Como tumbar la moto

¿Cómo hay que inclinar la moto en las curvas? ¿Qué fuerzas se aplican y de qué forma podemos practicar para alterar la inclinación?
Josep Armengol. Fotos: Gold & Goose -
Como tumbar la moto
Como tumbar la moto

Como todos sabemos las motos se inclinan para girar, de igual forma que las bicicletas. Lo que mantiene a la moto en equilibrio sobre sus dos únicos puntos de contacto con el suelo es el efecto giroscópico de las ruedas al girar: su inercia genera una fuerza que mantiene a la moto en la trayectoria elegida, de hecho necesitamos hacer cierta fuerza si queremos desviarla. ¿Qué fuerza y cuánta hace falta?

Aunque a muchas personas les cuesta entenderlo, incluso creerlo, la fuerza que hacemos para desviar la moto de la trayectoria recta y empezar un giro es, exactamente, contraria a ese giro. Es lo que se llama “contramanillar”, y consiste en –por ejemplo- una ligera presión sobre el manillar para llevar la rueda a la izquierda, si queremos girar a la derecha. El efecto es el siguiente: al hacer una ligera presión sobre el manillar hacia la izquierda, la reacción de la fuerza giroscópica de la rueda delantera girando tiende a inclinar su eje, y la moto entera, hacia la derecha: en cuanto ese movimiento se ha iniciado podemos relajar la presión porque la moto estará pisando delante sobre el flanco del neumático trazando ya ese giro a derechas.

Puedes comprobarlo en marcha: andando en línea recta y a velocidad media, prueba a aflojar ligeramente la presión en ambas manos (¡no conviene soltar nunca del todo el manillar en moto por seguridad!) y empuja suavemente con la palma mano derecha, esa parte del manillar hacia adelante (girándolo pues hacia la izquierda). Verás como enseguida la moto inclina a la derecha y empieza a girar a ese lado: eureka, ya has descubierto que empujando “en contramanillar” a la izquierda giramos a la derecha... Y prueba lo contrario, verás que ocurre lo mismo lógicamente (empujando suave hacia la derecha giramos a la izquierda). En la foto puedes ver como el piloto gira la rueda delantera (en el aire por la aceleración) un poco a la derecha para inclinar la moto a la izquierda, ayudándose en su caso con el cuerpo.

Pues ésa es la fuerza sobre el manillar que podemos, debemos, usar para inclinar la moto, y para levantarla, o para mantenerla en la trayectoria: el manillar es el que guía y el piloto quien “manda”. Un buen sitio para comprobar cómo podemos alterar el grado de inclinación y con ello abrir o cerrar trayectorias, y practicarlo, es una rotonda amplia y con poco o ningún tráfico para no generar situaciones de riesgo. Dando vueltas, verás cómo aplicando fuerza en el manillar puedes pasar del carril interior al exterior, o al revés, y cómo tú eres quien manda a la moto que vaya por donde quieres. Lo contrario, iniciar el giro y dejar que ella “decida” por dónde va, es un error (muy común) que nos impediría modificar la trazada si lo necesitáramos. Con el neumático delantero ligeramente (una o dos décimas bastan) deshinchado verás que hace falta mucha más fuerza para mantener la moto con el ángulo de giro deseado… por eso es tan importante llevar las presiones correctas.

También te puede interesar

-Preparación física del piloto

-Cómo caer con seguridad

-Edad mínima del acompañante en moto

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...