¿Por qué no viajar en moto en invierno?

Con un buen mantenimiento de la moto y debidamente equipados, los motoristas pueden viajar cuando las temperaturas bajan.

De camino a las concentraciones en invierno. Fuente: iStock/PaulGulea1068861758
De camino a las concentraciones en invierno. Fuente: iStock/PaulGulea1068861758

Muchas veces hemos escuchado aquello de que viajar en moto en invierno no es lo más recomendable por los peligros que puede haber y por el simple hecho de que el frío puede provocar que la experiencia no sea todo lo grata que se esperaba.

Sin embargo, si se tienen en cuenta algunos consejos y las circunstancias bajo las que se está rodando, nada de esto debería pasar. Es más, viajar en invierno puede ser incluso una vivencia inolvidable.

Consejos para viajar en moto en invierno

Eso sí, hay que ser conscientes de que no se trata de un viaje veraniego en el que la bondad climatológica ayuda a llegar al destino con facilidad. Por lo tanto, hay que tener presentes estos puntos:

  • No hay que salir si está lloviendo mucho, si hay niebla o si hay algún fenómeno meteorológico que dificulte la marcha. Una cosa es disfrutar de la moto en invierno y otra muy diferente es poner en riesgo la vida.
  • Esto nos lleva al segundo consejo: planear la ruta y adelantarse a cualquier posible contratiempo.
Rodar en invierno puede ser muy satisfactorio. Fuente: iStock/M. Kaercher
Rodar en invierno puede ser muy satisfactorio. Fuente: iStock/M. Kaercher.
  • Ni que decir tiene que antes de salir habrá que pertrecharse con las prendas adecuadas. Hay que evitar pasar frío en ninguna parte del cuerpo… y si hay riesgo de lluvia, la ropa además deberá ser impermeable. Por lo tanto, hay que cuidar desde el material de los calcetines hasta la capacidad de la chaqueta para mantener el calor del piloto.
  • Otro de los puntos a tener en cuenta es el estado de la moto. El mantenimiento debe estar al día y habrá que comprobar tanto los neumáticos como los frenos y las luces antes de salir de viaje. Las carreteras son menos seguras en invierno por el simple hecho de que llueve con más asiduidad y pueden estar heladas, lo que afecta directamente al estado de las ruedas -nunca hay que salir con ellas desgastadas o cerca de estarlo-. Además, la visibilidad es menor, de manera que habrá que potenciar ese aspecto incluso con chalecos reflectantes que avisen de que vamos en moto. Sobre el mantenimiento, hay que recordar revisar los niveles, especialmente el anticongelante.
  • El frío “cansa” y además hace que no se disfrute de la rodada, con lo que es recomendable parar más a menudo que cuando el clima es más amable. De ese modo se entra en calor y se retoma la marcha con mayores garantías para el conductor.
  • Cuando se está circulando, habrá que poner una mayor atención. Como hemos apuntado, las carreteras no están en su mejor momento, la visibilidad es menor por la escasez de luz y los demás conductores han de estar atentos a esas mismas circunstancias con lo que no es de extrañar que se sumen los despistes y los errores. Por ello, el motorista debe estar muy atento a todo lo que sucede a su alrededor y no se podrá “dejar llevar” como si estuviera rodando una tarde del mes de junio.

En definitiva, rodar en invierno no es descartable y se puede disfrutar mucho siempre y cuando se tomen las precauciones pertinentes.

Archivado en:

Guantes de moto para invierno. Fuente: iStock/davidf.

Relacionado

Cómo elegir los guantes de invierno para moto

Motorista con una chaqueta perfecta para el invierno. Fuente: iStock/PeopleImages

Relacionado

Chaqueta de moto para el invierno: ¿cómo debe ser?

Una buena visibilidad se puede conseguir con pantallas antivaho. Fuente: iStock/Marilyn Nieves

Relacionado

La pantalla antivaho, esencial para rodar en invierno

Nuestros destacados