BMW K 1300 R SE. Prueba rápida

Versión especial de la BMW K 1300 R no tan desnuda: una quilla de carbono recorre y «viste» la parte inferior ensalzando los rasgos deportivos de su peculiar estética donde en la originalidad radica su belleza.

Andrés G. Dorado. Fotos: Lluís Llurba -
BMW K 1300 R SE. Prueba rápida
BMW K 1300 R SE. Prueba rápida

No hace falta ser un entendido para darse cuenta de que esta BMW K 1300 es una naked diferente, salta a la vista, y ya no solo por tener soluciones poco convencionales como una suspensión Duolever en vez de horquilla, la estética en su conjunto es especial, su estilo, único.

Es curioso ver cómo reacciona la gente al verla: o te encanta o no te gusta nada. Yo, personalmente, soy de los primeros, me gustan las motos que se apartan de lo convencional y ésta en concreto se aparta aún más al tratarse de una «Special Edition».

Lanzada recientemente y dejando intacta absolutamente toda la parte mecánica y ciclo, lo realmente nuevo es la combinación de colores negro zafiro y gris ostra, el emblema del modelo en amarillo y una enorme pieza de carbono -firmada por Akrapovic- a modo de quilla que llega hasta prácticamente la rueda trasera, un accesorio que «deportiviza» su figura y da aún más protagonismo al enorme y potente motor de cuatro cilindros en línea que alberga.

El frontal en particular y el tren delantero en general constituyen la esencia de la estética de esta K; faro asimétrico -característico de la firma germana-, mini cúpula y el pequeño radiador justo debajo son junto al sistema de suspensión delantera sus señas de identidad, aquello de «o lo amas o lo odias». Cuestión de gustos.

Todo lo imponente que se muestra en parado es trasladable a su comportamiento en marcha si le buscamos las cosquillas a su potente tetracilíndrico. Empuja con mucha fuerza y con un rango muy amplio de utilización, sube de vueltas con la misma rapidez que un bicilíndrico pero con el tacto y la suavidad de un «tetra».

Sus 160 CV verificados se antojan inacabables en carretera. Por otro lado, su buena respuesta en bajos también permite un uso sosegado a bajas rpm.

La postura, moderadamente deportiva, no fatiga lo más mínimo ni carga los brazos, además la pequeña cúpula (opcional), aunque parezca meramente decorativa, está diseñada para proteger la zona del cuello si se conduce erguido e incluso la zona alta del casco al agacharte.

La estabilidad en marcha es total, luego, al entrar en curvas, adolece por peso y la inercia que genera pero el comportamiento es excelente, además puedes regular las suspensiones a tu gusto y según las condiciones de marcha mediante el sistema ESA (opcional, pero muy recomendable).

A la suspensión delantera Duolever no tardas mucho en acostumbrarte, las reacciones son similares a las de una horquilla con poco recorrido aunque no te da la misma información. Una vez te hayas hecho a ella, se te hará raro volver al «mundo horquilla».

Si no escatimas en seguridad, deberías tener muy en cuenta el instalar el Paquete Seguridad que incluye ABS, control de tracción y un sistema de control de la presión de los neumáticos. El ABS además funciona con frenada integral parcial, que hace que ambas ruedas frenen simultáneamente, algo que con este tiempo y el estado en el que se encuentran las carreteras, es muy conveniente.

En resumen, una maxinaked especial y muy segura que te satisfará en todos los aspectos. Si eres de los que te gustan las «K», esta versión te tocará la fibra.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Esperada y valorada en el universo trail la última propuesta de Yamaha con su Ténéré ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...