Un mes con la Honda CB500X

Honda renovó este año su CB500X. No ha sido un cambio radical, sino una actualización que convierte esta moto de apariencia sencilla en un modelo de poderoso atractivo.

JUAN PEDRO DE LA TORRE. COLABORA: SANTI AYALA. FOTOS: JUAN SANZ.

Un mes con la Honda CB500X
Un mes con la Honda CB500X

Por lo general, la mayoría de las motos tienen un indiscutible atractivo, un diseño particularmente llamativo que hace que te vuelvas a mirarlas cuando pasan a tu lado. Quizás la Honda CB500X no es uno de esos modelos que te quitan el sueño, pero nadie le puede negar sus encantos, especialmente una vez que te subes a ella. En plena crisis económica, Honda hizo una apuesta por modelos básicos, como la saga CB500 o la NC700, unas motos que no despertaban pasiones pero que resultaban necesarias. Superado el mal trago -o al menos eso intentamos todos-, ha regresado la alegría a la industria y han aparecido modelos más vistosos. Pero aquellas motos más básicas siguen aquí porque son necesarias.

A todos nos gusta soñar, pero también hay que ser racionales, y la saga CB500 representa mejor que ninguna esa racionalidad, el sentido común. La CB500X ha recibido el favor del mercado por ser una moto de extraordinaria polivalencia, válida para todos los usos, por eso este año Honda decidió realizar una actualización generalizada empezando por su motor, que hasta ahora era idéntico al de su hermana CB500F.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

Se ha modificado la distribución, el "airbox", el escape, y se ha reforzado el cambio. También incorpora un embrague con limitador de par en las reducciones, y una llanta delantera de 19 pulgadas que potencia su uso fuera del asfalto. Por eso también se ha incrementado el recorrido de las suspensiones, ganando distancia libre al suelo, y se han realizado cambios ergonómicos que mejoran la postura de conducción, levantando el manillar 65 mm y atrasándolo 60 mm, y además se ha elevado la pantalla 20 mm.

El comportamiento de la CB500X es sorprendente. Sale con suavidad desde bajo régimen, como si no pasara nada, pero la moto avanza y progresa con un motor que no tiene vacíos y empuja con ganas superando los 8.000 rpm. Entre 6.000 y 8.000 rpm, en 6ª velocidad, tiene una capacidad de recuperación impresionante. En el límite del régimen de giro puedes empezar a notar una vibración, más bien un cosquilleo, aunque no llega a ser molesto.

Puede que la Honda CB500X no sea una moto que levante pasiones, pero cuando la pruebas te das cuenta del atractivo interior que posee

Es manejable y estable, y sus neumáticos de serie Dunlop Trailmax permiten que pise con seguridad. Se mueve con agilidad en carretera de curvas, donde resulta muy agradable de llevar por su buen comportamiento y la suavidad de su motor, y si quieres viajar podrán hacerlo con gran comodidad, solo o acompañado.

El embrague, por cable, y el cambio son tan suaves que a veces tienes la sensación que has fallado al cambiar, pero la marcha ha entrado. Quizás puntera de la palanca se quede algo estrecha, y en ocasiones no se suben cómodamente las marchas. Con 20 mm más sería perfecta, pero al final no deja de ser un tema postural. Seguramente, cualquiera que lleve más kilómetros con ella de los que he hecho yo ni lo tendrá ya en cuenta.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

Es una moto que da mucho y pide poco. El consumo es reducido, en torno a los 4 l/100 km, y teniendo en cuenta su depósito de 17,7 litros, nos permite disfrutar holgadamente de una autonomía de 400 kilómetros, algo que pueden decir muy pocas motos del mercado.

Honda CB500X al detalle

El diámetro de la llanta delantera ha aumentado, y ahora es de 19", un cambio que no penaliza su comportamiento en carretera pero le da nuevas posibilidades "off road". Los neumáticos Dunlop Trailmax son un complemento perfecto para el conjunto, tanto delante como detrás.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

La nueva pantalla es 20 mm más alta, lo que mejora la aerodinámica, lo que unido a una mejor ergonomía, con un manillar más elevado y retrasado con respecto a la anterior versión, ofrece un mayor confort en conducción, especialmente en autopista.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

La maneta del freno es regulable, lo que permite ajustar su distancia al puño ayudando a mejorar el tacto en el manejo del freno. La del embrague es fija, pero tiene un tacto tan suave que no se echa en falta un sistema de regulación.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

