Carlo Pernat: carismático, lenguaraz y descubridor de talentos

En cualquiera de sus facetas profesionales, este italiano ha dado y sigue dando mucho de qué hablar.

Carlo Pernat. Fuente: Gold & Goose
Carlo Pernat. Fuente: Gold & Goose

Cuando se habla de personajes con especial carisma capaces de provocar todo tipo de sentimientos en los demás por su personalidad, se suele decir aquello de “genio y figura”. Y sin duda alguna, Carlo Pernat entra en este selecto grupo, ya que ni sus opiniones, ni su trabajo ni sus actos pasan inadvertidos, levantando todo tipo de reacciones: hay quienes detestan a este italiano nacido en Génova en el año 1948, mientras que para otros es una de las voces más autorizadas del motociclismo.

Probablemente a Carlo Pernat no le importe lo más mínimo qué opinan de él y seguramente seguirá diciendo y haciendo lo que considere oportuno en cada momento, como ha ocurrido a lo largo de su trayectoria profesional.

Desde AGIP hasta el Campeonato del Mundo de Motociclismo

Carlo Pernat comenzó su carrera profesional en AGIP. No en vano, era el hijo de uno de los gerentes que esta compañía tenía en la zona de Génova. No tardó en cambiar su actividad y se puso al frente del departamento de carreras de Gilera (después de que esta fuera adquirida por el grupo Piaggio). 

Su trabajo fue satisfactorio, ya que fichó por Cagiva y consiguió dos campeonatos del mundo de cross en los años 1985 y 1986. Allí estuvo hasta el año 1990, cuando dio el salto a Aprilia, marca en la que descubrió y lanzó al estrellato a varios pilotos italianos que terminarían por reinar en las diferentes categorías del mundial. Y para muestra, solo hay que mencionar a Valentino Rossi, Max Biaggi o Roberto Locatelli

Carlo Pernat y Max Biaggi. Fuente: Gold & Goose
Carlo Pernat y Max Biaggi. Fuente: Gold & Goose.

Valentino

Precisamente sobre Valentino apuntó durante el 25 aniversario de la primera victoria del de Tavuilla en Brno que “ese día probablemente gané la mayor apuesta de mi vida, porque había querido a Valentino a toda costa, exponiéndome personalmente, proponiéndole un contrato que había impactado no solo a la alta dirección de Aprilia y a muchos otros. No había mucha confianza alrededor de ese chico. Sí, parecía un buen piloto, pero las dudas eran muchas e incluso cuando los resultados empezaron a llegar pocos habrían pensado que llegaría a ganar tan rápido”.

Pernat no ha dudado nunca en pronunciarse sobre el nueve veces campeón del mundo, a quien guarda una indudable admiración: “Su mayor acierto, más allá de las victorias, fue la capacidad de atraer la atención del público en general, un showman único e irrepetible capaz de conquistar y acercar a los aficionados de todo tipo al motociclismo”, aseguró.

Representante de pilotos y columnista

Su “buen ojo” con los pilotos de talento le llevó a convertirse en agente, guiando las carreras de nombres como Loris Capirossi, Andrea Iannone o Enea Bastianini. Es más, era el asesor del malogrado Marco Simoncelli, al que despidió en una carta donde recordaba el momento en que lo conoció: “Te conocí en el 2007 cuando tu padre Paolo, una espléndida persona, me pidió echarte una mano y yo acepté con gran entusiasmo porque estaba seguro de que tus dotes eran grandísimas y, te digo la verdad, me hacías volver atrás en el tiempo cuando ayudaba al primer Valentino Rossi, eras su fotocopia en todo. Una cara siempre radiante, espontáneo y con una simpatía natural con muchas ganas de llegar arriba, curioso como un mono querías saberlo todo de todo y con sexto sentido que te hacía siempre llegar antes que los demás”.

En la última década, Pernat ha seguido con su labor, a la que le une su trabajo en medios o su faceta de columnista en Motociclismo, donde ha expuesto algunos de sus puntos de vista de lo que ocurre en el Campeonato del Mundo de Motociclismo. Lo que parece claro es que Pernat no se va a callar hasta que se retire (si es que alguna vez lo hace) y tampoco va a dejar de disfrutar de su carácter bon vivant.

Archivado en:

La columna de Carlo Pernat en la revista MOTOCICLISMO 2.607.

Relacionado

"¿Crisis? ¿Qué crisis?", la columna de Carlo Pernat

La columna de Carlo Pernat en la revista MOTOCICLISMO 2.605.

Relacionado

"Yo apuesto por Suzuki", la columna de Carlo Pernat

La columna de Carlo Pernat en la revista MOTOCICLISMO 2.602.

Relacionado

"Las dos caras de Márquez", la columna de Carlo Pernat

Los mejores vídeos