¿Cuándo poner un parabrisas para scooter?

Es un accesorio perfecto para quienes quieren una mayor protección cuando conducen por cualquier tipo de vía

El parabrisas para scooter protege al conductor. Fuente: iStock/AlexLinch
El parabrisas para scooter protege al conductor. Fuente: iStock/AlexLinch

Como bien es sabido, los scooters son las motos más vendidas del mercado, ya que a su menor precio le unen la facilidad de pilotaje, un mantenimiento sencillo y, sobre todo la comodidad para lugares como las ciudades. Por esta razón, cualquier accesorio que haga posible mejorar el confort suele ser bienvenido. Es el caso del parabrisas para scooter, el cual se puede instalar una vez que se compra la moto (o en el momento de la adquisición, claro está). Es cierto que actualmente muchos scooter, sobre todo los de estilo GT, cuentan ya de serie con un parabrisas, aunque en ocasiones el usuario también puede querer optar por una versión de diferente tamaño o diseño.

¿Qué evita el parabrisas para scooter?

Lo más importante que ofrece un parabrisas es la protección frente a agentes externos. Es decir, es el elemento necesario para evitar cualquier tipo de salpicadura si está el asfalto mojado, para evitar que el polvo (o cualquier insecto) llegue directamente al rostro o a la ropa e incluso para que el aire no sea tan molesto en el momento de la conducción.

Básicamente estas son las funcionalidades que proporciona el parabrisas para scooter, ya que, al contrario que en las motos más deportivas, no aporta ningún elemento de aerodinámica. Aunque esto es lógico ya que estas motocicletas ligeras no buscan con ahínco dicha aerodinámica, sino que son más importantes otros elementos como la comodidad que se ha mencionado anteriormente.

¿Por qué no poner el parabrisas?

El principal motivo para no instalar un parabrisas es que le resta placer a la conducción o a sentir el aire, aunque en el caso de los scooters -mucho más urbanos- tampoco importe demasiado. Sin embargo, cuando, por ejemplo, se recorre la costa en la moto, admirando el paisaje y sintiendo el viento en el rostro (si se lleva un casco jet), la sensación no es la misma con la pantalla de plástico. No obstante, más allá de este motivo o de que no resulte atractiva en el conjunto, no tiene mayores desventajas (el gasto de ponerla, si acaso).

Scooters con parabrisas. Fuente: iStock/Julia700702
Scooters con parabrisas. Fuente: iStock/Julia700702

Tipos de parabrisas

Como cabe esperar, no todos los parabrisas para scooters son iguales y en el momento de su elección hay que tener en cuenta lo que el piloto busca, así como su tamaño o el de la propia montura. A esto se añade el color que debe tener (dependiendo del clima y de la luz que suele haber), la forma o la calidad. Sea como fuere, antes de ponerlo hay que asegurarse de que se encuentra a la altura adecuada (más o menos a la de la nariz del conductor).

Respecto a su tipología, los más habituales son los fijos -se instalan y no se puede modificar su posición sin herramientas- aunque también pueden instalarse otros extensibles o regulables. Como su propio nombre indica, estas pantallas son susceptibles de ser modificadas a la elección del piloto, que decidirá su altura y/o la inclinación dependiendo de lo que requiera la conducción.

En definitiva, hablamos de una pieza o accesorio que puede ser muy útil en la ciudad, ya que aporta una mayor protección al conductor, en un entorno donde los scooters son unos de los vehículos más frágiles que hay frente a otros como los automóviles o los propios autobuses.

Archivado en:

Baúl y parabrisas Kappa para el Kymco People GTi 125-300

Relacionado

Baúl y parabrisas Kappa para el Kymco People GTi 125-300

Conductores utilizando mantas cubrepiernas para scooter. Fuente iStock.com/Alphotographic

Relacionado

Cómo instalar un cubrepiernas para scooter

1 SYM HD300

Relacionado

El scooter destaca en la movilidad en Covid-19