Danilo Petrucci y el arte de volar bajo el radar

Después de dos años con una moto en la que se le exige ganar, volverá a intentar brillar lejos de los focos.

Danilo Petrucci brilló con fuerza en su época en el Pramac (Fotos: Gold & Goose).
Danilo Petrucci brilló con fuerza en su época en el Pramac (Fotos: Gold & Goose).

El cuento de hadas de Danilo Petrucci ya tiene caducidad. Las excepcionales circunstancias causadas por el Covid-19 han propiciado que el piloto de Terni vaya a comenzar su segundo año como piloto oficial Ducati sabiendo que no habrá un tercero: en 2021 llevará una KTM RC16.

El mantra de que lo fácil es llegar y lo difícil es mantenerse ha golpeado al italiano como a muy pocos antes. Quizás el caso anterior más similar pueda ser el de Ben Spies, que llegó a MotoGP procedente del WorldSBK –aunque con mucho más cartel que ‘Petrux’ en su día-, consiguió brillar en el equipo satélite hasta ganarse un puesto en el oficial, pero una vez allí no fue capaz de dar el paso final que separa a los llamados de los elegidos y tras dos años perdió su moto.

A diferencia del estadounidense, Petrucci solamente ha tenido un año hábil. Seguramente, la idea original de Ducati era la de esperar algunas carreras de este 2020 para saber si el italiano era merecedor de un tercer curso sobre la Desmosedici roja. Pero el Covid-19 ha cambiado la agenda y los movimientos del mercado han precedido al inicio de curso, llevando al extremo la creciente tendencia de sellar los contratos con una anticipación enorme.

Para Petrucci es una auténtica lástima, ya que siempre ha demostrado un gran manejo de las situaciones de presión: ya lo hizo en 2016 en el Pramac cuando le tocó jugarse una GP17 para 2017 ante Scott Redding –un piloto cuyo talento a priori se antojaba superior-, y volvió a hacerlo el pasado 2019 cuando Ducati le concedió solo un año de contrato mientras todos los oficiales de la parrilla tenían dos.

Danilo Petrucci y el arte de volar bajo el radar

Danilo Petrucci se estrenó como ganador en MotoGP en Mugello ante Marc Márquez y Andrea Dovizioso.

Sin embargo, a partir de ahí se desinfló. Tras encadenar tres podios, entre los que se incluyó su única victoria hasta la fecha en MotoGP –lograda para más inri en Mugello ante los tifosi-, cerró la primera mitad de temporada con un bagaje realmente interesante: una victoria, dos terceros, un cuarto, un quinto y cuatro sextos como peores resultados.

Se fue de vacaciones en tercera posición, con la renovación firmada y, aunque lejos del intratable Marc Márquez, a apenas seis puntos de su compañero Andrea Dovizioso. Liberado de la presión, lejos de fluir, se hundió. Si en las nueve primeras carreras nunca salió del top 6, en las diez siguientes no pasó del séptimo puesto.

Un bagaje muy pobre para un piloto oficial Ducati que a la larga le ha costado el puesto. El buen hacer de Jack Miller con la GP19 del Pramac, con cuatro podios en esa mitad de curso, convenció a la marca para vestirle de rojo en 2021. Para Petrucci tenían otros planes, también interesantes: darle una nueva oportunidad de ser campeón del mundo, esta vez en Superbike con la Ducati Panigale V4 R y un viejo conocido como Redding de compañero.

Rechazó la oferta. Quería quedarse en MotoGP y sonaba con fuerza Aprilia, que ya le había querido en el pasado. Hasta que el secreto a voces de la marcha de Pol Espargaró dejaba una vacante en KTM, que se quedaba con tres pilotos jóvenes y con poca –o aún ninguna- experiencia en MotoGP como Miguel Oliveira, Brad Binder e Iker Lecuona.

Danilo Petrucci y el arte de volar bajo el radar

Danilo Petrucci durante la pretemporada en este 2020.

