Recordando Inmotec, la empresa que hizo la primera MotoGP española

A pesar de las dificultades, sus motos lograron debutar en la categoría reina del motociclismo.

Iván Silva con la Inmotec en unos test en Valencia en 2011. Fuente: Gold & Goose
Iván Silva con la Inmotec en unos test en Valencia en 2011. Fuente: Gold & Goose

En los años finales de la primera década de este siglo, apareció en escena un proyecto destinado a llevar la primera moto española a MotoGP. Sin duda se trataba de un importante desafío, toda vez que nunca un fabricante de nuestro país se había decantado por la categoría más alta. A eso había que añadirle el hecho de que las marcas japonesas, junto a las italianas, dejaban poco espacio a las demás (con el tiempo, esto ha ido cambiando con la entrada de KTM en la batalla).

El nombre de la moto fue Inmotec GPI y después de unos años de trabajo intenso y de búsqueda de capital, consiguió debutar en una carrera de MotoGP. Probablemente los lectores más jóvenes, que ven a Márquez como un veterenao y a Quartararo como el campeón que puede batir récords, no lo recuerden, de manera que haremos un pequeño repaso a la trayectoria de Inmotec.

Origen de Inmotec

Todo comenzó en el año 2007, cuando Oskar Gorría Soteras decidió que esta compañía se dedicase al diseño y la fabricación de motos destinadas a la competición. Dos años más tarde, se propusieron crear la primera moto española que participara en un gran premio de MotoGP. Tanto fue así, que el primer prototipo se dio a conocer el 6 de noviembre de 2009.

No obstante, aún deberían pasar unos meses hasta que se pudo ver la primera moto de Inmotec rodando por el asfalto. Eso ocurrió el 19 de junio de 2010, cuando el piloto Iván Silva condujo por el Circuito de Navarra, trazado en el que el fabricante hacía sus pruebas, ya que estaba radicado en Pamplona.

Presentación

La presentación oficial se anunció que se realizaría en Cheste para competir en el campeonato del mundo de 2010. Se trataba de la GPI  10 y tendría al propio Silva como piloto. Sin embargo, las dificultades económicas les impidieron debutar en la más alta competición, centrando sus esfuerzos durante esa temporada en el Campeonato de España de Velocidad con un modelo de Moto2. Iván Silva quedó en séptimo lugar y como mejores resultados logró varios cuartos puestos. El debut en el mundial se hacía esperar.

Prototipo de Inmotec. Fuente: Gold & Goose
Prototipo de Inmotec. Fuente: Gold & Goose.

El ansiado debut

Finalmente, el trabajo de Gorría, junto a la colaboración de especialistas como Nicolas Reyner o George Vuckmanovich, dio sus frutos. Eso sí, tampoco sería en 2011 debido a la falta de presupuesto (recordemos que España estaba sumida en una importante crisis económica y encontrar patrocinadores resultaba una tarea harto complicada), pero sí en la temporada 2012.

De nuevo Iván Silva fue el elegido para subirse a la Inmotec (con el nombre de equipo de BQR) y participar en el Gran Premio de Jerez, donde acabó en un meritorio 15º lugar, convirtiéndose así en la primera moto española que puntuaba en la categoría máxima del Campeonato del Mundo de Motociclismo. Asimismo, Inmotec (con su nombre) participó en la última carrera del campeonato, el GP de Valencia con Claudio Corti como piloto. Cabe señalar que la firma además participó en otras categorías.

El equipo Avintia con Silva estrena chasis Inmotec en Jerez

Relacionado

El equipo Avintia con Silva estrena chasis Inmotec en Jerez

Inmotec prueba su moto de MotoGP en el Circuito de Jerez

Relacionado

Inmotec prueba su moto de MotoGP en el Circuito de Jerez

La Inmotec GP 10 sigue con el desarrollo paso a paso

Relacionado

La Inmotec GP 10 sigue con el desarrollo paso a paso

Nuestros destacados