¿Cuál fue la mejor temporada de Barry Sheene?

El piloto británico consiguió llevar el glamour al mundial de motos, donde fue capaz de ganar dos mundiales.

Barry Sheene, bicampeón de 500 cc, corriendo en el año 1981. Fuente: Gold & Goose
Barry Sheene, bicampeón de 500 cc, corriendo en el año 1981. Fuente: Gold & Goose

Barry Sheene era rock’n’roll, era glamour y buen rollo, era carisma y era, sobre todo, genialidad sobre la moto. Quizás por todo ello el inglés se convirtió en el primer fenómeno de masas del Campeonato del Mundo de Motociclismo.

No importaba que no ganara (ganaba mucho) porque todo lo que ocurría a su alrededor era noticia. Siempre rodeado de mujeres y con su pitillo en los labios, se tomaba la vida en general y las carreras en particular como un divertimento al que sacarle todo el partido. Y claro está, eso enganchaba a los aficionados, llamaba la atención de televisiones y patrocinadores y suponía un gran tirón para el mundial.

Por eso hablar de la mejor temporada de Sheen, cuando se convirtió en un símbolo y sufrió dos accidentes que hubieran retirado a cualquier otro piloto, resulta cuanto menos complicado. Así que lo mejor es tirar de datos y referirse a aquella temporada en la que el pilotaje de Sheen le llevó a dominar el mundial de 500 cc con total suficiencia.

1977, el año de su segundo campeonato

Después de varios años demostrando su capacidad, en 1976 Barry Sheene llegó al mundial haciendo un tándem perfecto con la Suzuki que había ayudado a llevar a lo más alto. Esa temporada ganó 5 de los 10 grandes premios que se disputaron, lo que le hizo llevarse el título y suceder en el palmarés al gran Giacomo Agostini.

Una nueva estrella había llegado al mundial. Siempre con el número 7 y con el Pato Donald en el casco, Sheene se convirtió de la noche a la mañana en el preferido de todos y en el favorito para revalidar el título el año siguiente. Así que comenzó 1977 con todos los ojos puestos en él. Y entre bromas, chicas, cigarrillos y sonrisas, volvió a subirse a lo más alto del podio final. Por el camino Sheene exprimió su moto a tope ganando 6 grandes premios y mostrando una superioridad total sobre sus rivales, que no se acercaron al nivel que el inglés había demostrado sobre su moto. 

Barry Sheene. Fuente: Gold & Goose
Barry Sheene. Fuente: Gold & Goose.

Ese fue su último título pero no se retiraría, sino que siguió dando muestras de su gran pilotaje a pesar de no contar con motos tan competitivas como las de los líderes del mundial. Eso sí, para el recuerdo quedarán los duelos que tuvo con Kenny Roberts, después de que el Marciano aterrizara en el mundial con su peculiar estilo de conducción y su sempiterna expresión seria. Sheene se lo puso difícil y no tardó en sacar alguna sonrisa a su gran rival del momento, que terminó cayendo rendido a los encantos del inglés, a quien a día de hoy -19 años después de su muerte- sigue recordando con cariño.

Así que, probablemente la mejor temporada de Barry Sheene fue la de 1977, en la que consiguió su segundo mundial de 500 cc, aunque para todos los que le vieron pilotar, eso no les importe, ya que lo que el inglés realmente logró fue hacerles sentir que lo que estaban viendo era especial.

Archivado en:

Así se restaura la Suzuki XR14 RG500 de Barry Sheene

Relacionado

Así se restaura la Suzuki XR14 RG500 de Barry Sheene

Suzuki estrena decoración "Barry Sheene" en el BSB

Relacionado

Suzuki estrena decoración "Barry Sheene" en el BSB

Nuevo trailer de Barry Sheene, la película

Relacionado

Nuevo trailer de Barry Sheene, la película

Nuestros destacados