Cómo caer de la moto con más seguridad

No siempre podemos evitar una caída, por lo que es importante prepararse antes de un impacto.
Óscar Pena. Fotos: MPIB -
Cómo caer de la moto con más seguridad
Cómo caer de la moto con más seguridad

Existe una máxima entre los motoristas que no tiene discusión. Si montas en moto habitualmente alguna vez te caes, y si no te has caído aún, lo harás. Sí, o sí, el motorista da con sus huesos en el suelo por infinidad de motivos, que analizaremos en otros artículos, pues el que nos ocupa trata de establecer las claves para hacernos el menor daño posible en el momento en que esto sucede. Es decir, como caer de la moto con la mayor seguridad.

No obstante, podemos recopilar algunos ejemplo básicos del porqué acabamos descabalgados. Así, una caída puede ser por un error de conducción propia (despiste, velocidad excesiva, falta de habilidad sobre tu moto, inexperiencia, exceso de confianza, etc); por un error de conducción de un tercero (un vehículo que maniobra erróneamente al no verte, o no señaliza debidamente una maniobra, o se salta un semáforo cuando tu inicias la marcha en dirección perpendicular,  o incluso está estacionado en doble fila donde no debería. Un peatón que cruza la carretera por un sitio inadecuado, etc); o por el mal estado de la carretera.

Caídas por el mal estado de la carretera

En este sentido, y dado que ésta es inmóvil, nosotros los motoristas hemos de adecuar la conducción al estado de la misma. Así, si vemos que hay suciedad, el firme esta resquebrajado o deslizante, o esta mojado, deberíamos tomar las medidas de precaución necesarias para evitar un accidente. Sin embargo, hay algunas situaciones en las que es inevitable la caída, pese a ser prudentes. Por ejemplo, un socavón pronunciado que no está señalizado, una inoportuna mancha de aceite derramada sobre la vía en medio de una curva con visibilidad y aparentemente en perfecto estado, o esa suciedad acumulada durante el verano que tras las primeras lluvias hace de la carretera una «pista de hielo», más si se trata de un paso de cebra o las líneas de la carretera, y aun siendo muy cautos, terminamos cayendo.

Así las cosas, ¿cómo debemos reaccionar ante estas situaciones? El primer aspecto a tratar tiene que ver con nuestro equipamiento. Debemos siempre circular con el equipo adecuado. Porque así, al tocar el suelo, el riesgo de lesiones se minimiza considerablemente. Un buen casco, mucho mejor integral que abierto, guantes de calidad, cazadora con protecciones y espaldera incorporada, o mono de cuero, botas de moto mucho más resistentes que unos zapatos o zapatillas de deporte, y pantalones específicos para moto, como los de cordura  vaqueros con protecciones de kevlar que evitan dolorosas abrasiones, son fundamentales para minimizar lesiones importantes al caer. Circulando bien equipados, y ya metidos en situación, las caídas podemos dividirlas básicamente en dos clases.  Aquellas en las que tenemos margen de maniobra para minimizar los daños porque las vemos venir (que son las menos), y aquellas en las que esta llega por sorpresa y no tenemos  mucho que hacer por el escaso o nulo tiempo de reacción.

Hay dos tipos de caídas en moto

Entre las primeras, las caídas en moto en las que tenemos margen de reacción, si estamos circulando en carretera o en ciudad, es importante en la medida de lo posible mantener la calma y observar rápidamente el entorno. Hay que evitar a toda costa impactar contra otros vehículos o un objeto fijo, como un poste o un guarda rail, y por ende, si vemos que nos vamos derechos contra algo, la mejor reacción es la de forzar la caída de la moto para detenernos antes de llegar a impactar contra otra cosa que no sea el suelo. ¿Cómo lo hacemos? Frenando con contundencia con el freno delantero y girando la dirección hacia  el lado sobre el que queremos deslizar. Una vez en el suelo, no podremos hacer nada más que dejarnos ir hasta que nos detengamos. Es importante contraerse lo menos posible, cosa harto difícil, pues de este modo el cuerpo absorberá mejor el impacto. La constitución física también importa en estos casos. Una persona musculada o en forma está mejor protegida que otra que no lo está. Este tipo de caída es muy habitual rodando en circuito. Ante un alcance a otro piloto, una caída del mismo delante de nosotros, una trazada errática, o un exceso de fogosidad en un momento dado, terminamos arrastrando por el suelo sin consecuencias que vayan más allá de las psicológicas por el error cometido.

También se puede dar el caso de, que maniobrando a baja velocidad, perdamos el equilibrio o el control sobre nuestra montura. En este caso, nada mejor que soltar la moto y dejarla caer, mal que nos pese, antes de meter la pierna entre ella y el suelo para intentar sujetarla, lo que muy probablemente no conseguiremos y encima podría terminar en una fractura de la pierna por atrapamiento.  De este modo no evitaremos que nos duela en el bolsillo, pero si en nuestro cuerpo, que al fin y al cabo es de lo que se trata.

Cuando la caída llega de repente, las caídas en moto en las que no tenemos margen de reacción, la «suerte» tiene un papel preponderante.  Circulando en carretera una súbita caída hacia fuera nos meterá en el carril contrario, y si no viene circulación en contra, seremos afortunados. En el otro supuesto nos iremos directos contra el guardar rail, en cuyo caso habrá que tener suerte para pasar por debajo o alcanzarlo lo suficientemente despacio como para no hacernos mucho daño. En esto la prudencia al circular, evitando ir a velocidad excesiva, marcará el daño de la lesión que podamos llegar a sufrir. Y también, como en supuestos anteriores, será más importante que nunca si cabe ir lo mejor equipados posible.

Caso de colisionar contra otro vehículo, normalmente un coche, suelen darse dos casos. En el primero salimos despedidos por encima del mismo. Caeremos en el suelo, probablemente con alguna fractura en las extremidades, bien derivada del propio impacto, o bien del golpe contra el suelo. En principio es bastante mejor que el segundo caso, que no es otro que dar con nuestros huesos contra el vehículo en cuestión o quedando atrapado bajo el mismo. Aquí las consecuencias son más imprevisibles, y mejor es no pensarlo.

Sea como fuere, son infinitas las formas de caerse, y la precaución e ir bien equipado es la mejor arma para evitar lesiones de gravedad en caso de caída. De este modo al producirse, las consecuencias en nuestro cuerpo serán menores que si circulamos como si no hubiera nada ni nadie a nuestro alrededor.

Te puede interesar:

La edad mínima del acompañante en moto

La preparación física en moto

¿Puede una moto adelantar por la derecha?

Te recomendamos

Con dos modalidades para elegir: 23,5 y 13 kilómetros....

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...