Vídeo: los orígenes de Leatt

La serie documental Heritage de la marca Leatt nos muestra los orígenes de este innovador fabricante de artículos de protección para aficionados a la moto de campo.

Vídeo: los orígenes de Leatt
Vídeo: los orígenes de Leatt

Hasta cuatro capítulos incluye la serie Heritage que Leatt ha publicado justo 20 años después de un suceso clave en la creación de esta compañía creada por el Doctor sudafricano Chris Leatt. El primer episodio, que aquí os mostramos, repasan precisamente los orígenes de la marca.

 

De piloto a médico

Cuando tenía 16 años, Chris cambio a su padre la propuesta de un viaje a Disney World por la compra de una moto. Su padre accedió, pero con la condición de que Chris pasara unas semanas en el hospital de su Ciudad del Cabo natal, concretamente en la unidad de rehabilitación de pacientes con lesiones medulares. Pese al intento de concienciación y persuasión, las ansias de adrenalina de Chris le hicieron insistir hasta tener su primera moto y, más tarde, adentrarse en la competición.

De forma totalmente casual, cuando en 1987 le tocó cumplir el servicio militar en Sudáfrica fue destinado a la unidad médica. Inmediatamente se dio cuenta lo mucho que le gustaban las cuestiones de salud, así que cuando terminó su obligación con el ejército inició sus estudios en medicina para acabar trabajando en la unidad de traumatología del hospital Tygerberg, en Ciudad del Cabo.

El accidente

En 2001, Chris y su hijo presenciaron una carrera de motocross en la que un amigo suyo falleció a consecuencia de una lesión en el cuello tras una fuerte caída. En primera instancia, aquella experiencia llevó a Chris a prohibir a su hijo seguir practicando motocross, pero también le llevó a plantearse cómo se podrían solventar las lesiones de cuello en la práctica del off road.

El doctor Leatt se dio cuenta que, entre los elementos de protección con los que se equipaban los pilotos, ninguno estaba orientado a proteger el cuello. Así fue cómo surgió la iniciativa de crear un collarín de protección cervical, probando inicialmente con esbozos artesanales con espuma y cinta aislante, varios años antes del primer prototipo real. El problema era que no había un método estandarizado para comprobar su eficacia, y además el sistema tenía que prevenir lesiones de cuello pero al mismo tiempo sin generar otros daños colaterales ni impedir una adecuada movilidad.

Vídeo: los orígenes de Leatt
Evolución de las versiones del collarín cervical Leatt

Punto de inflexión

Chris se vio tan absorbido por el reto que incluso dejó su trabajo como médico para dedicar horas y horas a dar con el diseño adecuado, hasta lograr patentarlo en 2004, un año antes de crear la compañía Leatt con el apoyo económico de familiares y allegados.

La fase final del desarrollo contó con la colaboración del equipo oficial de BMW en el Rally Dakar. La escena de los raids fue de las primeras en apostar por el uso del collarín, especialmente afectados en aquellos años por los recientes fallecimientos de Richard Sainct (en el rally Los Faraones de 2004) y Fabrizio Meoni (en el Dakar de 2005).

El esfuerzo dio como resultado el lanzamiento del primer collarín cervical Leatt GPX en 2006. Un elemento de protección tan innovador y único en el mercado que, de hecho, al principio los usuarios empleaban el término Leatt Brace como nombre genérico de los collarines cervicales para motoristas.

El crossero influencer

En 2007, empezaron a recibir tantos encargos desde Estados Unidos que Chris y su esposa, Jacqui Leatt, pensaron que todo era fruto de un error. Pero, nada más lejos, ¡los cientos de pedidos eran reales! La repentina demanda estaba impulsada por el expiloto estadounidense David Bailey, cuatro veces campeón americano en MX y SX, pero postrado en una silla de ruedas tras una caída 1987.

Consciente de las consecuencias de una lesión semejante, y con el poder mediático que le otorgaba su nueva dedicación como comentarista televisivo, Bailey fue un portavoz perfecto para convencer a muchos aficionados de los beneficios del collarín cervical que el doctor Chris, a quien no conocía personalmente, acababa de inventar.

Investigación y desarrollo

Esto supuso un gran impulso para la compañía Leatt, que inmediatamente invirtió las ganancias en la creación de un completo laboratorio de ensayos en 2008, nuevamente con la colaboración de BMW y la experiencia en la simulación de accidentes de su división de automóviles. Los ensayos mostraban que, en caso de accidente, la incidencia del impacto sobre el cuello se reducía a la mitad, gracias a que el collarín redistribuye la fuerza hacia el torso del cuerpo. Otros estudios independientes, como el realizado por el servicio de emergencias de Great Lakes (Estados Unido) en 2018, también señalan que el uso de collarín cervical reduce en un 89 % el riesgo de lesión cervical grave.

La apuesta por la investigación y el desarrollo con el fin de incrementar la protección de los motociclistas, se empleó posteriormente en otros artículos. En la actualidad, Leatt cuenta en su catálogo con artículos para proteger a los aficionados a la moto de campo de pies a cabeza, incluyendo botas, rodilleras, pantalones, fajas, petos, hombreras, coderas, guantes, camisetas, cascos, gafas y mucho más.

Los próximos capítulos de la serie Heritage de Leatt profundizan en el proceso de desarrollo del collarín y otros elementos de protección.

Archivado en:

Nuevo casco Leatt 7.5, máxima protección a precio ajustado

Relacionado

Nuevo casco Leatt 7.5, máxima protección a precio ajustado

Los mejores vídeos