Chaqueta de moto para el invierno: ¿cómo debe ser?

Además de los elementos de seguridad, este tipo de prendas deben proteger del frío y de la lluvia

Motorista con una chaqueta perfecta para el invierno. Fuente: iStock/PeopleImages
Motorista con una chaqueta perfecta para el invierno. Fuente: iStock/PeopleImages

Conducir protegidos es clave cuando se monta en moto. Además del casco obligatorio, es recomendable llevar todo tipo de prendas que ayuden a no recibir daño en caso de caída o accidente. Entre estas prendas, una de las más importantes es la chaqueta, que se lleva cuando no se opta por un mono.

Ni que decir tiene que la chaqueta es lo más empleado cuando se conduce por ciudad, ya que ofrece una versatilidad que obviamente no proporciona el mono (ir así ataviados a una oficina no es muy común). Así pues, elegir la mejor chaqueta es importante para manejar la moto con soltura y comodidad… en cualquier momento del año.

Chaqueta de moto para invierno

Cualquier motero experto sabe que no se puede utilizar la misma chaqueta para verano que para invierno, a no ser que tenga capas y se pueda desprender de alguna de ellas. Y es que una buena chaqueta de moto para invierno puede convertirse en un auténtico suplicio cuando las temperaturas se disparan y el cuerpo pide refrigeración.

No en vano, las chaquetas preparadas para los meses fríos no solo deben proteger del frío, sino que también lo habrán de hacer del viento y de la lluvia, que son tanto o más incómodos.

Dos hombres con chaqueta para moto. Fuente: iStock/percds
Dos hombres con chaqueta para moto. Fuente: iStock/percds

Claves para elegir la chaqueta de invierno

En primer lugar habrá que elegir bien el material protector. Los más comunes son el cuero y la cordura, aunque en el caso de este suele dar más opciones (aunque proporcione algo menos de protección frente a abrasiones). En cuanto a los elementos esenciales que la chaqueta debe tener, son los siguientes: 

  • Impermeabilidad. Ya sea con un forro exterior o porque esté hecha de un material impermeable (el más habitual es el gore-tex), esta prenda no puede permitir el paso del agua, pues de lo contrario se pone en peligro la salud del conductor y además puede arruinar toda la jornada en caso de que el aguacero sea por la mañana.
  • Maldito viento. Una chaqueta puede ser cálida y mantener el calor pero no ser eficaz frente a las rachas de viento que pueden darse sobre la moto. Por eso hay que asegurarse de que también sea cortavientos y no permita que el frío se cuele por zonas insospechadas.
  • Capas. Si una chaqueta cuenta con varias capas, como es el caso de un forro térmico en su interior, será una ventaja para que el motorista pueda utilizarla a lo largo del año o al menos hasta bien avanzada la primavera. Esto le aportará una versatilidad que la harán perfecta para quienes la utilizan constantemente.
  • Otro aspecto muy importante es llevar la talla adecuada, puesto que una menor puede entorpecer en la conducción, mientras que una más grande no evitará que se cuele el viento frío y se termine pasando un momento incómodo.
  • Finalmente, hay que asegurarse de que las protecciones propias de estas chaquetas son las adecuadas y están en perfecto estado, ya que no hay que olvidar que su misión es salvaguardar la salud del conductor.

Archivado en:

Motorista con chaqueta cuero vintage. Fuente: iStock/Vasyl Dolmatov

Relacionado

¿Cuál es la chaqueta de cuero vintage que cualquier motero querría tener?

Análisis chaquetas de cuero

Relacionado

Analizamos 15 chaquetas de cuero para moto

Chaquetas Seventy Degrees, abrigo deportivo y con estilo

Relacionado

Chaquetas Seventy Degrees, abrigo deportivo y con estilo

Los mejores vídeos