Scott Redding: La última frontera

Píldoras 2020, capítulo 11: Scott Redding, subcampeón del Mundial de Superbike 2020.

Scott Redding ha sido subcampeón mundial en su año de rookie
Scott Redding ha sido subcampeón mundial en su año de rookie

La carrera deportiva de Scott Redding siempre ha estado condicionada por las expectativas. Su deslumbrante talento llevaba aparejada la presión por transformarlo en resultados, y convertirse en el ganador más joven de la historia de los grandes premios le coloco el cartel de futuro candidato a conquistar MotoGP, con el añadido de ser la esperanza británica para terminar su eterna sequía.

Pasaron los años y un subcampeonato de Moto2 era su mejor bagaje antes de llegar a MotoGP, donde fue capaz de subir al cajón tanto con una Honda satélite como con una Ducati satélite. Actuaciones que servían para recordar su gran talento pero que no encontraban la continuidad que las marcas buscan para un piloto oficial.

La ansiada oportunidad no llegó y dijo adiós a MotoGP el mismo día que Can Oncu le quitaba su histórico récord. Legendaria fue su despedida, cuando se despojó del mono en pista y se quedó prácticamente desnudo ante el público valenciano. Visto en perspectiva, fue casi una metáfora: al quitarse el mono, quería desprenderse de todo lo vivido en los grandes premios para empezar con lo puesto.

Rechazó ofertas para estar en el Mundial de Superbike a cambio de una moto ganadora en un equipo ganador en el British Superbike. Si tenía que salir de MotoGP, al menos quería poder ganar carreras. Allí, en un campeonato tan competido y en trazados donde no había corrido (salvo algunas excepciones), encontró la redención, dejando fluir su talento con la suficiente regularidad como para ser campeón.

Scott Redding con la medalla que le acredita como subcampeón del WSBK 2020
Scott Redding con la medalla que le acredita como subcampeón del WSBK 2020

Con el título del nacional más importante del mundo bajo el brazo y –sobre todo- la confianza renovada, se embarcó en la aventura del Mundial de Superbike como piloto oficial Ducati, cogiendo el relevo de Álvaro Bautista como encargado de llevar la Panigale V4R al título y devolver a la marca italiana a lo alto del campeonato que tradicionalmente han dominado como ninguna otra marca.

Pasó de ser el encargado de terminar con la sequía británica en el Mundial de MotoGP a serlo del fin de la sequía de Ducati en el Mundial de Superbike. No tardó en adaptarse a la categoría y menos a la moto, la misma que había llevado en el BSB con distintas especificaciones. Los podios llegaron de inmediato y las victorias tampoco se hicieron esperar demasiado.

La posibilidad del título se hacía nítida en el horizonte, pero con el paso de las rondas volvieron los fantasmas de la irregularidad. Algunos fallos en momentos concretos le iban restando puntos y, poco a poco, ese horizonte se hacía cada vez más lejano por culpa del de siempre: el imperturbable Jonathan Rea, que se convertía en hexacampeón.

Como Chaz Davies durante tantos años y como el mencionado Bautista en la temporada 2019, Scott Redding cuajó un año formidable en el que solo le faltó batir a Rea, lo único que separa a Ducati de recuperar el título y marcar una nueva era en el Mundial de Superbike. En 2021 tendrá una nueva oportunidad de cruzar la última frontera.

Luca Marini saltará a MotoGP tras ser subcampeón mundial de Moto2 en 2020

Relacionado

Luca Marini: Un sueño real

Tony Arbolino ha sido el subcampeón mundial de Moto3 2020

Relacionado

Tony Arbolino: El maldito vuelo

Los mejores vídeos