Al Mugello non si dorme

Mugello es a Italia lo que Jerez es a España. Un símbolo para el país con más tradición del mundo motociclista y el lugar donde los tifossi más se hacen notar.
Chechu Lázaro -
Al Mugello non si dorme
Al Mugello non si dorme

“Al Mugello non si dorme”. Un lema que ya forma parte del paisaje de este GP de Italia. Y te diría que es literal. Una vez que se apagan los motores de las motos que están en pista, se encienden los de motosierras (sí, motosierras) que no se apagan en todo la noche. Su zumbido obliga a usar tapones a los pilotos que duermen en sus motorhomes. Incluso alguno opta por dormir en hoteles este fin de semana.

La noche de Mugello es un buen termómetro del ambiente que se respira en este GP. Uno de los más calientes (en el buen sentido de la palabra) y coloridos del año. Aunque haya un color que lo inunde todo, el amarillo. Y es que Mugello es el santuario de Valentino Rossi, de sus tifossi, pero también es la gran fiesta del motociclismo italiano.

Al Mugello non si dorme

Mugello es un símbolo para los pilotos locales. Pese a contar con otro Gran Premio en casa, San Marino y la Riviera del Rimini, donde por cierto, está la cantera del motociclismo italiano (Tavullia está a escasos 13 km de Misano), Mugello siempre es especial. Y quien mejor que Valentino Rossi para explicarlo.

“Mugello es un fin de semana especial para mí y para todos los pilotos italianos. Históricamente es el GP de Italia para MotoGP, como lo es Monza para la Fórmula 1. El circuito es fantástico, uno de los mejores. Y el ambiente, especialmente el domingo, es especial”.

Se podría hacer una analogía con lo que sucede en España con el circuito de Jerez. Aunque el grueso de nuestros pilotos son catalanes y valencianos, y una victoria en Montmeló y Cheste siempre especial, ganar en Jerez sabe diferente.

Al Mugello non si dorme

El Mugello es una comarca histórica enclavada en la Toscana profunda. Y el circuito está construido en un valle rodeado de colinas verdes y pequeñas poblaciones, la más cercana es Scarperia, a menos de dos kilómetros. Piensa en la imagen más bucólica de Italia que se te pueda venir a la cabeza… y estarás en el entorno de Mugello.

Un laberinto de carreteras estrechas, algunas sin asfaltar, recorren la zona repleta de fincas de Agroturismo. Y en un entorno tan rural en el que no es fácil encontrar alojamiento en varios kilómetros a la redonda, muchos nos alojamos en este tipo de haciendas. En toda la región el tiempo pasa despacio, salvo en su Autodromo que ha exportado al mundo el nombre de Mugello.

Al Mugello non si dorme

El encanto del lugar, la marca “Toscana” y tener a menos de 35 km una ciudad como Florencia, hacen de la región un filón para el turismo. Pero nada que ver con lo que sucede una vez al año. Cuando el país con más tradición del mundo motociclista se mira al interior y canta orgulloso “al Mugello non si dorme”.

También te puede interesar

Como en su día en Laguna Seca o Indianápolis, Austin vive a espaldas de su GP a pesar de ser el epicentro mundial del motor durante el fin de semana.

De un tiempo a esta parte, los dirigentes qataríes han pasado despilfarrar dinero en su Gran Premio a mirar cualquier inversión con lupa.

Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...