuando se quiere comprar una moto de carreras deportiva, las opciones son menores y, por lo general, más caras, con lo que conviene estar atentos a algunos detalles para que la adquisición sea positiva.

No obstante, por regla general no suele haber grandes problemas, ya que estamos hablando de un segmento de motocicletas que suelen estar bien cuidadas por sus dueños. A fin de cuentas, solo los verdaderos amantes del motociclismo invierten en máquinas capaces de competir (o que han competido) en circuitos.

Qué revisar

A pesar de todo, sí que hay que hacer una correcta revisión de la moto en cuestión. Hay ocasiones en las que el que lo vende es un usuario particular, de manera que hay que quedar con él para que la enseñe. Otras veces son comercios de compra-venta los que las ofrecen, y en un menor número de ocasiones se puede adquirir en subastas.

En cualquier caso, el comprador no debe apresurarse a pagar “lo que sea”, ya que puede que esté desembolsando una cantidad que no se corresponde con lo que va a obtener. Obviamente los vendedores van a intentar conseguir el precio más alto posible, de manera que habrá que mantener la calma, especialmente si se trata de una subasta.

Moto de carreras. Fuente: iStock/ivi23g
Moto de carreras. Fuente: iStock/ivi23g

Sea como fuere, hay que tener presentes algunas comprobaciones necesarias para constatar que la moto se halla en perfectas condiciones.

  • Lo primero que hay que comprobar es si la moto tiene todos los trámites actualizados, es decir, si ha pasado la ITV, si no hay multas pendientes, si cuenta con el permiso de circulación y si todos los impuestos están pagados.
  • A continuación, el aspecto exterior será clave para adivinar si la moto ha sufrido algún accidente. Es decir, el buen estado del carenado y de otros elementos como los manillares o las piezas que están más a la vista influirán en la decisión.
  • Posteriormente, será conveniente montarse en la moto, arrancarla y comprobar los frenos. Lo más recomendable es que estos no estén desgastados o en mal estado, puesto que una reparación podría encarecer mucho el producto. Además, no se podría utilizar nada más comprarla, puesto que no ofrecería todas las garantías. A esto se añade que si los discos no se encuentran en buenas condiciones, quizás sea debido a una mala utilización o a un incorrecto mantenimiento por parte del anterior dueño.
  • Por otro lado, tanto las suspensiones como la horquilla tienen que funcionar a la perfección y que no presenten restos de aceite.

Ni que decir tiene que el dueño de la motocicleta deberá dejar hacer estas comprobaciones, ya que, de lo contrario, posiblemente oculte alguna avería. Asimismo, que existan desperfectos no quiere decir que no se deba adquirir, aunque sí que se podrá solicitar una rebaja.

En el caso de las motos de carrera que han conducido en el mundial de motociclismo, obviamente el canal es algo diferente.

Archivado en:

La compra de moto de segunda mano, la opción más utilizada

Relacionado

La compra de moto de segunda mano, la opción más utilizada

Experiencias con motos de segunda mano

Relacionado

Experiencias con motos de segunda mano

Motos de segunda mano a precio de ganga

Relacionado

Motos de segunda mano a precio de ganga

Los mejores vídeos