¿Qué es el síndrome compartimental y cómo es su tratamiento?

Esta afección muscular sobre todo la sufren los pilotos profesionales dedicados a la competición.

Motorista cuyos antebrazos pueden sufrir síndrome compartimental. Fuente: iStock / derprinz
Motorista cuyos antebrazos pueden sufrir síndrome compartimental. Fuente: iStock / derprinz

En el caso de los pilotos profesionales hay una afección de salud que no les resulta para nada desconocida. Es el llamado síndrome compartimental que, tal y como explican los profesionales médicos de la Clínica Mayo, se trata de una afección muscular y nerviosa provocada por el sobreesfuerzo y la tensión que estos deportistas hacen en los brazos o en las piernas. Como consecuencia de esta patología, estos pilotos sufren dolor, hinchazón y en los casos más graves puede traer consigo la discapacidad de ese músculo que se ha visto afectado. 

Los antebrazos

Aunque esta dolencia se puede dar tanto en extremidades inferiores como superiores, en el caso de estos motoristas profesionales sobre todo se refleja en los antebrazos. Estos se ejercitan sobremanera cuando estos pilotos están entrenando o bien se encuentran disputando una carrera. Un esfuerzo que se multiplica de manera exponencial cuando repiten el gesto de frenar la moto. Es entonces cuando, con el tiempo y esa carga y tensión que se va acumulando, aparece este síndrome muscular cuando la fascia, tejido que recubre el músculo, no se expande a la par que este último. 

Esa actividad repetitiva de alto impacto, como es ejercitar tanto los brazos en el caso de estos deportistas que se dedican a la competición, es uno de los factores de riesgo para desarrollar este trastorno de salud. Pero hay alguno más, como es el caso de la edad ya que aunque se puede dar con independencia de los años que tenga ese paciente, lo cierto es que es muy frecuente en deportistas menores de 30 años

Síntomas de esta patología

Cuando esto se repite de forma frecuente es cuando empiezan los síntomas asociados al síndrome compartimental como es el caso de fuertes dolores, hormigueo, pérdida de fuerza y debilidad. También es muy típico de esta patología muscular que haya cierta rigidez en la extremidad afectada, así como calambres o una sensación de ardor. 

Unas señales que, de no ser atajadas a tiempo, se pueden complicar e ir a más si no se deja en reposo esta parte del brazo durante un tiempo. El problema en este caso es que se trata de una patología cuyo diagnóstico no se detecta a simple vista ni fácilmente, salvo que sea un profesional sanitario habituado a las lesiones que sufren los motoristas profesionales. 

¿Cómo se trata?

En los casos en los que el diagnóstico ya es un hecho y una realidad, lo primero de todo es aconsejar a ese paciente que se mantenga en reposo y que no monte en moto durante un tiempo mientras la zona se recupera de la lesión. Un espacio de tiempo de descanso que además se puede complementar con visitas al fisioterapia para tratar la zona. Este profesional también recomendará que se lleven a cabo estiramientos y ejercicios específicos para recuperar la zona y alejar el dolor asociado

Ejercicio de estiramiento en caso de síndrome compartimental. Fuente: iStock / emiliozv
Ejercicio de estiramiento en caso de síndrome compartimental. Fuente iStock emiliozv.

En los casos más graves, si ese dolor no va a menos y los profesionales médicos así lo aconsejan solo queda ya la cirugía. Una intervención sin demasiada complicación y en la que se hacen unas pequeñas incisiones en la zona de la fascia para atajar el problema.

La lumbalgia es una de las lesiones habituales al montar en moto. Fuente: iStock/PeopleImages

Relacionado

¿Cuáles son las lesiones más habituales de los motoristas?

¿Por qué hay tantas lesiones en MotoGP 2020?

Relacionado

¿Por qué hay tantas lesiones en MotoGP 2020?

¿Cómo evitar lesiones en moto? Hablamos con un experto en el tema

Relacionado

¿Cómo evitar lesiones en moto? Hablamos con un experto en el tema

Los mejores vídeos