Las ventajas de tener una funda para el casco de la moto

No solo los protegen cuando se llevan de un lado para otro, sino que además ofrecen comodidad al usuario

Al bajar de la moto es recomendable guardar el casco en una funda. Fuente: iStock/silverjohn
Al bajar de la moto es recomendable guardar el casco en una funda. Fuente: iStock/silverjohn

Aunque el casco es el elemento de protección esencial y principal para un conductor de motos, también necesita que lo protejamos de golpes innecesarios cuando hemos de llevarlo de un lado para otro porque no tengamos la posibilidad de dejarlo guardado en la maleta o el baúl de la moto. Para esas ocasiones lo mejor es contar con una funda para el casco, o una mochila o una bolsa, de tal modo que se pueda portar con facilidad al tiempo que no está expuesto a agentes externos que deterioren su interior.

Además, hay que recordar que cada vez que se nos cae al suelo y se golpea, puede perder parte de su efectividad, es decir, para lo que ha sido fabricado: cuando se produce un accidente o una caída en la que el piloto se puede golpear la cabeza.

Eligiendo funda para el casco

Como se puede adivinar, las opciones cada vez son más numerosas para guardar el casco cuando no se está conduciendo. Los fabricantes buscan el modo de ganar mercado con nuevos productos que sorprendan a los consumidores o que resuelva algunas problemáticas que tienden a darse.

No obstante, el principal objetivo es dejar libres las manos del conductor para realizar los quehaceres, de modo que el casco vaya colgado sin necesidad de preocuparse de él.

En el momento de elegir esta funda o portacasco habrá que fijarse en algunos aspectos que siempre conviene tener en cuenta:

  • El precio. Si no se va a utilizar con asiduidad y solo ha de sacar del apuro de vez en cuando, no será necesario gastarse demasiado dinero en conseguir la mejor funda del mercado. En cambio, cuando se utiliza todos los días, especialmente para acudir al puesto de trabajo, sí que es recomendable optar por un producto más duradero y que además ofrezca otras opciones para guardar más cosas.
Motorista acudiendo al puesto de trabajo. Fuente: iStock/krblokhin
Motorista acudiendo al puesto de trabajo. Fuente: iStock/krblokhin
  • Tipo de funda. El uso que se le vaya a dar al portacascos delimitará la elección de uno u otro, así como el clima que haya en la zona o el lugar al que se vaya a acudir con ella. Por ejemplo, si se tiende a ir a reuniones de trabajo, una simple bolsa quizás resulte poco adecuada y sea mejor optar una mochila.
  • El tamaño. Como es evidente, el tamaño de la funda será un elemento esencial, ya que hay cascos mayores o menores (y de diversas clases). Así pues, hay que asegurarse de que la medida es la más adecuada.

Ventajas de tener una funda para el casco

Lo que sí está claro es que contar con una funda para el casco ofrece importantes ventajas cuando se ha de cargar con él. 

  • La primera es que no es necesario llevarlo de la mano, con lo que se está más cómodo.
  • Si no se lleva, el casco se suele coger por el interior, a modo de asa. Eso afecta para mal a esa zona.
  • Se evita que se ensucien tanto en su interior como en su exterior, al tiempo que los protege del sol o la lluvia.
  • Sus materiales suelen proteger de arañazos y golpes a los cascos.
  • Conviene que sean impermeables ya que así mejoran la protección.

Archivado en:

Los cascos con 5 estrellas son los más resistentes del mercado según Sharp. Fuente: iStock/e_rasmus

Relacionado

¿Por qué hay cascos con 5 estrellas?

Los cascos retro tienen muchos adeptos. Fuente: iStock/vtwinpixel

Relacionado

Los cascos retro están de moda

Los cascos de Rossi siempre han dado mucho de qué hablar. Fuente: Gold & Goose

Relacionado

Los cascos más emblemáticos de Rossi

Los mejores vídeos