Marc Márquez, ante el desafío más grande de la historia de las matemáticas

El octocampeón tendrá que ir más allá de los límites de lo conocido para lograr su objetivo más difícil.

Marc Márquez, ante el desafío más grande de la historia de las matemáticas
Marc Márquez, ante el desafío más grande de la historia de las matemáticas

Si hay algo que ha fascinado a todos los matemáticos de la historia, es el número pi (π). Es el número que sale del cociente entre la longitud de una circunferencia y su diámetro. Un número irracional cuyos decimales infinitos (en los que se puede encontrar cualquier secuencia de número inimaginable) han hecho que una de las ansias matemáticas históricas sea la de encontrar cada vez más decimales: el pasado 2019, la japonesa Emma Haruka Iwao superó el récord al hallar 31 billones de dígitos: concretamente 31.415.926.535.897 decimales, que a su vez es la representación numérica de los 13 primeros decimales.

Eso para los matemáticos. Para la inmensa mayoría de los mortales, π es aquella constante que se quedó en el colegio y que se dibuja en la mente cuando se ve su representación más simple: 3,14.

Tras saberse que tenía que volver a pasar por el quirófano, se ha confirmado que Marc Márquez no disputará el Gran Premio de la República Checa que se celebrará este fin de semana en el Automotodrom de Brno. Para la inmensa mayoría de los mortales, una segunda operación en el húmero y su consiguiente tercer cero en las tres primeras carreras llevarían a la rendición.

No para Márquez. Ha pasado la última década batiendo récord históricos y seguramente no tenga pensado parar ahora. Si quiere ganar el noveno título mundial en este 2020 –y como ya ha dicho alguna vez lo intentará mientas las matemáticas lo permitan-, lo tendrá que hacer partiendo de la secuencia más elemental de pi: empezando con 3 ceros en una temporada que constará de 14 carreras para la categoría reina: 3,14.

O, dicho de otra forma, tendrá que hacer lo mismo que Emma Haruka el año pasado: llevar a las matemáticas hasta unos límites a los que nadie ha llegado nunca antes.

Hasta ahora, desde que no se descuentan los peores resultados, ningún piloto en toda la historia ha conseguido ser campeón del mundo empezando la temporada con tres ceros en su casillero.

Marc Márquez, ante el desafío más grande de la historia de las matemáticas

Marc Márquez en el pasado GP de Andalucía.

CON RESULTADOS DESCARTADOS

Sí hubo dos casos de campeones que comenzaron el año con tres ceros, pero todavía se podían descartar resultados. En 1954, el británico Fergus Anderson se convirtió en campeón del mundo de 350cc con su Moto Guzzi tras no puntuar en las tres primeras carreras del año: Moto Guzzi decidió no acudir a Reims; abandonó en el Junior TT de la Isla de Man; y Moto Guzzi tampoco llegó a correr en el Ulster GP.

Tras eso, fue segundo en Spa y ganó en Assen, Berna, Monza y Montjuic. Al contar solo cinco resultados (de nueve carreras) fue campeón holgadamente, ya que incluso sumó más puntos brutos que nadie.

El otro caso es más conocido para el público español. El protagonista fue el australiano Kel Carruthers, que había empezado el año 1969 corriendo con Aermacchi en 500cc, 350cc y 125cc. Sin embargo, para el TT de la Isla de Man –cuarta cita de la temporada- se ofreció a Benelli para llevar su 250cc… y dominó con ella de principio a fin.

Pese a no haber participado en las tres primeras carreras del año –dos de ellas ganadas por Santi Herrero-, a partir de ahí comenzó una racha en la que ganó tres carreras y subió siete veces al podio en nueve carreras. Al contar solo siete resultados sobre doce carreras, ganó el título con cinco puntos sobre Kent Andersson (que tenía más puntos brutos) y seis respecto a Herrero.

Otros pilotos que fueron campeones tras un mal inicio fueron Mike Hailwood y Dieter Braun, ambos en 250cc. El británico se llevó dos títulos con un mal arranque (un segundo puesto y dos ceros en 1961 y un tercer puesto y dos ceros en 1967), mientras que el germano ganó su título de 1973 tras dos ceros y un cuarto puesto.

En categoría reina nunca se ha dado un caso tan drástico. Los peores inicios de pilotos que luego ganaron la categoría reina se dieron también en la era de los resultados descartados y siguieron el mismo patrón: una victoria y dos ceros en tres carreras. Pasó cuatro veces: Geoff Duke en 1951, Umbero Masetti en 1952, de nuevo Duke en 1953 y finalmente Phil Read en 1973.

REMONTADAS SIN DESCARTES

En 1977 se eliminó la posibilidad de descartar resultados, y ese mismo año el italiano Mario Lega ganó el título del cuarto de litro con un mal arranque: un noveno puesto, un cero y un segundo puesto. Cinco años más tarde, en 1982, el alemán Toni Mang conquistó el título de 350cc tras un cero, un segundo puesto y otro cero (en el boicot a Nogaro).

En el siglo XXI, solo se han dado dos casos equivalentes, y fueron en 250cc: en 2002, Marco Melandri se acabaría llevando el título tras comenzar el año con un cero, una victoria y otro cero; y en 2008 fue Marco Simoncelli el que se proclamó campeón del cuarto de litro después de empezar la temporada con dos abandonos y una segunda posición.

Marc Márquez, ante el desafío más grande de la historia de las matemáticas

Marco Lucchinelli remontó un mal inicio en 1981 para ser campeón de 500cc.

Finalmente, y siguiendo con la era sin descartes, en la categoría reina el peor arranque de un campeón tuvo lugar en 1981, cuando Marco Lucchinelli apenas sumó 16 puntos de 45 posibles en las tres primeras carreras al retirarse en Austria, ser tercero en Alemania y quinto en Italia para después remontar ante Kenny Roberts y Randy Mamola.

Como anécdota, solamente hay un caso de un piloto que haya ganado el título en la categoría reina sin pisar el podio en las tres primeras carreras, y es reciente: fue Jorge Lorenzo en 2015, que arrancó el año siendo cuarto en Qatar y Austin y quinto en Argentina.

Esas son los númeors que se conocen hasta la fecha. Si Marc Márquez quiere ser campeón de MotoGP 2020 tras perderse 3 de 14 carreras, tendrá que ir más allá de los límites de lo conocido hasta ahora por las matemáticas.

Stefan Bradl el año pasado en Brno, donde sustituyó a Jorge Lorenzo (Fotos: Gold & Goose).

Relacionado

Marc Márquez no estará en Brno, le sustituye Stefan Bradl

Marc Márquez vuelve a pasar por el quirófano

Relacionado

Marc Márquez vuelve a pasar por el quirófano

Los mejores vídeos