Asia ya no es sólo Japón (II): La Tailandia de Wilairot y la incipiente Indonesia

El país del sol naciente ya no es el único exponente del motociclismo asiático.
Nacho González -
Asia ya no es sólo Japón (II): La Tailandia de Wilairot y la incipiente Indonesia
Asia ya no es sólo Japón (II): La Tailandia de Wilairot y la incipiente Indonesia

En aras de la expansión internacional del motociclismo, desde un punto de vista comercial es comprensible que Dorna reúna esfuerzos en aquellos mercados cuyo público objetivo cuente con una demanda suficiente para ‘comprar sus productos’. Ese mercado es el asiático, y el producto –tutelado sabiamente por Alberto Puig- es la Asia Talent Cup.

Una copa de promoción ha cumplido su tercera temporada, y cuya primera consecuencia fue el descubrimiento de nuevos talentos nipones, como Kaito Toba y Ayumu Sasaki. No obstante, y como ya quedó probado con la irrupción de los talentos malasios, Asia ya no es sólo Japón. Y ahí es donde entran en escena dos potencias incipientes: Tailandia e Indonesia, que han acabado con la hegemonía nipona en la Asia Talent Cup con el triunfo de Somkiat Chantra.

Aunque a muchos les resultarán familiares nombres estrambóticos como Ratthpark Wilairot, Doni Tata Pradita o Rafid Topan Sucipto, la presencia tailandesa e indonesia en el mundial ha sido poco menos que testimonial. Pero eso parece destinado a acabarse.

TAILANDIA: CHANTRA, A LA ESTELA DE WILAIROT

En 2015, la inclusión del Chang International Circuit de Buriram en el calendario del mundial de Superbike puso de manifiesto una realidad que ya podía intuirse años atrás: el creciente interés de los diferentes países asiáticos en el mundo de las dos ruedas.

La victoria de Ratthapark Wilairot en dicho evento en la prueba de Supersport no sólo le confirmó como gran referente de su país, sino que evidenció que han llegado para quedarse. Wilairot hizo valer su experiencia en el trazado local para imponerse a Kenan Sofuoglu y P. J. Jacobsen y quitarle a Malasia el honor de ser el primer país asiático más allá de Japón en lograr una victoria de rango mundial.

Ratthapark es, desde hace una década, el máximo (y casi único) exponente tailandés en las dos ruedas. Todo un habitual de la categoría intermedia, donde llegó a acariciar el podio tanto en 250cc como en Moto2, se fue a Supersport en 2014, donde acabó la temporada con un segundo puesto en Qatar.

Comenzó 2015 cargado de motivación y tras ser quinto en Phillip Island cosechó la mencionada victoria, primera y única para Tailandia en un mundial. Lamentablemente, se quedó sin equipo a mitad de año, y para este 2016 encontró acomodo en el Idemitsu Honda Team Asia junto a Takaaki Nakagami, pero está pagando la prolongada ausencia y apenas ha logrado colarse en los puntos en tres carreras.

Tanto su hermano, Ratthapong Wilairot, como su pupilo, Thitipong Warokorn, se han dejado ver los últimos años en diversas categorías, como Supersport o Moto2. Sin embargo, ninguno de los dos han logrado despuntar. Sólo la Asia Talent Cup ha logrado demostrar a Tailandia que pueden competir con los pilotos japoneses y, por extensión, con el resto del mundo.

En las dos primeras ediciones, la punta de lanza de Tailandia fue Nakarin Atiratphuvapat, que tras ser cuarto la pasada temporada saltó al Mundial Junior de Moto3, dejando el testigo a un Somkiat Chantra que comenzó 2015 ganando pero que se diluyó durante la temporada.

Todo lo contrario que en este 2016, donde en un golpe de efecto final logró hacerse con el título, impidiendo que Ai Ogura siguese manteniendo el pleno nipón. Chantra manejó mejor que nadie los nervios en el diluvio de Sepang para hacerse con un título que bien podría ser el primer trampolín que le acabe llevando al mundial, al igual que su predecesor en el palmarés, Ayumu Sasaki. Lo que es indudable es que, con Atiratphuvapat y Chantra, el legado de Wilairot está en buenas manos.

INDONESIA: BUSCANDO UN ICONO

Cuando en el Gran Premio de China de 2008, Doni Tata Pradita cruzó la línea de meta de la carrera de 250cc en 15ª posición, Indonesia fue un clamor. Habían logrado puntuar en el mundial de motociclismo, una pequeñez para cualquier país de los clásicos pero todo un hito en un estado donde las motos son una forma de vida pero cuya representación en competición era prácticamente nula.

Tras cinco años fuera del mundial, Tata Pradita volvería en 2013 a competir en Moto2, repitiendo la hazaña en Australia. Junto a él, un joven Rafid Topan Sucipto compitió durante toda esta temporada, doblando la representación indonesia en dicha categoría, pero habitualmente cerrando la parrilla. Aun así, era un paso importante.

Al igual que en el caso tailandés, la Asia Talent Cup apareció como plataforma de lanzamiento ideal para los incipientes talentos indonesios. No en la primera edición, donde apenas lograron asomarse a la zona de puntos, pero sí en la segunda, en la que llegarían los primeros podios, a cargo de Gerry Salim, y la primera victoria, obra de Andi Izdihar.

Dos jóvenes talentos que se han consolidado en este 2016: ante la irregularidad de Salim, ha tenido que ser Izdihar el que combine su adaptación al Mundial Junior de Moto3 con la lucha por el título de la Asia Talent Cup, que se le escapó en la carrera final al irse al suelo cuando lo tenía todo en su mano para proclamarse campeón, permitiendo coronarse al antes mencionado Chantra.

También en el FIM CEV ha resurgido la figura de Rafid Topan Sucipto, disputando algunas carreras de Moto2 dentro de la subcategoría de Superstock 600. En concreto, tomó parte en cuatro mangas, ganando tres de ellas y siendo segundo en la otra, demostrando que, aunque alejado de los focos mundialistas, ha seguido evolucionando en el Asia Road Racing Championship.

Wilairot y Tata Pradita fueron los encargados de abrirse camino en un mundo cuyo nicho asiático parecía ser de exclusividad japonesa con excepciones malasias, y ahora los Sucipto, Atiratphuvapat, Chantra e Izdihar quieren ir un paso más allá y consolidar a Tailandia e Indonesia en el mapamundi de las dos ruedas.

Te recomendamos

Con dos modalidades para elegir: 23,5 y 13 kilómetros....

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...