Experiencia en MotoGP es lo que ‘Petrux’ tiene de sobra, así que KTM acudió a su puerta y el italiano aceptó. Para sorpresa de toda la afición, cuando llegó el anuncio del cuarteto de pilotos de la marca austriaca para MotoGP 2021, Danilo Petrucci aparecía en el Tech 3 junto a Lecuona, dejando el Factory para los pilotos de la casa: Oliveira y Binder.

Poco importaba. Si por algo se ha caracterizado KTM desde que redobló sus esfuerzos al incorporar al Tech 3 es por ofrecer el mismo material a sus cuatro pilotos. No en vano, hasta en el aspecto decorativo de las motos se nota que son mucho más Factory que independientes y que es solo el reglamento de MotoGP el que les hace competir bajo ese nombre.

Por lo tanto, es de suponer que a Petrucci no le costó aceptar esa reubicación en el Tech 3. El equipo que dirige Hervé Poncharal necesita alguien de su experiencia para ponerse al día (el Factory les lleva años de ventaja trabajando con la moto) y para KTM será un estupendo nexo entre los experimentados probadores Dani Pedrosa y Mika Kallio y los jóvenes pilotos.

Renunciar a una moto ganadora en el Mundial de Superbike para enrolarse en un proyecto que todavía no es ganador –motivo que ha hecho tomar la difícil decisión de salir a Pol Espargaró- demuestra que, rozando ya la treintena en la que entrará en octubre, Danilo Petrucci siente que su trabajo en el Campeonato del Mundo de MotoGP está inacabado.

Danilo Petrucci y el arte de volar bajo el radar

Danilo Petrucci llegó a MotoGP en 2012 con una Ioda.

No quiere ser recordado como uno de esos pilotos que tras muchos esfuerzos consiguió llegar a lo más alto del podio… una vez. El mejor ejemplo lo ha tenido en su todavía actual compañero, Andrea Dovizioso, que tras lograr una sola victoria con una moto que ya era ganadora (la Honda oficial) tuvo que reinventarse, apostar por una marca que entonces no ganaba y, desde ahí, alcanzar una segunda juventud ya cumplida la treintena.

El fichaje de Petrucci por KTM es una apuesta valiente y que encaja con el perfil que ha tenido el italiano hasta ahora, donde siempre se ha movido como pez en el agua cuando ha competido por debajo del radar.

La mala segunda mitad de año en Ducati oficial no debe hacer olvidar su gran rendimiento en el Pramac, donde consiguió subir al podio hasta en seis ocasiones llegando a rozar un hito sin precedentes como es ganar con una Ducati satélite: fue segundo hasta cuatro veces, una de ellas a solo 63 milésimas de la victoria: en la lluvia de Assen 2017 tras Valentino Rossi.

Tampoco ha caído en el olvido su labor con la Ioda, una moto que no solo estaba a años/luz de las MotoGP sino que estaba claramente por detrás de la gran mayoría de las demás CRT y con la que se metía en los puntos de forma habitual, logrando ser octavo en Valencia 2012.

En 2021, volverá a estar alejado de los focos oficiales, en la penumbra de los independientes y con una moto con la que a priori no se le podrá exigir el podio. Volverá a volar por debajo del radar, será interesante ver hasta dónde puede llegar.

Danilo Petrucci y el arte de volar bajo el radar

Danilo Petrucci.
Danilo Petrucci firma por KTM Tech 3 para MotoGP 2021 y Miguel Oliveira sube al equipo oficial

Relacionado

Danilo Petrucci firma por KTM Tech 3 para MotoGP 2021 y Miguel Oliveira sube al equipo oficial

Mercado de fichajes para MotoGP 2021 (Fotos: Gold & Goose / Montaje: @lakonur).

Relacionado

Mercado de fichajes para 2021 en MotoGP, Moto2, Moto3, Superbike, Supersport y Supersport 300