Fantic Koala 74 1987: diversión peculiar

La Fantic Koala es uno de los modelos off road más peculiares de la historia, y que podría considerarse como precursora del concepto "fun", que años más tarde triunfaría en el mercado dentro del segmento del scooter.
Texto y Fotos: Joan Carles Orengo. Colabora: Box31 -
Fantic Koala 74 1987: diversión peculiar
Fantic Koala 74 1987: diversión peculiar

Fantic Motor es una marca italiana fundada en 1968, en la localidad de Barzago, muy cerca del lago de Como, y que cuenta con un gran historial dentro del ámbito off road, habiendo destacado especialmente en las disciplinas de enduro y trial, en las que cuenta con varios títulos mundiales en ambas. Pese a estos éxitos, y contar con modelos míticos como las legendarias Caballero de enduro o los diversos modelos de trial, su trayectoria como empresa fue siempre bastante errática, alternando momentos boyantes con diversas crisis que la llevarían al cese definitivo de la producción en 1997. Eso sí, después de varios intentos infructuosos de recuperarla, desde 2014 volvemos a encontrar en el mercado motocicletas Fantic en cilindradas de 50, 125 y 250 cc. –ahora también bicicletas eléctricas-.

Fantic Koala 74 1987: diversión peculiar

Tras unos primeros años de gran bonanza de ventas, basadas especialmente en el segmento off road de pequeña cilindrada, una de las características de Fantic fue la de ofrecer una enorme diversificación de modelos, incluyendo muchos que podríamos calificar como de alternativos, originales e incluso, surrealistas. Desde motos plegables, triciclos, infantiles o scooters hasta incluso «choppers» de 50 cc en el más puro estilo Easy Rider, etc. Una de estas motocicletas «fuera de serie», que llegó a gozar de una gran popularidad por su originalidad, aunque quizás no justamente traducida en unas grandes ventas, fue nuestra protagonista este mes, la Koala.

Fantic Koala 74 1987: diversión peculiar

Playera

La característica principal de la Koala es sin duda el tipo de ruedas, con un diámetro de llanta de 8”, pero equipadas con unos enormes neumáticos de tipo balón, cuyo origen hay que buscarlo en los «infames» trikes que lanzaron las marcas japonesas para el mercado americano a principios de los ’80. Antes de que, temerosas de acabar perdiendo la mitad de sus clientes a causa de los innumerables y graves accidentes provocados por estos inconducibles vehículos, fueron retirados del mercado e incluso prohibidos por la legislación estadounidense. Pero sí que dejaron como legado este tipo de ruedas, que se mostró ideal especialmente para su uso en arena, barro o nieve y que rápidamente fue adoptado por marcas como Honda y Yamaha en un tipo de motocicletas (Big Wheel) que también tuvo una presencia efímera en el mercado.

Fantic Koala 74 1987: diversión peculiar

Pero seguramente sirvieron de inspiración a las inquietas mentes de Fantic para explorar un nuevo terreno, y nunca mejor dicho, dando origen a la Koala, lanzada el mercado en 1987. La marca italiana llevó aún más allá la sobredimensión de los neumáticos y el modelo fue comercializado con un motor de fabricación propia de 2T y refrigeración líquida, cambio de tres velocidades y ofrecido en cilindradas de 50 y 80 cc, siendo este pequeño cubicaje seguramente lo que impidió una mayor difusión del modelo, puesto que sus características de versatilidad quedaban muy mermadas por la escasa potencia del motor. Pese a su tímido éxito comercial, la Koala es un modelo muy popular en todo el mundo, por sus características únicas.

Fantic Koala 74 1987: diversión peculiar

A diferencia de sus precursoras japonesas, que duraron apenas tres años en el mercado, la Koala se mantuvo en producción hasta el cierre de la firma en 1997, sin apenas cambios desde el modelo inicial. El equipamiento de la Koala era más que notable, con frenos de disco en ambas ruedas, suspensión trasera con mono amortiguador, parrilla portaequipajes, engrase separado, arranque eléctrico en su motor de 2T y refrigeración líquida.

Fantic Koala 74 1987: diversión peculiar

El cambio era en sus primeras versiones de tres velocidades, con una cuarta «oculta» por temas de homologación que podía liberarse posteriormente. En los ’90 pasó equipar seis marchas. Las enormes ruedas son sin duda la característica más llamativa de la Koala, lo que unido a su ligereza y la baja altura de asiento la convertían en un vehículo muy fácil y divertido de conducir.

Te recomendamos

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

Participa en nuestro sorteo y gana una de estas dos magníficas chaquetas de cuero Ind...

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...