5 errores a evitar cuando se compran guantes de moto

Los guantes son prendas que han de estar en perfectas condiciones pues resultan esenciales para la protección del motorista.

Guantes para moto. Fuente: iStock/davidf.
Guantes para moto. Fuente: iStock/davidf.

Los guantes son una de las prendas de protección fundamentales cuando se conduce una moto. Las manos suelen salir malparadas cuando se tiene una caída o un accidente, puesto que solemos tener el acto reflejo de protegernos con ellas. Por esa razón, siempre es conveniente salvaguardarlas de cualquier peligro o, al menos, protegerlas en la medida de lo posible. No solo es recomendable, sino que, desde el año 2020, también es una prenda de equipamiento obligatorio para motoristas en España.

Así pues, elegir los mejores guantes de moto para cada ocasión -no es necesario tener solo un par- es algo que cualquier motero debe tener dominado para no terminar rodando con unos que no son ni cómodos, ni abrigan, ni protegen…

Errores al comprar los guantes para la moto

En este escenario, hay que evitar cometer algunos errores que son más habituales de lo que pueda parecer. Entre los principales se hallan los siguientes: 

  • Acudir a la tienda o comprarlos en un comercio electrónico sin saber qué es lo que realmente se quiere. Es decir, si son necesarios para protegerse también del frío o si han de ser adecuados para un clima caluroso en el que las manos sufran si van muy abrigadas. De igual modo, hay que pensar en el tipo de uso que se le da a la moto y en los riesgos que se pueden correr. Por ejemplo, con un ciclomotor o un scooter no se van a sufrir caídas a grandes velocidades en las que se produce un contacto muy abrasivo con el asfalto. Asimismo, hay que tener en cuenta cómo son las manos de cada uno, ya que pueden tender a sudar o a quedarse especialmente frías en cualquier momento del año. En definitiva, antes de adquirir el producto, se debe saber qué se busca.
Guantes de moto perforados para el verano. Fuente: iStock/ninelutsk.
Guantes de moto perforados para el verano. Fuente: iStock/ninelutsk.
  • Comprar los más baratos para no gastarse mucho es tan inútil como adquirir los más caros que haya disponibles “porque tienen que ser los mejores”. Ni un extremo ni el otro. Si bien es cierto que no hay que escatimar en gastos cuando se trata de seguridad, no siempre los productos más costosos son los que mejor se adaptan a las necesidades de cada persona. De ahí que el primer punto sea fundamental: saber qué se necesita, para qué clima (frío, lluvioso, cálido…), etc.
  • Guiarse solo por el aspecto. Hay guantes que son realmente bonitos pero que no protegen como deben. Por lo tanto, ese tipo de compras hay que desecharlas. Lo más importante es fijarse en que tienen protecciones en zonas como los nudillos y algunas áreas de la palma de la mano. Y claro está, hay que preguntar por el material de esas protecciones.
  • Y hablando de material, no todos son igual de resistentes, con lo que conviene no pasar por alto cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades. 
  • Pensar que con un solo par de guantes es suficiente es otro error, especialmente en los lugares donde el clima cambia de invierno a verano, ya que los modelos que protegen del frío y que además son impermeables, en verano pueden terminar siendo un engorro. Por lo tanto, si se cuenta con un presupuesto determinado y aún no se tiene ningún par, no está de más pensar si es posible adquirir dos tipos diferentes.

Archivado en:

Guantes calefactables mientras se conduce en moto. Fuente: iStock/ozgurdonmaz.

Relacionado

Beneficios de los guantes calefactables para la moto

Guantes de moto para invierno. Fuente: iStock/davidf.

Relacionado

Cómo elegir los guantes de invierno para moto

Fotos: Juan Sanz, Luis López

Relacionado

Guantes urbanos: Análisis de 21 modelos distintos

Los mejores vídeos