Otro detalle que pone en evidencia el sentido práctico de esta moto es el ojo de buey que permite controlar el nivel del aceite del motor, con lo que esa rutinaria tarea se convierte en un gesto fácil, limpio y de lo más cotidiano. Verificar el nivel de aceite no puede ser más sencillo.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

Bajo el asiento, que se abre con la misma llave de contacto, hay poco espacio, pero es suficientemente amplio como para llevar un antirrobo de disco de freno. Como suele ser habitual, cuenta con un kit básico de herramientas.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

Un detalle de calidad es la solapa que protege de la luz del sol el panel de instrumentación, permitiendo que siempre cuente con una clara lectura. El protector se integra en el conjunto, sobresaliendo como una pequeña visera que cumple eficazmente con esa labor.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

La palanca del cambio cuenta con un largo reenvío para alcanzar la caja de cambios. La puntera de la palanca es fija y se antoja un poco estrecha dependiendo de la posición en la que se coloque el pie en el reposapiés, lo que a veces provoca que el accionamiento no sea cómodo. Se echan en falta un par de centímetros más de anchura.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

La iluminación trasera es por led, tanto el piloto como los intermitentes, que son pequeños y recogidos. La zaga trasera es muy escueta y estrecha, favoreciendo la sensación de ligereza del conjunto.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

A los mandos de la Honda CB500X

Los mandos tienen lo esencial, no hay controles electrónicos ni otros elementos que gestionar, y su manejo es simple. La pantalla de instrumentación es amplia y detallada, y de muy fácil lectura, ofreciendo la información imprescindible: velocidad, régimen de giro, temperatura del aceite, gasolina, odómetro, reloj, y los testigos luminosos correspondientes.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

Honda, costes y financiación

Financiación: PVP 6.700 €. Plan de financiación: Entrada de 1.221,40 €, 36 cuotas de 90 €, y una cuota final de 3.051 €. TAE 3,56%.

Revisiones: Honda tiene establecida una primera revisión a los 1.000 kms, y las posteriores cada 12.000 kms o un año, el plazo que antes se complete.

Consumos: A pesar de las mejoras introducidas en el motor, los cambios realizados no han modificado el consumo medio de la moto, que se sitúa en torno a los 4 l/100 km.

Honda: Opciones,accesorios y equipamiento

El kit de luces antiniebla, compuesto de barras protectoras, luces antiniebla y cableado (elementos que se pueden comprar por separado), tiene un PVP de 844,60 euros IVA incluido, pero sin contar la instalación. Las barras protectoras tienen un importe de 249,82 euros.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

La CB500X viene equipada de serie con pata de cabra, pero existe la opción de instalar un caballete, cuyo PVP IVA incluido es de 149,29 euros. Se encuentra integrado dentro del denominado "Pack Confort", compuesto de caballete, puños calefactables, paramanos y deflectores, cuyo PVP IVA incuido es de 683,18 euros.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

Baúl trasero de 35 litros de capacidad y transportín para su acoplamiento, con llave única Wave. Su PVP IVA incluido es de 357 euros. Se puede mejorar la capacidad de carga de la moto incorporando una bolsa sobredepósito cuyo PVP IVA incluido es de 119,95 euros.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

Los puños calefactables son un detalle de confort añadido. Su PVP IVA incluido es de 391,30 euros. Se puede completar el conjunto incorporando los paramanos, que protegen del frío y la lluvia completando el trabajo de los puños calefactables. SU PVP IVA incluido es de 131,79 euros.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

El pasajero en la Honda CB500X

Depósito: La posición del conductor, más alta y retrasada, aleja al pasajero de un posible apoyo en el depósito.

Protección: La aerodinámica es eficiente, el pasajero no sobresale excesivamente sobre el conductor.

Asiento: Con espacio suficiente y un mullido más que adecuado el pasajero se sentirá cómodo sobre la moto.

