¿Cuál fue la mejor temporada de Wayne Rainey?

El tricampeón del mundo de 500 cc tuvo una carrera corta en el campeonato, pero llena de triunfos.

Wayne Rainey en la Yamaha de 500 cc de 1992. Fuente: Gold & Goose.
Wayne Rainey en la Yamaha de 500 cc de 1992. Fuente: Gold & Goose.

Wayne Rainey fue a comienzos de los 90 el mejor piloto de 500 cc si nos atenemos a los resultados: tres campeonatos del mundo de una tacada. Y aunque para muchos ese honor correspondía a Kevin Schwantz por verse perjudicado por el menor poderío de su Suzuki, lo cierto es que Rainey y su Yamaha formaban un dúo muy difícil de vencer.

Lo más curioso es que en los años 80 las oportunidades en la máxima categoría estaban caras y el octavo puesto que el piloto estadounidense consiguió en el equipo de Kenny Roberts en 1984 no le sirvió para seguir en la categoría, sino que se marchó a correr en el AMA. De hecho, no volvería al mundial hasta 1988, de nuevo con Roberts y conduciendo una Yamaha. Pero entonces todo cambió. 

Después de un tercer puesto tras Eddie Lawson y Wayne Gardner y de ser segundo en 1989 tras el tetracampeón, llegó la hora de Rainey.

La mejor temporada de Wayne Rainey

La de 1990 fue la temporada más perfecta de Rainey, ya que ni Schwantz en su mejor momento pudo hacer nada contra la Yamaha del norteamericano, que comenzó ganando en Japón y EE.UU. poniendo tierra de por medio desde el principio. Y cuando el de Suzuki ganó su primer GP, Rainey ya tenía 30 puntos de ventaja

Su título no solo se cimentó en conseguir más victorias que nadie -siete por las cinco de Schwantz-, sino también por no faltar nunca al podio con la excepción del GP de Hungría, del que se retiró cuando ya tenía el título ganado desde hacía dos carreras. Finalmente acabó el año con los citados triunfos, cinco segundos puestos y dos terceros, mostrando una superioridad aplastante.

Rainey, Lawson y Schwantz en las motos de 500cc con motor de dos tiempos. Fuente: Gold & Goose.
Rainey, Lawson y Schwantz en las motos de 500cc con motor de dos tiempos. Fuente: Gold & Goose.

No obstante, es posible que muchos aficionados le den más importancia a la victoria en 1991, ya que en la misma no solo se tuvo que enfrentar con la Suzuki de Schwantz como principal contendiente, sino que Mick Doohan le apretó con su Honda hasta el final. Esa temporada solo faltó un par de veces en el podio y se hizo con seis GPs, pero es que el australiano que tiempo después se llevaría cinco mundiales seguidos demostró su regularidad con tres triunfos y podios en todas las carreras menos en el GP de Holanda. Toda una lucha de colosos en la que se inmiscuía un Schwantz que carecía de la regularidad de sus oponentes pero que cuando ganaba, lo hacía a lo grande (se llevó cinco grandes premios).

En lo que se refiere al tercer título, el de 1992, la temporada fue más corta y en ella se vio favorecido por el tremendo accidente que tuvo Doohan en Assen, ya que el australiano llegaba a la cita holandesa con 65 puntos de ventaja después de haber arrasado en la primera parte de la temporada (cinco victorias y dos segundos puestos). Por eso ni el tercer título ni el cuarto que nunca llegó al año siguiente por su tremendo accidente pueden considerarse entre las mejores temporadas de un mito como Wayne Rainey.

Archivado en:

Mi mejor carrera. Wayne Rainey

Relacionado

Mi mejor carrera. Wayne Rainey

Visita a la casa de Wayne Rainey

Relacionado

Visita a la casa de Wayne Rainey

Rossi, Roberts, Rainey y Lawson ruedan en Laguna Seca con Superkarts

Relacionado

Rossi, Roberts, Rainey y Lawson ruedan en Laguna Seca con Superkarts

Nuestros destacados