Beneficios de los guantes calefactables para la moto

La mayor ventaja de estos guantes es que ofrecen calor a la mano, manteniendo la temperatura deseada.

Guantes calefactables mientras se conduce en moto. Fuente: iStock/ozgurdonmaz.
Guantes calefactables mientras se conduce en moto. Fuente: iStock/ozgurdonmaz.

Los guantes son esenciales para conducir en moto, ya que evitan que las manos se dañen en cualquier caída -normalmente se tienden a poner en primer lugar por pura inercia-. Además, en los meses más gélidos del año también ayudan a no pasar frío y que las manos se queden entumecidas por las bajas temperaturas o por la propia lluvia.

En el momento de elegir un par que se adecúen a la perfección a los gustos y necesidades del conductor, hay que comentar que existen numerosas opciones en el mercado, con todo tipo de diseños y con muy diversos materiales. De hecho, a la hora de elegir, será más importante saber para qué, cuándo y dónde se van a utilizar, ya que de eso dependerá la decisión. Eso sí, si lo que se busca es mantener las manos calientes, la mejor opción serán los guantes calefactables para la moto.

¿Qué son los guantes calefactables?

Como su nombre indica, se trata de guantes que se calientan por sí mismos, es decir, van más allá de lo que unos guantes normales hacen: mantener en la medida de lo posible la calidez de la piel. Los calefactables proporcionan calor cuando las temperaturas son muy bajas y eso facilita la conducción, ya que no se pierde tacto, y la hace más segura. 

Como se puede deducir, para conseguirlo, estos guantes cuentan con un cableado especial y van provistos de una batería que permite dar la energía necesaria como para que se calienten.

Guantes para el invierno. Fuente: iStock/sleddogtwo
Guantes para el invierno. Fuente: iStock/sleddogtwo.

¿Cómo elegir los guantes calefactables para la moto?

En el momento de adquirir estos guantes, hay que tener presentes algunos aspectos que generalmente pasan inadvertidos si nunca se han utilizado prendas como estas.

El primero de ellos es el hecho de que disponen de una batería que se encarga de alimentar los circuitos que darán calor. En ocasiones los guantes van enchufados a la propia moto (suelen ser más baratos), aunque lo más habitual es que incorporen la batería. Pues bien, como ocurre con cualquier dispositivo electrónico que se recargue, la capacidad y la calidad de las baterías son dos detalles que hay que sopesar antes de decantarse por unos guantes o por otros.

Elección de la temperatura

Por otro lado, será clave que el usuario tenga la posibilidad de regular la temperatura. En el caso de que no haya esta función, lo más probable es que se trate de guantes más baratos. Asimismo, los hay con más o menos niveles, dependiendo de la calidad de cada uno. Ni que decir tiene que el hecho de contar con diversos niveles será más cómodo para conseguir la calidez ideal.

Además de estas circunstancias concretas, hay otros puntos que se deben sopesar. Lo más importantes son los siguientes:

  • Han de ser cómodos y su talla debe corresponder a la del usuario.
  • Deben tener las protecciones pertinentes, especialmente en los nudillos y en la palma de la mano.
  • El material también será un elemento que llevará a los motoristas a elegir unos u otros. Los hay que prefieren la piel, mientras que otros suelen optar por la cordura.
Guantes de moto Hevik

Relacionado

Guantes de moto Hevik

Guantes 100% Hydromatic, prueba de equipamiento

Relacionado

Guantes 100% Hydromatic, prueba de equipamiento

Cuatro razones para llevar siempre guantes en moto

Relacionado

Cuatro razones para llevar siempre guantes en moto

Los mejores vídeos