Reposapies: La posición algo más elevada permite una postura de piernas mucho más relajada.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

La prueba de la Honda CB500X

Carretera

La Honda CB500X representa el equilibrio, y en un terreno como la carretera es donde la moto muestra todas sus virtudes. Su contenido peso y sobrada potencia permite enlazar curvas con facilidad, ayudado por un chasis que le da gran estabilidad. En los tramos más lentos la suavidad del motor facilita la salida de los ángulos con seguridad, sin trompicones, a pesar del brío que demuestra en aceleración. Los adelantamientos son seguros, sin una duda, y no requiere quitar muchas marchas: hay par de sobra en cualquier velocidad. La 6ª te sorprende por su capacidad de recuperación. Tampoco se nota que ahora cuenta con una llanta delantera de mayor diámetro, porque no penaliza la manejabilidad y, por el contrario, se convierte en un plus cuando se sale "de lo negro".

Solo o acompañado, la carretera es un terreno en el que la CB500X se mueve con soltura y seguridad, con un motor que responde siempre

Autopista

Aparentemente, no es una moto pensada para largos desplazamientos, no es una rutera, pero la autopista no le espanta. Su buena ergonomía, su notable protección aerodinámica -el aumento del tamaño de la pantalla ha sido un acierto-, y un asiento más que confortable, tanto viajando solo como acompañado, permiten no dudar lo más mínimo a la hora de plantearse un viaje. El motor responde, con una 6ª velocidad que se estira por encima de las 8.000 rpm, ofreciendo la posibilidad de rodar a un crucero bastante rápido. Casi sin darte cuenta ves 160 km/h en el marcador, porque la suavidad de funcionamiento del motor permite rodar de una manera muy relajada. Y el consumo tampoco resulta excesivo, así que se puede abordar la autopista con mucha soltura y una generosa autonomía.

Se puede rodar con soltura en autopista gracias a una buena ergonomía, suficiente comodidad y eficiente protección aerodinámica

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

Ciudad

Sus medidas y su contenido peso son sus bazas fundamentales a la hora de moverse en el tráfico urbano. No hay problemas para avanzar entre las filas de coches atascados porque el manillar libra fácilmente los retrovisores. El ángulo de giro -que se ha aumentado con respecto a la anterior versión- es muy amplio, con lo que serpentea de maravilla en los atascos, y si tienes una talla media (yo mido 1,76 m) la altura del asiento (830 mm) permite asentar firmemente los pies en el suelo al parar ante un semáforo. Con el aumento en el recorrido de las suspensiones se ha ganado altura libre al suelo, así que a la hora de subir la moto a una acera para aparcar, todo es más sencillo. Y además, no es una moto ruidosa: el sonido de su motor es más que contenido, algo que siempre es de agradecer en la ciudad.

Esta moto es una gran urbanita, porque se mueve como pez en el agua en el tráfico de la ciudad, y sus consumos urbanos son muy ajustados

Honda CB500X Veredicto

Es difícil imaginar a alguien que pierda en sueño por la Honda CB500X, pero basta con subirse a esta moto y disfrutarla durante unos días en casi todos los terrenos -no me dio tiempo a hacer una excursión por campo- para terminar completamente hechizado por su comportamiento. Es una moto racional, pero eso no quiere decir que se aburrida, porque te permite hacer un uso de lo más polivalente, y no se queda corta en ningún caso. Ideal para el día a día urbano, perfecta para las salidas de fin de semana, y más que capaz si tienes que viajar. Además, por si no fuera suficiente, juega a su favor la economía. Su PVP de 6.700 euros muy razonable, y su bajo consumo y reducido mantenimiento acaban redondeando su atractivo y haciendo de esta moto una de las mejores opciones del mercado.

Un mes con la Honda CB500X

Un mes con la Honda CB500X

Polivalente: El motor combina brío y suavidad. Tiene un empuje constante, no decae y estira el régimen de giro de forma interminable.

Económica: Las mejoras introducidas no afectan al consumo, y la CB500X sigue siendo una moto económica, que gasta poco y da mucho de sí.

Protección: Se ha elevado la pantalla y la protección aerodinámica es excelente, sin turbulencias. Se convierte en un gran aliado en los viajes.

Cómoda: El asiento es amplio, tanto si se viaja solo como acompañado, y ofrece suficiente confort y una postura de conducción cómoda.

Manejable: La nueva llanta de 19 pulgadas no penaliza la manejabilidad y se convierte en una ventaja a la hora de hacer excursiones fuera del asfalto.

Ficha técnica Honda CB500X

Un mes con la Zontes T-310

Relacionado

Un mes con la Zontes T-310

Un mes con la Honda MSX125

Relacionado

Un mes con la Honda MSX125

Los mejores vídeos