Cómo limpiar el carenado de la moto

El lavado de la parte más visible de la motocicleta no es complicado pero sí muy necesario.

Limpieza del carenado. Fuente: iStock/Tevarak
Limpieza del carenado. Fuente: iStock/Tevarak

Como hemos apuntado en multitud de ocasiones, la limpieza de la moto es fundamental para su salud. De hecho, es la primera de las acciones de mantenimiento que se pueden llevar a cabo. Y es que tanto la suciedad como la acumulación de grasa u óxido pueden provocar importantes averías, además de ofrecer una imagen lamentable de lo que puede ser la máquina más bella del mundo. Y es en este punto donde hay que hablar de la limpieza del carenado, ya que es la cara visible de muchas motocicletas.

Como sabrá cualquier motorista que haya lavado su vehículo, el carenado no presenta especiales dificultades, tal y como si pudiera suceder con la cadena o con otras partes más “delicadas”. Aún así, conviene seguir algunas recomendaciones para que la limpieza sea perfecta y adecuada.

Pasos para limpiar el carenado de la moto

En primer lugar hay que evitar algunas situaciones:

  • Lo mejor es dejar enfriar la moto y no lavar directamente un carenado caliente. Algunos de los productos que se pueden utilizar para su limpieza pueden terminar dañándolo si la temperatura es muy elevada.
  • Es mejor no utilizar demasiada agua a presión, ya que un uso continuado puede afectar a los adhesivos que el carenado tenga.
  • Finalmente, en el momento en que haya suciedad incrustada, hay que acelerar su eliminación lo antes posible, ya que a la larga puede afectar a la buena salud de estas piezas.
Hombre limpiando su moto. Fuente: iStock/gorodenkoff
Hombre limpiando su moto. Fuente: iStock/gorodenkoff.

Una vez que se tiene presente todo lo anterior, las recomendaciones al lavar el carenado son las siguientes:

  • Con agua y jabón será suficiente para retirar la suciedad que presente. Por supuesto, si es un jabón especialmente indicado para estos menesteres, mejor que mejor, ya que estaremos seguros de que va a realizar una buena labor.
  • Se pueden emplear bayetas o paños de microfibra para los lugares donde la suciedad es más complicada de eliminar. Hay que evitar otro tipo de materiales que puedan rallar el carenado.
  • Cuando se ha acabado, llega el momento de secarlo, ya que tanto a estas piezas como el resto de la moto no le viene bien una humedad constante.
  • Aplicación de productos abrillantadores y protectores. Una vez que se han realizado las anteriores tareas, es posible emplear algún tipo de producto abrillantador que mejora el aspecto del carenado, proporcionándole un mejor lustre al tiempo que ofrece un pequeño velo protector frente a agentes externos.
  • En el caso de que se tenga que desmontar el carenado para hacer una limpieza más profunda, se ha de tener mucho cuidado con no extraviar ninguna pieza o patilla que luego impida volver a montarlo. En caso de que se haga esto, habrá que aprovechar para limpiar la zona de los tornillos que sujetan las piezas del carenado, ya que suelen ser las zonas que más feas se ponen, llegando incluso a agrietarse, con los problemas que ello supone.

En definitiva, el carenado es la “cara” de la moto y de su buen aspecto dependerá la imagen que demos. Por lo tanto, una limpieza periódica siempre es recomendable.

Archivado en:

Rickman honda 750 1975

Relacionado

Las primeras motos con carenado (2)

Las primeras motos con carenado (1)

Relacionado

Las primeras motos con carenado (1)

Cómo reparar arañazos del carenado de la moto

Relacionado

Cómo reparar arañazos del carenado de la moto

Los mejores vídeos